Niños que cruzan solos la frontera es una crisis sin precedentes en Estados Unidos

ImpreMedia Digital, LLC | Jun 05, 2014 | 11:31 AM

El aumento en la cantidad de menores que cruzan ilegalmente la frontera preocupa al gobierno de Washington.

La crisis de niños solos que cruzan la frontera sur de Estados Unidos y que se ha evidenciando anecdóticamente en los últimos meses, fue confirmada por alarmantes cifras dadas a conocer esta semana por el gobierno federal, que indican un crecimiento del 92% en la cantidad de menores arrestados, en particular provenientes de Centroamérica.
“Según el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), la cantidad de niños migrantes arrestados en la”
Según el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), la cantidad de niños migrantes arrestados en la frontera al cruzar solos –sin familiares-  aumentó en un 92% con respecto al año anterior aún faltando tres meses para terminar el año fiscal: en 2014 han atrapado a 47,017 menores versus 24,493 en todo el año fiscal anterior (que va de octubre a septiembre).
El aumento parece impulsado por un flujo sin precedentes de menores de edad provenientes de América Central, en particular Honduras, Guatemala y El Salvador, en ese orden por las cantidades registradas por DHS.
Los niños hondureños arrestados desde el 1 de octubre pasado (13,282) superan por primera vez a la cantidad de niños mexicanos arrestados en similares circunstancias (11,577).
En realidad, la cantidad de niños mexicanos arrestados viajando solos ha disminuido, mientras que la de hondureños, guatemaltecos y salvadoreños ha aumentado.
Números alarmantes
Hasta 70,000 niños podrían cruzar la frontera tan sólo este año, dicen las autoridades.
A principios de esta semana, altos funcionarios del gobierno federal indicaron que el país está en presencia de una crisis grave.
“Se trata de una situación humanitaria urgente”, dijo Cecilia Muñoz, directora de política doméstica de la Casa Blanca, quien anunció que la Casa Blanca puso al director de la Agencia Federal de Emergencias (FEMA) a cargo de coordinar los esfuerzos de diferentes agencias. La funcionaria indicó que están llegando niños más pequeños y más niñas que antes.
Según las cifras oficiales, el foco del aumento está en Texas, en particular el sector del Rio Grande, que experimentó un aumento del 168%. El caso de los hondureños es especialmente notable ya que de 968 niños arrestados hace cinco años (2009), se llegó a 6,747 el año pasado y a 13,282 este año, que aún no termina (el año fiscal finaliza el 30 de Septiembre).
Cuarenta solicitantes de asilo cruzaron la frontera de México a Estados Unidos por la garita de Otay, con el argumento que fueron separados de sus familias.
Sistema saturado
Las autoridades migratorias en Texas están teniendo problemas para lidiar con el aumento, tanto que durante las últimas dos semanas varios grupos grandes de mujeres con hijos que fueron arrestados cruzando por allí fueron trasladados a Arizona para ser procesados por la Agencia de Control de Fronteras y Aduanas (CBP), causando un revuelo y la queja de la gobernadora del estado.
Virginia Kice, portavoz regional de ICE para la zona oeste, dijo que es normal transferir migrantes entre sectores de la Patrulla Fronteriza “para manejar flujos y capacidad de procesamiento”.
“ICE tiene un centro de detención para migrantes en Pennsylvania pero no tiene otros centros donde poner a familias o a niños solos”, dijo Kice.
El sistema que procesa a menores de edad que viajan solos, una ocurrencia cada vez más común –de 6,500 en 2011 a más de 60,000 proyectados para este año- está diseñado para ofrecer un trato y condiciones mejores a los menores que la que normalmente recibe cualquier otro migrante atrapado por las autoridades.
Las causas
Entrevistas recientes realizadas con abogados, organizaciones que se ocupan de estos niños, padres y jóvenes que han vivido esta experiencia, indican que la causa subyacente del aumento en el flujo de menores centroamericanos es la creciente violencia de pandillas en esos países y los esfuerzos de reclutamiento de jóvenes por parte de estos grupos criminales.
A menudo estos menores vienen a reunirse con familiares que ya viven aquí desde hace tiempo.
Pero muy pocos de estos menores tienen posibilidades de alivio migratorio. Según el Vera Institute of Justice, sólo el 1% termina recibiendo algún tipo de estatus.
Al ser arrestado en Estados Unidos, si el joven es mexicano suele iniciarse de inmediato un proceso de deportación voluntaria, tras informarle de ciertos derechos.
Pero al ser de un país no contiguo a la frontera, se activa todo un sistema que obliga a trasladar al joven a manos de la Oficina de Refugiados y Reasentamiento (ORR) y a liberarlo tan pronto se encuentra a familiares o patrocinadores adecuados a quienes entregarlo.
“Bajo la ley, un menor de edad sin documentos que sea arrestado por las autoridades fronterizas viajando solo deben ser trasladado antes de 72 horas a ORR. Allí deben darle un lugar seguro donde vivir, escuela, tratamiento médico y un nivel de asesoría legal o información. También tienen contacto con trabajadores sociales”, indicó Caitlin Sanderson, directora de programas de Esperanza Rights Project, en Los Angeles.
Año fiscal 2009
El Salvador: 1,221
Guatemala: 1,115
Honduras: 968
México: 16,114
Año fiscal 2010
El Salvador: 1,910
Guatemala: 1,517
Honduras: 1,017
México: 13,724
Año Fiscal 2011
El Salvador: 1,394
Guatemala: 1,565
Honduras: 974
México: 11,768
Año fiscal 2012
El Salvador: 3,314
Guatemala: 3,835
Honduras: 2,997
México: 13,974
Año fiscal 2013
El Salvador: 5,990
Guatemala: 8,068
Honduras: 6,747
México: 17,240
Año fiscal 2014
El Salvador: 9,850
Guatemala: 11,479
Honduras: 13,282
México: 11,577
©ImpreMedia Digital, LLC
Comentarios