La niña inmigrante que habló con el Papa Francisco intentará reunirse con John Boehner

Univision.com | Jun 18, 2014 | 12:51 PM
Por Jorge Cancino
“A finales de marzo Jersey viajó 10 mil kilómetros para hablar con el Papa.”
La niña de 10 años que en marzo viajó al Vaticano y le pidió al Papa Francisco que interceda ante el presidente Barack Obama para que liberaran a su padre, frenaran las deportaciones y aprobaran una reforma migratoria, intentará el jueves reunirse con el presidente del Congreso, John Boehner (republicano de Ohio), y pedirle un voto este año.
“Pues le diré que ya, que favor nos pueda dar la reforma migratoria”, dijo Jersey a UnivisionNoticias.com vía telefónica desde Washington DC. “Nosotros (los 11 millones de inmigrantes indocumentados) estamos en las manos de él”, agregó.
La pequeña viajó a la capital estadounidense esta semana no solo para hablar con Boehner. “También vine a la Casa Blanca para hablar con el Presidente Barack Obama”, dijo pero no lo encontró. Sin embargo, le dejó un pañuelo de color blanco con el número “11 millones” bordado por su madre, para recordarle la cifra de indocumentados que aguardan la oportunidad de salir de las sombras y legalizar sus permanencias en Estados Unidos.

Aumentan versiones de posibles epidemias en centros de detención de indocumentados.

La mañana del miércoles Jersey se reunió con legisladores del caucus demócrata hispano. “Les dije que por favor nos den una reforma migratoria”, indicó. “Que a millones de familias nos están separando y nos quitando nuestros derechos”.
“Ellos me hicieron la promesa se seguir luchando”, apuntó y reiteró que el jueves, aunque no tiene una cita prevista, irá al Capitolio con la intención de hablar con Boehner.
Alex Gálvez, abogado de la familia Vargas, dijo que el jueves “tenemos una cita con el Congresista Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois) a las 8 AM y luego nos vamos a dirigir a la oficina del Speaker Boehner. Jersey le lleva un pañuelo blanco similar al que dejó en la Casa Blanca. Representa a los inmigrantes que necesitan una reforma migratoria”, precisó.
A finales de marzo Jersey viajó 10 mil kilómetros para hablar con el Papa. Y lo consiguió durante la audiencia púbica de los días miércoles. Poco antes de entrar a la Basílica de San Pedro, la pequeña se acercó al Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, le entregó un pañuelo bordado por su madre y le pidió tres milagros: que le dijera al presidente Obama que libere a su padre (un indocumentado detenido en un centro de la Oficina de Inmigración y Aduanas –ICE-), que interceda para que frenen las deportaciones y que le pidiera a Boehner que apruebe la reforma migratoria.

Los actores y fundadores de Voto Latino hacen un llamado a no darse por vencidos por la reforma migratoria.

Mario Vargas, el padre de Jersey, fue liberado con una orden para presentarse ante un juez de inmigración. Vargas había sido arrestado en un camino del valle de San Fernando, California, por conducir sin una licencia de manejar.
“Le pedí (al Papa) que nos ayude con la reforma migratoria y que paren las deportaciones”, contó la niña poco después del encuentro con Francisco. “Me sentí muy feliz porque por fin ya conocí al Papa. Me dio como un honor. Es un honor estar cerca de un hombre que está cerca de Dios”.
Un día después del encuentro con Jersey, el Vaticano confirmó que el Papa había hablado con Obama sobre la reforma migratoria.
Mientras Jersey y su familia presionan en Washington DC, en Los Angeles tampoco quitan el pié del acelerador. El Movimiento Latino USA entregó una nota a los demócratas del estado en la que piden que “no nos den gato por liebre”, dijo a UnivisionNoticias el activista Juan José Gutiérrez.
“Si los republicanos insisten en no llegar a una solución con el tema de la reforma migratoria, queremos que el presidente Obama nos cumpla con dos cosas: que humanice la política de deportaciones y que use su poder ejecutivo para extender el DACA o apruebe un TPS para trabajadores indocumentados”, explicó Gutiérrez.

Motivada por la necesidad de legalizar el estatus de sus padres, la niña ya ha visitado el vaticano y ahora busca hablar con legisladores y hasta con Obama.

Ambos beneficios migratorios suspenden temporalmente las órdenes de deportación de ciertos indocumentados que carecen de delitos criminales y les concede una autorización de empleo.
El TPS (Temporary Protection Status) se otorga desde 1999 a unos 80 mil hondureños y nicaragüenses afectados por el paso del huracán Mitch, y cerca de 225 mil salvadoreños damnificados por los terremotos de enero y febrero de 2001. El beneficio es temporal y se renueva cada 12 o 18 meses.
El DACA o Acción Diferida fue aprobado en 2012 y beneficia a cerca de 1.2 millones de jóvenes indocumentados (dreamers) menores de 31 años de edad. El beneficio es temporal y se renueva cada dos años.
El debate de la reforma migratoria se encuentra estancado en la Cámara de Representantes desde el 27 de junio del año pasado cuando el Senado aprobó el proyecto de ley S.744 que incluye la ciudadanía para indocumentados que están en el país desde antes del 31 de diciembre de 2011.
Los republicanos dijeron que no debatirían el proyecto, que discutirían un plan propio y que lo harían por partes.
En marzo Boehner dijo que no había condiciones para aprobar la reforma este año porque su partido no confiaba en que Obama haría cumplir la ley. La postura se mantiene.
Los activistas advierten que en los comicios de medio tiempo del 4 de noviembre usarán el voto para castigar a los congresistas que no apoyan la reforma migratoria.
©Univision.com
Commentarios