La masacre Santa Bárbara presiona el debate sobre el control de armas en Estados Unidos

Univision.com | May 27, 2014 | 1:02 PM

Christopher Ross Martínez estudiaba el segundo año en la Universidad de California

Richard Martínez, padre de Christipher, el hispano de 20 años de edad que murió en la masacre de Santa Bárbara este fin de semana, arremetió contra la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) y contra la clase política por una falta de regulación en el control de armas en Estados Unidos.
“Es mi único hijo y murió el viernes, tengo 61 años, nunca tendré otro hijo.”
La fatídica noche del viernes Christopher caminó al Deli Mart cercano a su escuela y jamás imaginó que sería abatido por el tiro mortal de Elliot Rodger, un estudiante de 22 años que asesinó a otras cinco personas ese día antes de suicidarse en el interior de su automóvil.
Christopher cursaba su segundo año en la Universidad de California. Su sueño era ser abogado, igual que su padre, el mismo que ahora alza la voz en contra de los políticos a los que llamó “cobardes” en una entrevista que le concedió a CNN.
“Es mi único hijo y murió el viernes, tengo 61 años, nunca tendré otro hijo, él ya no está”, dijo entre sollozos Richard Martínez.
El sábado, horas después de la matanza que volvió a enlutar al país, Martínez exhibía ante los medios su dolor y rabia mientras hacía una descripción de su familia "ensimismada y destrozada" y de la proliferación de armas de fuego que acabó con la vida de su vástago.
"Nuestro hijo Christopher y otros seis están muertos", dijo el atribulado padre a los reporteros reunidos afuera de la delegación de policía de Santa Barbara en una conferencia de prensa. "Uno nunca piensa que le sucederá a su hijo hasta que pasa", agregó.
Christopher Ross Michael-Martínez fue la última de las seis personas muertas a manos de Rodger antes de que el agresor presuntamente se suicidara de un disparo en la cabeza, de acuerdo con las autoridades.
Rodger disparó durante 10 minutos mientras recorría la comunidad de Isla Vista en una oleada letal que espeluznantemente reflejó las amenazas hechas en un video publicado esa misma noche en YouTube, indicaron las autoridades.
El sospechoso intercambió dos disparos con la policía desde su automóvil y logró escapar en las dos ocasiones, luego chocó contra un vehículo aparcado y cuando la policía se acercó comprobó que estaba muerto, al parecer por un disparo en la cabeza, reportó Camilo Egaña a Univision.

SIGUIENTE:

Familiares de Elliot Rodger, el joven que disparó, mandaron sus condolencias a las familias de los fallecidos.

Martínez dijo que "mi hijo murió porque nadie hizo nada después de Sandy Hook", la matanza en una escuela de Newtown, Connecticut, registrada el 14 de diciembre de 2012 que dejó un saldo de 27 muertos, entre ellos 20 niños y el pistolero,  Adam Lanza, un joven de 20 años.
Después de Newtown el país se volcó en un debate para presionar a la Casa Blanca y al Congreso para que actuaran y regularan la venta de armas. En enero de 2013 el presidente Barack Obama anunció un paquete de medidas para restringir la compra y portación de armas de fuego y anunció varias acciones ejecutivas, entre ellas una que le otorga recursos a los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) para que investiguen a nivel nacional el tema de la violencia, y el nombramiento de un director la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) tras seis años sin una cabeza permanente, y le pidió al Congreso que debata y apruebe la verificación universal de antecedentes y que reactive la prohibición de armas de asalto y cargadores con más de 10 balas.
Las medidas, sin embargo, no fueron suficientes para detener la matanza de Santa Barbara el viernes. "Estoy aquí para honrar la memoria de mi hijo”, dijo Martínez, un veterano de guerra que dice saber perfectamente lo que es poseer armas de fuego. Lo que no entiende el padre de Christopher es cómo personas con problemas mentales, como el caso de Elliot Rodger, pueden tener acceso a un arma de fuego.

SIGUIENTE:

Consternación por las víctimas de la masacre en California. La familia de Rodger transmitió sus condolencias.

