Cómo es el proceso legal de los niños indocumentados detenidos en la frontera

Univision.com | Jun 17, 2014 | 6:44 PM

SIGUIENTE:

¿Qué ocurre con los niños inmigrantes que están en las manos de las autoridades? Aquí está el proceso.

Por Jorge Cancino
“Pero ahorita están haciendo las cosas diferentes y los padres indocumentados los recogen.”
¿Qué ocurre con un menor de edad cuando llega a la frontera de Estados Unidos sin papeles y es detenido o se entrega a la Patrulla Fronteriza?
UnivisionNoticias.com fue en busca de las respuestas que claman más de 46 mil niños detenidos en lo que va del 2014, cifra histórica que generó una crisis humanitaria sin precedentes reconocida por la Casa Blanca.
El abogado Ezequiel Hernández, un experto en la ley de inmigración, explicó a UnivisionNoticias.com que cuando el niño es detenido o se encuentra en manos de las autoridades migratorias estadounidenses, “se determina primero si se trata de un menor de edad” y luego se busca establecer “si fue abandonado” por sus progenitores o tutores legales. Y por supuesto, la identidad del menor.
“Ya establecido eso, comienza un proceso de deportación como menor de edad”, puntualizó el experto. Agregó que este proceso se lleva a cabo en un período legal de 72 horas.

SIGUIENTE:

Inmigrantes narran su drama en prisión, los centros de ayuda humanitaria no se dan abasto ante la emergencia.

 El traslado
Una vez cumplido el plazo, los menores de edad son trasladados o enviados a diferentes estados y lugares, y también puede ser que “sean ingresados en un mismo dentro de detención o una casa hogar (albergue) donde no pueden salir”, explicó Hernández. “Como en un orfanatorio”.
De las personas o cuidadores de estos niños, el abogado dijo que usualmente “están a cargo de contratistas del Departamento de Seguridad Nacional (DHS)”, por sus siglas en inglés).
El reclamo
En cuanto a quiénes pueden reclamarlos, Hernández dijo que pueden hacerlo “los padres o el consulado. O personas que tengan la patria potestad o poder legal sobre el o los niños en poder de las autoridades migratorias estadounidenses”, indicó.
A la pregunta si los niños son entregados a familiares u otras personas, Hernández subrayó que “esto se establece caso por caso pero usualmente es a los padres. Si no hay padres, entonces quién tenga la patria potestad”.
“Si nadie los reclama”, agregó, “se puede hacer un proceso donde el estado sea el responsable”. E indicó que “irónicamente, este camino usualmente tiene más posibilidades migratorias” (de quedarse en el país con un estado legal permanente).

SIGUIENTE:

Familias enteras están abandonando sus países con la esperanza de hallar la paz que han perdido.

Padres indocumentados
Respecto a los padres indocumentados de menores detenidos en la frontera, Hernández dijo que “ahora no son deportados” como ocurría antes. “Se tenían que ir a entregar para poder recogerlos en la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).
“Pero ahorita están haciendo las cosas diferentes y los padres indocumentados los recogen. Yo tengo un caso así. No los están deportando”, reiteró.
Pero eso no quiere decir que los procesos de deportación se detengan, advirtió. “Los niños están en un proceso de deportación de Estados Unidos porque son inmigrantes indocumentados”.
En proceso de deportación
La Administración del gobierno del presidente Barack Obama confirmó el domingo al programa Al Punto de la cadena Univision que los miles de niños detenidos en la frontera con México, cuya cifra podría llegar a los 90 mil este año, se encuentran en proceso de deportación.
“Es importante entender que estos niños están en trámite de deportación y ese proceso va a proceder”, dijo Cecilia Muñoz, directora del Consejo de Política Doméstica de la Casa Blanca al periodista Jorge Ramos. “Y aunque algunos se están reuniendo con parientes en Estados Unidos, están en trámite de deportación y muchos de ellos van a tener que volver” a sus países de origen, agregó.
En cuanto a si se quedarán en Estados Unidos y cuántos, Hernández dijo que el tema de la permanencia o la residencia legal permanente “lo decide un juez de inmigración”.

SIGUIENTE:

Dos mujeres dieron su testimonio a Univision sobre el maltrato que sufrieron por parte de agentes fronterizos.

