Los republicanos obligan a Obama a desempolvar el Plan B de la reforma migratoria

Univision.com | Jul 01, 2014 | 9:17 AM

SIGUIENTE:

Obama también dijo que para el verano estaría tomando medidas unilaterales para ayudar a los inmigrantes.

Por Jorge Cancino
“Pero cada ciclo les será más complicado hasta que les sea imposible.”
El Plan B de la reforma migratoria no era el mejor escenario para la Casa Blanca pero siempre estuvo dentro de las probabilidades. Con perfil bajo, asomó a principios de julio del año pasado y se quedó flotando en la atmósfera de Washington DC sin que nadie ni nada la ahuyentara.
Las organizaciones pro inmigrantes dijeron que si la Cámara de Representantes no aprobaba una ley de reforma migratoria como la del Senado, entonces le pedirían al presidente Barack Obama que usara su poder ejecutivo para conceder beneficios migratorios temporales a los indocumentados. Entre ellos, ampliar la Acción Diferida de los dreamers o una especie de TPS como el otorgado en 1999 y 2001 a indocumentados de Honduras, Nicaragua y El Salvador.
La Casa Blanca salió al paso para detener los rumores en seco. A mediados de septiembre insistió en que los republicanos de la Cámara de Representantes debían debatir y aprobar un proyecto comprensivo de reforma migratoria que incluya la ciudadanía, y enfatizó que no existía un Plan B si las discusiones se estancaban.

SIGUIENTE:

Obama también dijo que para el verano estaría tomando medidas unilaterales para ayudar a los inmigrantes.

De qué se trata
El Plan B surgió en respuesta a cuatro condiciones impuestas por el liderazgo republicano de la Cámara de Representantes para tratar el tema: que no discutiría el proyecto de reforma migratoria S. 744 aprobado por el Senado, que debatiría una versión propia, que lo haría por partes y que sólo enviaría al pleno iniciativas que contaran con el respaldo de la mayoría de la mayoría (regla Hastert), es decir 118 de los 234 votos. Ocho meses después agregaron una quinta traba: que no la debatirían porque no confiaban en que el presidente haría cumplir la ley.
Las advertencias dibujaron varios escenarios posibles. El primero –y el único que aceptó la Casa Blanca y el Senado- fue el Plan A, la opción legislativa, con la aprobación de un proyecto de ley como el S. 744.
Un plan secundario se tradujo en la aprobación de una iniciativa de ley que incluya la ciudadanía sólo para algunos indocumentados, como los dreamers amparados por la Acción Diferida anunciada en junio del año pasado por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), y que al final de cuentas sería el Comité de Conferencia el que armonizaría ambas versiones, la del Senado y la de la Cámara, y redactar una ley definitiva.
Una tercera alternativa fue una reforma solo con residencia permanente y sin ciudadanía para los indocumentados.
El cuatro escenario era el Plan B, idea que la Casa Blanca siempre rechazó hasta este lunes, cuando el presidente dio por concluido el debate de la reforma migratoria en la Cámara de Representantes y anunció que tomará acciones ejecutivas para reparar el sistema migratorio que, reiteró, se encuentra roto.

SIGUIENTE:

Obama dijo que si el Congreso no actúa sobre la crisis migratoria, él lo hará por acciones ejecutivas.

Poder ejecutivo
“Hoy comienzo un nuevo esfuerzo para arreglar todo lo que pueda nuestro sistema migratorio, sin el Congreso", dijo el mandatario en una declaración a la prensa en la Casa Blanca.
Obama fijó como plazo “el final del verano” para actuar y acusó a los republicanos de no querer aprobar la reforma migratoria siendo que hay “suficientes” republicanos y demócratas en la Cámara de Representantes para aprobar, hoy mismo, una reforma y que él esta dispuesto a promulgarla de inmediato.
"Los republicanos han demostrado una y otra vez que no están dispuestos a enfrentarse al Tea Party para hacer lo que es mejor para el país", agregó y lamentó que algunos republicanos estén usando el problema de la crisis en la frontera "como su nueva excusa para no hacer nada".