“¿Dónde están los políticos’” dice enfurecido Martínez, quien los llama bastardos y les pregunta: “¿Qué van a decir ahora? ¿Dónde está el liderazgo? ¿Dónde están los políticos que se ponen de pie y dicen vamos a hacer algo?".
Un año después de la matanza de Newtown, Estados Unidos sigue careciendo de una regulación federal que limite la venta y uso de armas de fuego.
Los estados, entre tanto, han tomado la iniciativa y han aprobado a la fecha 109 leyes al respecto que en su mayoría rebajan las exigencias para acceder al armamento, reportó la agencia Efe.
El 18 de abril de 2013 el Senado de EEUU rechazó la enmienda bipartidista para extender el control de antecedentes penales y mentales a todas las transacciones comerciales de armas en el país.
“Mi hijo murió porque nadie hizo algo después de Sandy Hook, esos padres perdieron niños pequeños, yo perdí a mi hijo de 20 años pero al menos lo tuve 20 años; sin embargo, esos padres perdieron a sus hijos de 6 y 7 años. ¿Cómo cree que ellos se sienten? y ¿quién está haciendo algo por ellos?”, dijo alzando la voz. en medio del dolor.
El problema en números
Según el National Instant Criminal Background Check System (NICS), dependiente de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), entre el 30 de noviembre de 1988 y el 30 de noviembre de 2012 esa dependencia llevó a cabo 16.808,538 verificaciones de antecedentes de individuos que desean portar un arma de fuego.
En el 2013 se registro un incremento de alrededor del 17%.
El estado donde más chequeos se realizaron fue Kentucky, con 2.329,151. En Connecticut, estado donde ocurrió la matanza de la escuela Sandy Hook, el NICS llevó a cabo 208,250 verificaciones.
Detrás de Kentucky se ubica Texas, con 1.196,176 verificaciones de antecedentes; California con 981,798; Illinois con 923,920; Pennsylvania con 835,293; y Florida con 699,974.
El NICS reporta que en los últimos 12 años (hasta finales de 2012) Kentucky ocupa el primer lugar con 15.118,518 verificaciones hechas, siendo que ese estado, de acuerdo con la Oficina del Censo, tenía estimado para 2011 un total de 4.369,356 habitantes.
Un reporte del Small Arms Survey, proyecto de investigación independiente del Instituto Superior de Estudios Internacionales y de Desarrollo de Ginebra, Suiza, creado en 1999, señala que en Estados Unidos unos 270 millones de habitantes poseen un armas de fuego, dato que Firearms confirma y señala que la cifra corresponde a 88.1 armas por cada 100 habitantes.
El segundo lugar donde más armas existen es India con 46 millones; seguido de Alemana con 25 millones; Pakistán con 18 millones; México con 15.5 millones; Brasil con 14.8 millones y Rusia con 12.7 millones.
Pero la lista de naciones con el mayor número de armas per cápita es distinta, aunque Estados Unidos también la lidera, con 88.8 millones po cada 100 habitantes, seguido por Yemen (54.8), Suiza (45.7), Finlandia (45.3), Serbia (37.8), Chipre (36.4), Irak (34.2) y Uruguay (31.8), en un inesperado octavo lugar.
Según el Small Armas Survey, su principal objetivo es constituir la principal fuente de información imparcial y pública sobre todos los aspectos relacionados con las armas pequeñas y la violencia armada, servir como un centro de recursos para gobiernos, responsables del diseño de políticas, investigadores y activistas en términos de información e investigación sobre las armas pequeñas y la violencia armada.
También tiene como meta convertirse en un observador independiente de las iniciativas nacionales, internacionales y no gubernamentales en materia de elaboración de políticas sobre armas pequeñas y violencia armada, y ser un canal para la investigación de las políticas relevantes sobre el tema.
De las 16.808,538 verificaciones de antecedentes criminales hechas entre el 30 de noviembre de 1998 y el 30 de noviembre de 2012, el NICS denegó 976,255 permisos, cifra equivalente al 0.60% del total.
Entre las razones para no autorizar un permiso se incluye a individuos que han sido condenados a penas de prisión de dos o más años de cárcel, acusados por delitos de violencia doméstica, fugitivos de la justicia, adictos al consumo de drogas, inmigrantes indocumentados y personas que han renunciado a la ciudadanía estadounidense.
Pero en el caso que el permiso sea denegado por el FBI, el solicitante puede apelar el dictamen, un trámite que incluso puede hacerlo en español.
El formulario es simple y requiere, entre otros, anotar el número de transacción o caso e incluir su dirección postal completa. La apelación puede ser enviada por correo, fax o por internet.
El FBI explica en su página de internet que “si se le ha sido denegado la transferencia de un arma de fuego a causa de un expediente en el Sistema Nacional de Verificación Instantánea de Antecedentes Penales (NICS), puede someter una petición para apelar la decisión de denegación en su caso”.
Las personas cuyos permisos son denegados también pueden pedir por escrito que le informen de la razón usada para su denegación enviando una carta a: Federal Bureau of Investigation, NICS Section, Appeal Services Team, Module A-1, Post Office Box 4278, Clarksburg, WV 26302-9922.
Si la apelación es favorable, NICS notificará que su denegación ha sido revocada y que usted cumple con los requisitos para recibir un arma de fuego.
(Con información de Efe y The Associated Press). 
©Univision.com
Comentarios