Activistas de California piden la paralización de las deportaciones

EFE | Jun 29, 2014 | 10:33 AM
Activistas de California se sumaron el sábado a la jornada celebrada en 36 ciudades de 24 estados y con la que buscaron ejercer presión ante el Congreso y el presidente Barack Obama para que saquen adelante la reforma migratoria.
“No esperaremos más y lo vamos a seguir presionando para que cumpla”
En ciudades como Los Ángeles, Sacramento o Bakersfield, decenas de activistas manifestaron que no cesan en su empeño de buscar una solución al problema migratorio que mantiene en la irregularidad a millones de personas en el país.
En Bakersfield, los activistas realizaron tres eventos con el objetivo de presionar al flamante líder republicano de la Cámara Baja, Kevin McCarthy, para que promueva el debate de la reforma migratoria que, tras ser aprobada hace un año en el Senado, se halla estancada en el Congreso de mayoría republicana.

Cuestionan las órdenes del Presidente Obama, como la acción diferida que evitó la deportación de ‘Dreamers’.

Tras una primera manifestación efectuada en la mañana frente a la oficina del político republicano, siguió otra protesta en la Universidad Estatal de California Bakersfield.
A mediodía, los manifestantes reunidos en un restaurante de la ciudad continuaron su protesta y cuestionaron el liderazgo político de McCarthy, representante del Distrito 23 de California.
'No tendrán paz'
"Su misma esposa nos dijo que él no es de esos políticos que da su palabra y luego no cumple", declaró a Efe, Angélica Salas, directora ejecutiva de Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA, en inglés), uno de los organizadores de la marcha.
"No esperaremos más y lo vamos a seguir presionando para que cumpla", afirmó Salas, en alusión a las veces que el congresista ha manifestado la necesidad de resolver el sistema migratorio de Estados Unidos y ofrecer una vía a la ciudadanía de los indocumentados.
"Vamos a presionar para que entiendan (los políticos y el Presidente) que no tendrán paz si no nos dan lo que nuestra comunidad merece", resumió Salas.
Los manifestantes no han ocultado sus pocas esperanzas de que el Congreso alcance a discutir la reforma migratoria este año, dadas las actuales circunstancias políticas, y por ello ya empiezan a desarrollar un siguiente paso que consiste en registrar el mayor número de votantes hispanos para las elecciones del mes de noviembre.
"Hoy marca el día en el que básicamente nos damos por vencidos (respecto a las opciones de la reforma migratoria), porque el liderazgo republicano ha indicado que no tiene valentía ni intención de impulsarla", dijo el sábado a Efe la portavoz de la coalición Movimiento por una reforma migratoria justa (FIRM), Kica Matos.
Durante el llamado "día nacional para dejar de separar a las familias", celebrado el sábado, no sólo se desarrollaron varias marchas y protestas, e incluso actos de desobediencia civil, sino también un masivo registro de votantes, con lo cual buscan enviar un mensaje de advertencia a los republicanos en las elecciones legislativas de noviembre.
"No sólo queremos poner presión a legisladores ahora, sino que queremos que vean los resultados en noviembre y en (las elecciones presidenciales de) 2016", indicó Matos.
©EFE
Comentarios