La fiebre de los cromos del Mundial contagia hasta a Rousseff

EFE | May 17, 2014 | 3:12 PM

Coleccionistas de todas las edades

La fiebre del intercambio de cromos del álbum oficial del Mundial de Brasil ha tomado el país anfitrión, cuando faltan menos de 30 días para el partido inaugural, ha invadido las redes sociales e incluso ha contagiado a la presidenta, Dilma Rousseff.
“Tuve esta oportunidad y voy a completar el álbum para las futuras generaciones”
Rousseff confesó el pasado jueves, durante una cena con periodistas deportivos, que "como todo el mundo" se entregó a la pasión de coleccionar las fotos de los jugadores de las 32 selecciones y ya ha conseguido completar el álbum, con sus 640 cromos.
A diferencia de la jefa de Estado, miles de brasileños todavía están dedicados a la labor de recopilar los cromos y de cambiar los repetidos en reuniones en puntos tradicionales de muchas calles del país, que se repiten de Mundial en Mundial.
Para facilitar la vida de los coleccionadores, muchos brasileños recurren a la tecnología y usan aplicaciones de teléfono móvil y páginas en las redes sociales para quedar con otros aficionados.
En la página de Facebook del aplicación Vibe figuraban 245 encuentros de intercambio de cromos convocados recientemente en ciudades de prácticamente todo Brasil.
Con un mazo de cromos repetidos en la mano y una lista de los que faltan garabateada en una hoja de papel en la otra, decenas de personas, de todas las edades, se arremolinaban frente a unas macetas gigantes de palmeras en la puerta de un centro comercial del barrio carioca de Botafogo para negociar el cambio de los cromos.
Algunos coleccionadores, incluso varios niños, le daban un toque más profesional al trueque instalando mesas en la calle en este punto, uno de los más concurridos de Río de Janeiro, donde exponían gruesas carpetas con los cromos perfectamente clasificados.
'Los más difíciles son Neymar y Messi'
Uno de los cromos más difíciles y sin duda el más buscado es el de Neymar, estrella del Barcelona y de la selección brasileña, según la opinión unánime de los coleccionadores.
"Los más difíciles son Neymar y Messi", dijo a Efe Ana Beatriz, una niña de 9 años instalada en la calzada detrás de su mostrador lleno de montañas de cromos.
La norma general para estos "profesionales" es cambiar dos cromos por uno, aunque pueden llegar a pedir cuatro cromos a cambio de alguna figura más cotizada, como el caso de los escudos brillantes.
Uno de los negociantes, Oswaldo Luis dos Reis, que pasa cinco horas al día instalado en la puertadel centro comercial, explicó a Efe que compra algunos cromos a clientes al precio del kiosco y luego las revende o las intercambia.
Para las futuras generaciones
Dos Reis también vende álbumes completos, cuyo precio varía dependiendo de si tiene tapa dura o blanda y también, "de quién es el cliente".
La brasileña Ana Rangel acudió a uno de los puestos de trueque para conseguir algunas de las cerca de 50 confesó que está completando para su hija Giovanna, de trece años.
"Tuve esta oportunidad y voy a completar el álbum para las futuras generaciones", comentó Rangel, que reveló que su jugador favorito es el portero de Brasil, Julio César.
Otro niño, Luiz Felipe, de 11 años, decoró su puesto con banderas de Brasil y un pareo de Fuleco, la mascota oficial del Mundial, donde comenzó a cambiar cromos el viernes.
Luiz Felipe dijo que, en su corta experiencia de intercambio, dijo que espera que aumente la cotización de Robinho, el único jugador de la selección brasileña que aparece en el álbum pero se perderá el Mundial.
"La de Robinho es la más difícil porque la van a parar de fabricar", comentó.
©EFE
Commentarios