Obama: "No envíen a sus hijos a la frontera. Los mandaremos de vuelta"

EFE | Jun 27, 2014 | 3:29 AM

SIGUIENTE:

El presidente Obama le dice a los centroamericanos que no manden a sus hijos solos a Estados Unidos.

"No sabemos cuántos de esos niños no lo logran", dijo el mandatario de EEUU

El presidente de Barack Obama, pidió a los padres centroamericanos que dejen de enviar a sus hijos a la frontera y aseguró que los que lleguen serán regresados a sus países y, lo que es peor, podrían no llegar.
“La mayoría de los niños proceden de Centroamérica y una cifra muy elevada son menores de 13 años”
"No envíen a sus hijos a la frontera", afirmó el inquilino de la Casa Blanca, en una entrevista con la cadena de televisión ABC que se retransmitirá el viernes en su totalidad y de la que este jueves se adelantaron algunos fragmentos.
"Si llegan, los enviaremos de vuelta y, lo que es más importante, podrían no llegar", subrayó Obama.
El presidente insistió en que el mensaje de la Casa Blanca es "absolutamente" que los padres "no envíen a sus niños no acompañados en trenes o a través de un grupo de traficantes" de personas.

SIGUIENTE:

Luego de ocho años de no ver a sus padres, dos niños cumplieron su sueño al reunirse con ellos en Miami.

"Ni siquiera sabemos cuántos de esos niños no lo logran", afirmó Obama, quien alertó de que muchos de los pequeños pueden ser víctimas de tráfico sexual o morir al caerse del tren en el que viajan.
La llegada de menores no acompañados a la frontera entre EEUU y México superó los 52,000 en los últimos nueve meses, según las cifras del Departamento de Seguridad Nacional.
Obama confesó que el proceso de deportación es largo
A eso se suman los 39,000 adultos acompañados de niños detenidos por las autoridades.
La cifra registró una fuerte subida desde el año pasado, cuando las autoridades detuvieron a 24,000 menores no acompañados.

SIGUIENTE:

La primera dama de Honduras, Ana García de Hernández, está haciendo un recorrido por los refugios al sur de Texas.

La mayoría de los niños proceden de Centroamérica y una cifra muy elevada son niñas jóvenes y niños con menos de 13 años.
Según establecen las leyes estadounidenses, los menores indocumentados de países que no sean México no pueden ser enviados a sus naciones de origen de forma inmediata.
Las autoridades deben de proveer asistencia sanitaria y cubrir otras necesidades básicas antes de entregarlos a familiares o hogares de acogida tras lo que tendrán que presentarse ante un tribunal de inmigración.
"Si provienen de un país que no sea vecino el proceso es largo", dijo Obama durante la entrevista con ABC.
©EFE
Commentarios