Cómo piensan los líderes republicanos de la inmigración

The Associated Press | Jun 13, 2014 | 9:27 AM
En las últimas dos décadas, la inmigración ha dividido en gran parte del Partido Republicano en dos grupos. El primero quiere hacer una serie de cambios en los programas de seguridad fronteriza y la inmigración legal, incluyendo la búsqueda de un camino para que algunos de los 11 millones de indocumentados se conviertan en ciudadanos. El segundo quiere centrarse principalmente en la seguridad fronteriza.
“El Congreso no debería ni siquiera abordar el tema hasta 2015.”
Los intentos de cerrar esa brecha son difíciles, como lo demuestra la sorpresiva derrota esta semana del líder de la mayoría en la Cámara de Representantes, Eric Cantor.
Esto piensan los prospectos presidenciales del Partido Republicano que en 2016 tratarán de reconquistar la Casa Blanca.
 

La inesperada derrota del congresista Eric Cantor podría significar el fin de la reforma migratoria.

Senador Rand Paul (Kentucky). Paul, en 2013, propuso reforzar los esfuerzos de control de fronteras al tiempo de permitir a los inmigrantes trabajadores que viven en Estados Unidos de manera indocumentada permanecer en el país y, finalmente, obtener la ciudadanía. Pero que deben hacer cola al final de los inmigrantes legales que aguardan un cupo de visa disponible. Las ideas de Paul recibieron una tibia respuesta cuando habló hace un año en una cena de recaudación de fondos del Partido Republicano en Iowa.
Tras la derrota de Cantor, el martes, Paul reiteró cuidadosamente su apoyo a permitir que los trabajadores se queden si buscan visas especiales, y habló sobre lo que él llamó el "problema" de la deportación masiva.
"Si no se está deportando gente, ¿significa que se están legalizando? ¿Qué es la amnistía?", preguntó Paul. Y agregó que “estamos atrapados en esta retórica y tenemos que ir más allá de eso."
Gobernador Scott Walker (Wisconsin). Como candidato en 2010, Walker dijo que firmaría una ley como la (SB1070) de Arizona, que otorga poderes extraordinarios a las policías locales para detener a personas sospechosas de vivir en el país ilegalmente. También hizo un llamado para prohibir a los indocumentados beneficios de atención de salud y universidad.
El año pasado Walker dijo que había apoyar un camino hacia la ciudadanía para los inmigrantes sin papeles bajo ciertas circunstancias. El jueves, sin embargo, dos días después de la derrota de Cantor, dijo en una entrevista con The Associated Press que sus comentarios habían sido malinterpretados. "Nunca he apoyado ninguna amnistía", señaló.
 

Motivada por la necesidad de legalizar el estatus de sus padres, la niña ya ha visitado el vaticano y ahora busca hablar con legisladores y hasta con Obama.

Gobernador Chris Christie (Nueva Jersey). Christie firmó una versión del DREAM Act para permitir que los niños de Nueva Jersey, hijos de padres que viven ilegalmente en el país, paguen matrículas universitarias como si fueran residentes.
"Yo no debería tener que tomar esa decisión", dijo Christie en febrero. Agregó que debería haber una política nacional que incluya la seguridad fronteriza, ordene la inmigración legal e incluya un proceso ordenado para la legalización de los indocumentados.
Christie no ha dicho mucho acerca de la inmigración desde entonces. Pero su posición, que incluye el apoyo a un proceso que permita a los indocumentados legalizar sus permanencias y alcanzar la ciudadanía, lo pone en desacuerdo con parte de la base del Partido Republicano.
Senador Ted Cruz (Texas). Una portavoz dijo el jueves que la posición de Cruz, "sigue siendo la misma, que necesitamos una reforma migratoria que mejore la inmigración legal, no amnistía".
Cruz ha criticado el proyecto de reforma migratoria que el senado aprobó el año pasado (S. 744) y también ha dicho que el Congreso no debería ni siquiera abordar el tema hasta 2015, ya que es probable que el Partido Republicano se haga con el poder del Senado en noviembre.
"Los republicanos están a punto de una elección histórica este otoño, una ola conservadora igual a la del 2010", dijo Cruz en enero. Agregó que sería desastroso si la Cámara de Representantes aprueba un proyecto de ley de amnistía o cualquier proyecto de ley que se perciba como un proyecto de ley de amnistía, porque los votantes se desmoralizarían en noviembre.
 

Resulta que alguien empezó un rumor diciendo que los Estados está ofreciendo refugio indefinido.

Senador Marco Rubio (Florida). Rubio jugó un papel clave en la negociación de un acuerdo bipartidista de inmigración en el Senado que llevó a la aprobación del proyecto de ley S. 744, que refuerza la seguridad fronteriza, reformar el sistema de visados e incluye un camino a la ciudadanía para la mayoría de los 11 millones de indocumentados que viven en el país.
Tras la aprobación del plan Rubio adoptó una postura más conservadora sobre el tema. El miércoles culpó al presidente Barack Obama de haber hecho imposible para los republicanos trabajar con él sobre el tema, argumento similar al esgrimido por el liderazgo republicano de la Cámara que no debatirá la reforma porque no confían en que el presidente hará cumplir la ley.
"Hay preocupaciones legítimas por el imperio de la ley", dijo el Senador.
Exgobernador Jeb Bush (Florida). Para Bush, el debate sobre la inmigración es personal. Su esposa, Columba, se crió en México. Los dos se conocieron cuando Bush era un estudiante de intercambio en México y ella ahora es ciudadana americana. En un libro, el año pasado, Bush sugirió dar estatus legal, pero no ciudadanía, a los inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos, comentarios que parecen contradecir sus declaraciones anteriores sobre la ciudadanía.
Bush ha permanecido activo sobre el tema y su postura ha molestado a algunos conservadores en abril, cuando llamó la inmigración ilegal "un acto de amor", en referencia por la gente que quiere mantener a sus familias.
El jueves un portavoz dijo que Bush apoya el llamado a aprobar una reforma al sistema de inmigración del país.
Exsenador Rick Santorum (Pennsylvania). Santorum ha hablado de la necesidad del Partido Republicano de ayudar a los inmigrantes, pero no llegó a pedir la legalización de los que viven en ilegalmente en el país. El jueves, emitió un comunicado en el que señaló que la pérdida de Cantor "es una seria llamada de atención” a los principios del Partido Republicano.
"Por el momento, los líderes republicanos en Washington están fuera de contacto con los trabajadores estadounidenses, que ven sus empleos amenazados por la negativa del gobierno federal para asegurar nuestras fronteras", dijo.
©The Associated Press
Commentarios