Día en corte
“Lo más probable es que los niños que tienen padres aquí y los reclaman, ellos (los niños) irán a la corte (ante un juez de inmigración). Y yo recomiendo que en ese momento se pida un Cierre Administrativo de sus casos”, dijo.
“Y a los que los abandonan los padres (porque unos no se presentan) y hay evidencia de eso (los padres se encuentran pero se niegan a recogerlos), ellos (yo) los haría "wards of the state" y luego pediría una visa que se llama SJV "Special Juvenile Visa", para que permanezcan en el país.
Y en cuanto a los niños cuyos padres están fuera de Estados Unidos, “lo más probable es que serán deportados a ese país”, explicó. “Usualmente los consulados trabajan con sus dependencias para ayudar al traslado de los menores. En el caso de México es el DIF”, dijo Hernández.
Otros abogados consultados por UnivisionNoticias.com coincidieron en que los procesos tardarán y recordaron que cada caso migratorio es único y se trata por separado.
La crisis
La crisis estalló a principios de junio cuando Obama anunció la formación de un grupo de coordinación entre agencias federales para afrontar el problema causado por el alto número de niños inmigrantes que cruzan solos la frontera, la mayoría de ellos centroamericanos.
“El influjo de niños inmigrantes no acompañados en la frontera sur ha resultado en una situación humanitaria urgente que requiere una respuesta federal coordinada y unificada”, dijo el mandatario en un memorando dirigido a las distintas agencias del Gobierno.
Muñoz dijo que el número de niños que cruzan solos la frontera aumentó más de un 90% este año respecto al año pasado.
Orden del presidente
Obama le ordenó al secretario del DHS, Jeh Johnson, que establezca un “grupo unificado de coordinación” entre las agencias “para asegurar que hay una unidad de esfuerzos a lo ancho de la rama ejecutiva a la hora de responder a los aspectos humanitarios de esta situación”.
Johnson, a su vez, designó al administrador de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, por su sigla en inglés), Craig Fugate, como encargado de coordinar el grupo de dependencias, que incluye los departamentos de Defensa, Estado, Seguridad Nacional y Salud y Servicios Humanos.
Muñoz puntualizó el domingo que “la frontera de Estados Unidos no está abierta” y advirtió que los niños solos “son inmigrantes recién llegados que vienen sin papeles. Y como cualquier otro inmigrante que viene sin papeles, están en proceso de deportación”.
Asistencia legal
El debido proceso permite que cada niño en proceso de deportación de Estados Unidos tenga un día en corte, para que un juez determine en cada caso qué procede de acuerdo con las leyes de inmigración vigentes.
Tres días después de las medidas anunciadas por Obama para hacer frente a la crisis, la Casa Blanca anunció la activación de un programa para darle asistencia legal a niños indocumentados que ingresan solos al país y son detenidos por la Patrulla Fronteriza.
El programa será desarrollado por la Corporación de Servicio Comunitario (Corporation for National and Community Service –CNCS- y el Departamento de Justicia (DOJ) a través de la Oficina de Revisión de Casos de Inmigración (EOIR), una alianza estratégica que permitirá ofrecer asistencia legal a ciertos niños que cruzan la frontera sin un padre o un tutor legal.
“La representación legal”, apuntó la Casa Blanca, “le permitirá al sistema ayudarlos y las a cortes (de inmigración) entender mejor sus casos antes de tomar una decisión”.

SIGUIENTE:

La crisis humanitaria de niños en la frontera supera los 10 mil detenidos, la mayoría son de Centroamérica.

Cada caso es único
Si existen atenuantes legales, demostrada a través de la asistencia de un abogado, los niños podrán quedarse, señala el programa. Pero serán los jueces de inmigración quienes decidan en cada caso.
El gobierno dijo además que el propósito del programa piloto “no es proporcionar un mecanismo” destinado para entregar al niño a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) o para proteger a sus familiares si estos permanecen indocumentados en el país, sino para hacer cumplir el "debido proceso".
El Departamento de Justicia señaló que cuando a los niños se les permite gestionar sus casos a través de un representante legal se facilitan las audiencias de inmigración más “eficaces y eficientes” que cuando un niño se presenta solo ante un juez de inmigración.
Las limitaciones
El programa operará en los lugares donde funcionan las cortes de inmigración y estará limitado a niños menores de 16 años que no estén bajo la custodia de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados o el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).
Tampoco asistirá a niños que hayan recibido un aviso de comparecencia en procedimientos de deportación ante un tribunal de inmigración y no han tenido sus casos consolidados con un proceso de deportación en contra de un padre o tutor legal.
La ley estadounidense indica que cuando las autoridades migratorias detienen a niños de un país no contiguo a la frontera, se activa todo un sistema que obliga a trasladar al menor de edad a manos de la Oficina de Refugiados y Reasentamiento (ORR) y a liberarlo tan pronto se encuentra a familiares o patrocinadores adecuados a quienes entregarlo.
El otro problema
Pero el problema no termina con la liberación del menor y un citatorio para presentarse ante un juez en una corte de inmigración y la asistencia de un abogado.
En diciembre del año pasado The Associated Press reportó que si la mayoría de los jueces de las cortes de inmigración (BIA, por sus siglas en inglés) decide jubilarse en el 2014, la crisis en el sistema terminará por hundir en la desesperación a miles de indocumentados que aguardan su día en corte, una espera que en algunos casos demora años.
De los 300 mil casos acumulados en 2010 la cifra aumentó a 350 mil en el 2013. Y ahora habrá que agregar los 46 mil casos reconocidos por el gobierno o 90 mil, según un memorando del DHS visto por AP.
A comienzos de febrero de 2010 la Asociación de Abogados de Estados Unidos (ABA, por sus siglas en inglés) publicó un informe en el que denunció una serie de fallos y carencias en las Cortes de Inmigración y solicitó independizarlas para garantizar el debido proceso a cientos de miles de inmigrantes.
El reporte indicó que por casi tres décadas el sistema federal de los tribunales de inmigración funcionó bajo la responsabilidad y tutelaje del Departamento de Justicia, pero que a partir de 2003 pasó a manos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), cambio que fue duramente fustigado por los miembros de ABA porque se trata, sentenciaron, de un mecanismo injusto.
©Univision.com
Comentarios