"Si los republicanos de la Cámara Baja están realmente preocupados de que yo tome demasiadas acciones ejecutivas, la mejor solución para eso es aprobar leyes", insistió.
Escenario confuso
Para Roberto Izurieta, director del Departamento de Política Latinoamericana de la Universidad George Washington, las razones esgrimidas por los republicanos para no debatir la reforma migratoria en la Cámara de Representantes, son poco claras. “Dicen que no confían en el Presidente para guardar la seguridad de la frontera. No lo creo. O están confundidos sin saber qué hacer con este tema, o temen demasiado a las reacciones del Tea Party y perder algunos de sus escaños en las elecciones primarias. Pienso que esto último”.
De la necesidad de contar con el voto latino para ganar elecciones, Izurieta opina que todavía es posible. “Será más difícil, pero de poder pueden. Pero cada ciclo les será más complicado hasta que les sea imposible”.
La mayoría de los votantes hispanos apoya una reforma migratoria comprensiva como el plan S. 744 aprobado por el Senado. En las elecciones presidenciales de 2008 y 2012, Obama recibió el 70% del voto hispano que le permitió conquistar la Casa Blanca. En ambas ocasiones, el mandatario prometió la reforma durante el primer año de cada mandato.
De las medidas ejecutivas que Obama podría adoptar al final del verano, Izurieta comentó “detener las deportaciones de toda persona que no haya cometido un delito común”, y anticipó que los republicanos “no tendrán más remedio que protestar en el Congreso”.
Obama anunció el lunes que los secretarios de Seguridad Nacional y Justicia le entregarán recomendaciones en las próximas semanas, antes del final del verano.
Apoyo político
“El antídoto para enfrentar el no hacer nada (inacción) es hacer algo y el Presidente está haciendo lo que el Congreso, controlado por los republicanos, se negaron a hacer para los estadounidenses”, dijo el congresista demócrata de Illinois, Luis Gutiérrez, uno de los pocos legisladores que habló públicamente el año pasado de las posibilidades del Plan B de la reforma migratoria.
“El Congreso ya ha presentado una lista de acciones que puede tomar el presidente bajo la ley actual para agregar un poco de racionalidad a nuestro sistema de inmigración irracional, y espero con interés trabajar con el Presidente para encontrar ideas y ayudar al pueblo estadounidense”, agregó.
Uno de los principales demócratas que siempre empujó la Opción legislativa, el líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid (Nevada), dijo después del mensaje de Obama que “los republicanos han dejado muy claro que no harán nada para arreglar nuestro roto sistema migratorio, por lo que el Presidente Obama tiene el derecho de proteger a las familias y no permitir que sigan siendo separadas”.
Durante meses Reid se negó a hablar del Plan B, pero esta vez comparte el anuncio del mandatario. “Hace más de un año que el Senado aprobó una reforma migratoria con apoyo bipartidista… Al no tener esperanza alguna para la reforma en la Cámara de Representantes, tenemos la opción de actuar o dejar que las familias trabajadoras continúen siendo separadas. El Presidente Obama tiene el derecho de actuar para proteger a las familias al pedirle al Secretario Johnson y al Procurador General Holder que exploren lo que puede hacer con su autoridad administrativa”, dijo.
Seguirán empujando
Al justificar el paso dado por Obama, la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que “aunque la legislación es la manera más efectiva de crear el cambio que necesitamos, no podemos continuar con un sistema migratorio que obviamente no funciona”.
“Nuestro sistema migratorio destroza familias, disminuye nuestra competitividad a nivel global, y niega nuestra historia y nuestras raíces como una nación de inmigrantes”, agregó.
“Los Demócratas de la Cámara de Representantes permanecemos de hombro con hombro con el Presidente y la coalición bipartidista del Senado para volver a darle sentido lógico a nuestro sistema migratorio, sin embargo jamás abandonaremos nuestro impulso para una reforma migratoria integral”, dijo.
El Senador Bob Menéndez, uno de los integrantes del grupo bipartidista que redactó el plan S. 744 aprobado el 27 de junio de 2013, dijo que apoyaba “plenamente los esfuerzos del Presidente de usar sus poderes ejecutivos para solucionar algunos de los problemas más urgentes que enfrenta el sistema migratorio de nuestra nación, y espero poder ver alivio de deportación para familias a medida que continuemos abogando por una solución legislativa permanente”.
Boehner decepcionado
Contrario al respaldo de los líderes demócratas, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner (repubicano de Ohio), dijo estar “decepcionado” por la decisión de Obama de tomar acciones ejecutivas para arreglar el problema migratorio.
"Es triste y decepcionante que, enfrentados a este desafío, el presidente Obama no trabaje con nosotros, sino que en su lugar quiera ir por su cuenta con órdenes ejecutivas que no pueden y no arreglarán estos problemas (migratorios)", señaló a través de una nota de prensa.
Según Boehner, las órdenes ejecutivas de Obama son las causantes de la crisis en la frontera, donde en el último año han sido detenidos más de 52 mil niños solos cuando intentaban ingresar indocumentados en el país.
Boehner dijo que las decisiones presidenciales “han dado falsas esperanzas a los niños y sus familias de que si entran en el país ilegalmente podrán quedarse".
"Acciones ejecutivas adicionales no van a frenar la oleada de cruces ilegales, la van a empeorar", estimó.
Obama dijo el lunes que la frontera sigue siendo segura, que los 52 mil niños detenidos este año no ingresaron indocumentados al pais y que todos están en proceso de deportación conforme las leyes vigentes.
©Univision.com
Commentarios