WOLA propone un asilo temporal como solución a llegada de niños a la frontera

EFE | Jun 18, 2014 | 10:59 AM
La Oficina de Washington para América Latina (WOLA) propuso facilitar la obtención de un asilo temporal, tanto en México como en Estados Unidos, como solución a la llegada masiva de niños sin acompañamiento a la frontera.
“Leer: ACNUR dice que niños indocumentados pueden pedir asilo.”
Así lo explicó en una entrevista con Efe el coordinador del Programa de Seguridad Regional en WOLA, Adam Isacson, uno de los autores del informe que la organización divulgó el martes y en el que analiza esa problemática.
En el documento, titulado "La otra frontera de México: Seguridad, migración y la crisis humanitaria en la línea con Centroamérica", WOLA examina la "emergencia humanitaria" que sufren los centenares de centroamericanos que están cruzando la frontera, la mayoría de ellos menores de edad que viajan solos.

No cesa la oleada de menores que ingresan a Estados Unidos pero, ¿podrán quedarse aquí?

"En el corto plazo, lo que se puede hacer es agilizar y aumentar el acceso al asilo y el estatus especial de refugiado o alguna otra figura de protección temporal para los que vienen aquí y tienen temor de volver", afirmó Isacson.
Ésta es una de las ocho recomendaciones incluidas en el informe dirigidas a los Gobiernos de los Estados Unidos y México, así como a los de los tres países de donde proceden la mayoría de los niños inmigrantes: El Salvador, Guatemala y Honduras.
"Tienen que dar más beneficio de la duda a los que vienen aquí huyendo. No podemos enviar masivamente a gente a una situación de peligro", añadió el miembro de WOLA.
En este sentido, el informe también pide que se desarrollen alternativas a la "detención masiva de migrantes, especialmente la de menores" y considera que añadir más patrullas, puestos de control y mecanismos de vigilancia a la frontera de Estados Unidos con México podría hacer "más daño que bien".

Aumentan versiones de posibles epidemias en centros de detención de indocumentados.

Durante los primeros ocho meses del año fiscal 2014, la Patrulla Fronteriza estadounidense encontró 34.611 menores procedentes de esos tres países que viajaban sin familiares adultos; una cifra que multiplica por ocho la de 2011, cuando llegaron menos de 4,000 menores en esa condición, apunta el documento.
"La capacidad de la Patrulla Fronteriza en el sur de Texas se empezó a desbordar en el otoño pasado, cuando tuvieron que comenzar a soltar a algunos porque no tenían espacio en sus centros de detención", detalló Isacson, que, para realizar el informe, viajó a la frontera con México el pasado febrero.
"La impresión que tengo es que la vasta mayoría de esos niños que están llegando tienen sus coyotes, polleros o contrabandistas que los llevan, a quienes sus familias deben de haber pagado bastante dinero", indicó el coordinador del Programa de Seguridad Regional de WOLA.

La exprimera dama brindó su punto de vista sobre cómo debe abordarse la actual crisis de los niños migrantes.

Aunque reconoció la complejidad de explicar las causas de este fenómeno, el director de programas de WOLA, Geoff Thale, apuntó hoy en rueda de prensa a la violencia, la pobreza y la falta de perspectivas laborales en Honduras, El Salvador y Guatemala como principales razones para la llegada de niños inmigrantes.
Según el informe, la "crisis" se extiende "desde las barriadas azotadas por la violencia en Centroamérica hasta las traicioneras líneas ferroviarias y los hacinados centros de detención en México, y los amenazantes desiertos del lado estadounidense de la frontera donde cada año mueren cientos de personas".
Además, descarta un "relajamiento de las políticas de seguridad fronteriza por parte de los Estados Unidos" y señala que "ya hay una presencia significativa de seguridad en el sur de México".
"La receta de los Estados Unidos de colocar barreras, patrullas, soldados y tecnología podría hacer más daño que bien", afirma el documento, que sugiere que estas medidas podrían incrementar "los abusos y desatar más violencia, sin reducir en términos reales el flujo de migrantes o de tráfico".
"(Dentro de las fuerzas de seguridad) la corrupción, los sobornos o la colaboración con el crimen organizado son constantes y no se castigan casi nunca. Ésa es la realidad y aumentar las capacidades de esas fuerzas puede hacer más daño", pronosticó Isacson.
©EFE
Commentarios