Crece la alarma por deportaciones aceleradas de niños indocumentados

Univision.com | Jul 01, 2014 | 11:43 AM
Organizaciones y activistas pro inmigrantes están advirtiendo al gobierno de Barack Obama que la deportación acelerada de niños indocumentados detenidos en la frontera es una “violación” de derechos humanos y al “debido proceso”. Y agregan que las expulsiones expeditas pondrían en mayor riesgo a los infantes, más de 52 mil que desencadenaron una crisis humanitaria sin precedentes en la frontera de Estados Unidos con México.
“No olvidemos que la Constitución garantiza que cada acusado tiene derecho al debido proceso.”
El Centro Nacional de Justicia Inmigrante (NIJC, por sus siglas en inglés) dijo que el plan de la Casa Blanca de apurar las deportaciones de niños indocumentados solos era “inadmisible”. De hacerlo, pondrá al gobierno en “una senda peligrosa” al restringir el debido proceso, dijo Meg McCarthy, directora del centro.
"La Casa Blanca debería encarar las raíces de este flujo de niños, la violencia desenfrenada en Centroamérica, en lugar de buscar soluciones provisionales a un problema sistémico", agregó la directora en un comunicado.

Dos niños recibieron los besos y abrazos de su madre en otro emotivo reencuentro de familias migrantes.

El National Immigrant Youth Alliance (NIYA), dijo que condenaba los planes de Obama para deportar a los niños refugiados, y que después de “consultar con nuestros aliados en México y Centroamérica, en las próximas semanas estaremos anunciando planes para defender los derechos de los niños refugiados”.
NIYA precisó que mientras Obama reiteró el lunes, en una carta enviada a los líderes del Congreso, que la mayoría de los niños refugiados serán enviados de regreso a sus países, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) dijo que hasta el 60% de los niños que actualmente se encuentran en la frontera podrían ser elegibles para recibir la condición de refugiado o asilado político.
La alianza dijo además que los $2,000 millones que Obama pidió al Congreso para enfrentar la crisis “no deben ser gastados en la vigilancia fronteriza”, sino que el gobierno “está obligado, por ley”, a proteger a los niños del peligro y les debe permitir permanecer en Estados Unidos.

El presidente Obama anuncia que tomará decisiones unilaterales para hacer frente a la crisis migratoria.

En una declaración escrita NIYA se sumó a las críticas de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA), que tildó de "inconcebible" el plan de deportaciones del gobierno, y de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), que denunció que a los niños se les está negando el debido proceso y un trato justo.
“Le pedimos al gobierno que no tenga un discurso de doble moral en los derechos humanos internacionales”, dijo en entrevista telefónica con el diario La Opinión de Los Angeles Luis Alberto López, secretario del Comité de Familiares y Desaparecidos de El Salvador sobre las deportaciones “fast track” o por la vía rápida que pretende el gobierno de Barak Obama.
Josué Rivera, ex cónsul de Honduras en México, alertó al diario que las deportaciones “fast track”, además de colocar a los menores en una abierta “revictimización”, violaría convenios como la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Declaración Universal de los Derechos de los Niños.

Varios migrantes hablan de su hacinamiento y lo que escucharon en el camino de boca de los deportados.

“Si un menor ya está en Estados Unidos y es tomado por las autoridades se tiene que verificar si los padres viven ahí y poner al menor con un guardián que pueda servir como custodia en lo que comienza el proceso de reunificación familiar”, explicó.
“El que existan estos instrumentos no es una invitación abierta para que los padres manden a sus hijos, pero si ya están en Estados Unidos tienen que atenderse: son derechos universales”, agregó Rivera.
El canciller mexicano, José Antonio Meade, comentó en una conferencia de prensa que la obligación “central” de los países en la región “es proveer primero por la seguridad (de los menores), luego por su proceso de reunificación familiar, y por su retorno y rescate asistidos de la mejor manera posible y en estrecha coordinación con los gobiernos centroamericanos”.
"Antes de que nuestras autoridades federales comiencen a deportar a cualquiera de los niños detenidos, no olvidemos que la Constitución garantiza que cada acusado tiene derecho al debido proceso”, dijo Alicia Flores, directora ejecutiva de la Hermandad Mexicana Transnacional en el condado de Ventura, California.

Obama también dijo que para el verano estaría tomando medidas unilaterales para ayudar a los inmigrantes.

"Lo que tenemos en la frontera es una crisis humanitaria de grandes proporciones. Es importante que nuestros líderes políticos no olviden la dimensión humana de esta crisis. Es por eso que hacemos un llamado al Presidente para proteger los derechos humanos y legales de estos niños", señaló.
En Washington DC, el Catholic Legal Immigration Network, Inc. (CLINIC) emitió el martes un comunicado en el que dijo estar “profundamente preocupado” por los informes de que el gobierno de Obama planea “reducir las protecciones del debido proceso para los niños” indocumentados detenidos en la frontera.
CLINIC dijo que el éxodo de inmigrantes fue originado por la “creciente violencia de las pandillas” en Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador) y que los migrantes, principalmente los niños, “son blancos directos” de estos grupos criminales.
La Iglesia Católica estadounidense, que patrocina el proyecto CLINIC, dijo además que, “según informes, la Administración Obama está solicitando autoridad ampliada para deportar de manera expedita a menores de edad que cruzan la frontera sin las garantías que existen en la actualidad y sin el reconocimiento del trauma que llevó a los niños a abandonar sus países de origen, y los traumas que han sufrido en el viaje a Estados Unidos”.
"El debilitamiento de los derechos al debido proceso no es la solución", dijo Jeanne M. Atkinson, director ejecutivo de CLINIC en un comunicado. “Expulsar a los niños a circunstancias que ponen en peligro sus vidas socava nuestros valores como país. A los niños se les debe permitir una oportunidad real de expresar su miedo y someterse a las pruebas para el alivio legal."
“El Congreso y la Administración no pueden ignorar la violencia y la falta de protección en los países de origen de los niños indocumentados solos”, dijo Atkinson, y que ahí se encuentra “la raíz de la situación. Deberíamos fortalecer la protección de los niños y las familias que buscan la seguridad, no eliminarlos", concluyó.
La Administraciòn Obama ha reiterado que la totalidad de los 52 mil niños indocumentados detenidos por las autoridades de inmigración en lo que va del año fiscal 2014 se encuentran en proceso de deportación. Aunque muchos han sido liberados para reunificarse con sus familias, tienen una citación para presentarse ante un juez de inmigración que decidirá sus futuros migratorios en Estados Unidos.
©Univision.com
Comentarios