Habilitan una línea gratuita de asistencia por la crisis de los niños migrantes

Univision.com | Jun 20, 2014 | 9:23 AM

SIGUIENTE:

En estos momentos son muchos los familiares desesperados por saber si sus hijos fueron detenidos por las autoridades de inmigración en la frontera. La abogada Jessica Dominguez explica que pueden hacer y donde conseguir información.

En un intento por dar una respuesta a la crisis de los niños migrantes en EEUU, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) inauguró una nueva línea telefónica para los padres centroamericanos que piensan que sus hijos están en los albergues o centros de detención que el Gobierno federal abrió tras la avalancha de menores indocumentados que no paran de llegar la país.
“Las autoridades migratorias anunciaron que ya lograron localizar a dos niños gracias a la línea”
El número es el 1-800-203-7001. Al llamar, se pide a los padres o familiares, en español, dar el nombre del niño, la fecha de nacimiento, el lugar por donde cruzó (si lo saben) o si tienen algún número de expediente en caso de que hayan reportado el caso anteriormente.
Toda la información recogida se transfiere a la Oficina de Reasentamiento y Refugiados (ORR), quien se encarga de comunicar con los familiares al momento de identificar donde están los menores.
Las autoridades migratorias anunciaron ayer que ya lograron localizar a los niños Ángel y Dulce Rosales, de 10 y 7 años, respectivamente, hijos de una pareja guatemalteca que desconocía en qué centro de detención se encontraban después de ser arrestados tras cruzar de manera ilegal la frontera con México. 
En medio del afán para reunirse con sus hijos, el matrimonio Rosales fue uno de las primeros usuarios de la nueva línea de la ORR, creada por el DHS.
A la vez, la Oficina puso a disposición de los padres y familiares la pagina web uacportal.org en donde también pueden ingresar los datos del menor y solicitar la reunificación familiar.

SIGUIENTE:

Una madre habló con Univision sobre la angustia de no saber qué pasó con su hijo que se dirigía hacia EEUU.

Este nuevo recurso se implementa semanas después de que el presidente Barack Obama reconociera "que hay una crisis humanitaria en la frontera", debido al incontrolable ingreso de menores sin acompañantes adultos por la frontera con México, la mayoría de ellos cruzando por el Valle de Río Grande en Texas.
"Nosotros pusimos el número en nuestra página de Facebook para que los padres también puedan contar con ese recurso, si saben que sus hijos cruzaron y no saben que pasó con ellos", manifestó la cónsul de Guatemala en Phoenix, Jimena Díaz.
No obstante, agregó, que los familiares pueden seguir contactando los consulados más cercanos a la ciudad donde residen porque todos están trabajado coordinados para ubicar a los niños si se encuentran en una de las ciudades fronterizas.
La semana pasada, se informó que los requisitos para que los padres o patrocinadores de menores inmigrantes puedan reunificarse con ellos habían cambiado; no obstante, ahora ante la preocupación manifestada por defensores de los inmigrantes de que la falta de supervisión pudiera poner en riesgo a los niños, el Gobierno federal indicó que reanudó la práctica de tomar las huellas digitales a personas que no son familiares y se ofrecen a cuidar a los menores.

SIGUIENTE:

Algunos menores han logrado salir de esos albergues y dicen que han vivido experiencias muy duras.

El vocero de la Administración de Niños y Familias, Keneth Wolf, indicó que se retomó la política anterior y que sólo los padres, madres y guardianes legales están exentos de tomar las huellas digitales para reclamar a un menor.
Por su parte, la cónsul de Guatemala explicó que dentro de los requisitos está que los padres o patrocinadores deben presentar un comprobante de ingreso para asegurar la protección económica del menor.
Según el gobierno de Texas, el número de menores centroamericanos sin acompañante detenidos en la frontera en las últimas semanas, es de 34,000, una cifra que supera la del año anterior que fue de 28.352.
Las estimaciones afirman que se podría llegar a los 90,000 menores para el 30 de septiembre cuando termina el año fiscal.
Al ser preguntado por una actualización de los números, el vocero de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en Texas señaló que todavía no se pueden hacer públicas.
Ante la avalancha de inmigrantes ilegales por Texas, el gobernador, Rick Perry; el vicegobernador, David Dwhurst y el presidente de la Cámara de Representantes, Joe Straus, autorizaron al Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS) garantizar la protección de los tejanos.
Para esto se destinarán alrededor de 1.3 millones de dólares semanales para financiar estas operaciones fronterizas, que se realizarán hasta finales del 2014, lo que podría superar un gasto de 30 millones de dólares.
"Texas no puede permitirse esperar a que Washington actúe en esta crisis y nosotros sentarnos ociosamente mientras la seguridad de nuestros ciudadanos es amenazada", indicó Perry en un comunicado.
"Hasta que el Gobierno federal reconozca el peligro en el que está poniendo a nuestros ciudadanos con su inacción para asegurar la frontera, las fuerzas de seguridad de Texas deben hacer todo lo que puedan para mantener a nuestros ciudadanos y comunidades seguras", agregó el gobernador.
Entre tanto, activistas proinmigrantes rechazaron las declaraciones de la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, en las que afirmó que los menores que cruzaron ilegalmente la frontera deben ser deportados a sus países.
"Antes de hacer estas declaraciones tan fuertes debe investigar por qué se están viniendo", expresó María Eugenia Carrasco, representante de Derechos Humanos en Tucson.
"Estos niños y las madres vienen huyendo de la violencia y de la miseria, dicen que no tienen ni qué comer", explicó, agregando que Estados Unidos debería estudiar cómo ayudar a estos países para que la gente no tenga que emigrar.
Clinton fue tajante en afirmar que estos menores tendrán que ser devueltos a sus países cuando se determine la identidad de los padres.
Explicó en una entrevista a la cadena CNN que hay que mandar un mensaje claro a esos países que esto es contrario a las leyes estadounidenses.
"Sólo porque su niño cruce la frontera no significa que el niño se vaya a quedar", aseveró.
Con información de EFE
©Univision.com
Comentarios