La crisis humanitaria en la frontera pone en evidencia el sistema migratorio de EEUU

Univision.com | Jul 01, 2014 | 1:11 PM
El arresto de 52 mil niños indocumentados en la frontera suroeste de Estados Unidos con México puso en videncia el sistema migratorio estadounidense, reportó el diario español El País en su página digital.
“El sistema está tan roto, es tan poco claro, que la gnte no sabe cuáles son las reglas.”
Agregó que la oleada de migrantes, la mayoría niños solos, está lejos de amainar en el futuro inmediato y puso al descubierto las carencias del sistema de inmigración.
Señala que las leyes vigentes en Estados Unidos son obsoletas e ineficientes, y que no responden a las necesidades económicas de la primera potencia del mundo. “Dejan abiertos numerosos huecos a quienes apuestan por entrar ilegalmente en el país y no sirven de respuesta para los 11 millones de indocumentados que, según las estimaciones más modestas, residen en el país”, escribió.
Leer: Obama tomará acciones ejecutivas migratorias en breve

La crisis humanitaria de los niños que llegan a EEUU tuvo un matiz político en la cámara de representantes.

Sin precedentes
La llegada de miles de menores de edad sin papeles en las últimas semanas generó la peor crisis humanitaria en la frontera y desbordó todas las previsiones del gobierno de Obama.
La primera reacción del gobierno fue disuadir a los padres de Guatemala, El Salvador y Nicaragua, los tres países que acumulan el mayor número de niños migrantes solos, de enviar a sus hijos rumbo al norte.
Luego el gobierno de Washington compartió responsabilidades con estas naciones y anunció el envío de fondos multimillonarios para luchar contra la inseguridad y la pobreza.
Mientras, en la capital estadounidense, los republicanos aseguraron que recientes medidas ejecutivas de Obama, como la anunciada en 2012 como la cancelación temporal de las deportaciones de ciertos dreamers,  habían provocado un “efecto llamada”, el principal causante de la ola migratoria.

Desde la frontera entre México y Guatemala, Pedro Ultreras muestra el camino de miles de migrantes.

Respuesta de Johnson
El jefe de la seguridad nacional de Estados Unidos, Jeh Johnson, salió al paso de las acusaciones republicanas. En una carta abierta, aclaró que el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Deferred Action for Childhood Arrivals –DACA-) “no aplica a los niños que crucen la frontera estadounidense de forma ilegal hoy, ni a los que cruzaron ayer o cruzarán mañana. Para cumplir con los requisitos de DACA, el niño debe haber entrado a Estados Unidos antes del 15 de junio de 2007, hace siete años”.
De la segunda acusación, el plan de reforma migratoria aprobado por el Senado el 27 de junio de 2007, Johnson dijo que éste “ofrece un camino merecido a la ciudadanía pero solo para determinadas personas que vinieron a este país antes del 31 de diciembre de 2011, inclusive (es decir, hace dos años y medio)”.
“Así que déjenme que sea claro: no hay ningún camino que lleve a acción diferida ni a la ciudadanía, ni tampoco hay ningún recurso que el Congreso esté contemplando, para un niño que cruza nuestra frontera de forma ilegal hoy”, apuntó.
Con esto en cuenta, el gobierno ha enfatizado que cualquier persona que sea detenida al cruzar ilegalmente la frontera “estará sujeta a deportación prioritaria, independientemente de su edad”.

Obama también dijo que para el verano estaría tomando medidas unilaterales para ayudar a los inmigrantes.

Carta de Obama
Como último recurso, Obama envió el lunes una carta al Congreso pidiéndole más recursos económicos para proteger la frontera sur ($2 mil millones) y una ampliación de las competencias de los agentes de inmigración para poder acelerar las deportaciones.
Este último pedido, sin embargo, puso en alerta a organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes, quienes advierten que las deportaciones aceleradas violan los derechos humanos y dañan el debido proceso.
La líder de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (California), dijo que Estados Unidos debía tratar la situación actual como una crisis humanitaria, ante todo, al estar lidiando con menores de edad.
La ley estadounidense permite que el gobierno deporte con prontitud a menores indocumentados originarios de Canadá o México, pero determina un proceso diferente y más largo para niños sin papeles de Centroamérica.
Futuro incierto
La crisis generó preguntas que por ahora no tienen respuestas. El lunes, Obama anunció que actuaría sin el congreso para reparar el sistema migratorio que, dijo, se encuentra roto, y culpó a los republicanos por no haber aprobado una reforma migratoria comprensiva que hubiese incrementado los controles fronterizos y evitado la actual crisis.
Obama dijo que la "crisis humanitaria" creada por los niños centroamericanos que llegan de forma masiva a la frontera sur "subraya la necesidad de arreglar el sistema migratorio de una vez por todas", y lamentó que algunos republicanos estén usando ese problema "como su nueva excusa para no hacer nada".
"Estos niños no se están colando en el país. Están siendo detenidos, pero el problema es que el sistema está tan roto, es tan poco claro, que la gente no sabe cuáles son las reglas", indicó.
El mandatario dijo que usará su poder ejecutivo a partir de finales del verano. La semana pasada los republicanos advirtieron que demandarán al presidente a finales del verano por acciones ejecutivas adoptadas a favor de indocumentados.
©Univision.com
Comentarios