La policía de California desconocía los videos de Elliot Rodger

The Associated Press | May 26, 2014 | 3:58 AM

Las autoridades desestimaron que se tratara de una amenaza

Los agentes de la policía que se presentaron el mes pasado a la puerta de donde vivía Elliot Rodger para verificar su estado mental desconocían los videos que él había difundido en internet en los que amenazaba con suicidares y realizar actos de violencia, aunque los padres del joven habían alertado a las autoridades sobre esos contenidos.
“La familia de Rodger ha dicho que su hijo era atendido por terapistas”
Para cuando la policía vio los videos era demasiado tarde: el joven tímido y de buenos modales que según los agentes no representaba amenaza alguna había matado el viernes a varias personas.
La policía "no conoció los videos hasta después de la matanza", dijo la portavoz de la Policía del Condado Santa Bárbara, Kelly Hoover.
El jefe de policía Bill Brown ha defendido el proceder de los agentes, pero el caso pone de relieve los desafíos que enfrenta la agencia cuando evalúa la salud mental de los adultos, en particular de quienes no tienen un historial de violencia, delitos serios o ingreso en instituciones siquiátricas.

Un joven hispano que soñaba con ser abogado, entre las víctimas de la locura criminal de Eliot Rodger.

"Obviamente, si miramos hacia atrás, se trata de una situación muy trágica; ojalá pudiéramos echar el tiempo atrás y cambiar las cosas", dijo Brown el domingo al programa "Face the Nation" de la cadena CBS.
"Cuando los agentes conversaron con él, logró convencerlos de que estaba bien", afirmó.
Se desconoce por qué los agentes no estaban al tanto de los videos.
La familia del joven dice que ellos alertaron de los videos a la policía
El abogado Alan Shifman dijo que la familia de Rodger había llamado a la policía alarmada por los videos que había colocado su hijo en YouTube "en los que hablaba de suicidarse y matar personas".
Doris A. Fuller, directora ejecutiva del Centro de Defensa de Tratamientos, con sede en Virginia, dijo que la ley en California permite la realización de evaluaciones siquiátricas de emergencia a individuos que representen una amenaza, pero nunca la solicitaron.
La familia de Rodger ha dicho que su hijo era atendido por terapistas.

Consternación por las víctimas de la masacre en California. La familia de Rodger transmitió sus condolencias.

"Una vez más, lamentamos las muertes y devastación que causó un joven que estaba enviando señales que no llevaron a la intervención oportuna para evitar una tragedia", dijo Fuller en un comunicado.
"En este caso, las señales de alerta eran tan fuertes que los padres del homicida habían llamado a la policía... y sin embargo falló el sistema", agregó.
En un manifiesto escrito, Rodger dijo que sintió tranquilidad de que su apartamento no fuera registrado porque los agentes habrían descubierto las armas que después utilizaría en su ola de homicidios del viernes, en los que mató a seis personas y se suicidó, según las autoridades.
Rodger difundió al menos 22 videos en YouTube. Escribió en su manifiesto que subió la mayoría de los videos en la semana del 26 de abril, cuando tenía previsto efectuar los ataques. Pospuso sus planes porque se había resfriado.

El sospechoso del atentado grabó en video sus intenciones y lo subió a YouTube. Hay 9 escenas y 7 muertos.

En los videos, el joven expresa su desprecio hacia muchas personas, desde sus compañeros de habitación hasta la humanidad, y reserva un odio especial hacia dos grupos: las mujeres que dice lo mantuvieron virgen y los hombres a los que ellas eligieron en lugar de él.
Entre las víctimas mortales de Rodger se encuentra un joven hispano de 20 años, Christopher Michael-Martínez, quien tenía planes de ir a la escuela de derecho; asimismo, fallecieron Katherine Brean Cooper de 22 años y próxima a graduarse de la licenciatura en Historia del Arte y Veroniza Elizabeth Weiss de 19 años quien fue una destacada jugadora de waterpolo en Westlake High School.
En el apartamento de Elliot Rodger también fueron hallados los cuerpos de Cheng Yuan Hong, de 20 años, George Chen de 19 y Wang Weihan de 20 a quienes el atacante mató a cuchilladas.
©The Associated Press
Commentarios