Encontraron 40 mil dólares en un viejo sofá y los devuelven

Univision.com | May 16, 2014 | 2:00 PM
Lo primero que se escuchó fueron tremendos gritos. Los vecinos creyeron que se había ganado la lotería pero el motivo de tanta emoción es que tres jóvenes que compartían apartamento encontraron 40 mil dólares dentro de un viejo sofá.
“Lo pusimos en una cama y comenzamos a contar. Y ahí empezaron los gritos”
Pero las sorpresas no se terminaban con esta grande. La segunda y  la que más ha llamado la atención fue que devolvieron el dinero a la persona a la que pertenecía el sillón: una ancianita viuda de 91 años.
"Sacamos sobres llenos de dinero", dijo Cally Guasty, trabajadora social de Family of Woodstock, quien comparte el inmueble con dos amigos en New Paltz, al norte de Nueva York.
"No podía cerrar la boca de mi asombro, era una cantidad enorme de dinero", explicó a los medios de comunicación local.
¿Pero cómo llegó el sofá a ellos? Resulta que los tres jóvenes lo compraron junto con una silla por la cantidad de 55 dólares en  una tienda del Ejército de Nueva York en New Paltz.
Una vez que instalaron los muebles en su casa, abrieron el cierre de uno de los brazos del sofá porque vieron que tenía unos bultos muy extraños.
Su sorpresa fue más grande al ver que se trataba de miles de dólares.
Entonces, emocionados, Guasti, Werkhoven y Lara  Russo, decidieron abrir el otro brazo y de nuevo encontraron el tesoro.
"Lo pusimos en una cama y comenzamos a contar. Y ahí empezaron los gritos. Por la mañana los vecinos nos dijeron que pensaban que habíamos ganado la lotería", dijo Guasti a la agencia AP.
En total alcanzaron a contar 40,800 dólares.
Pero al mismo tiempo que encontraban el dinero, hallaron también un comprobante de depósito con el nombre de una mujer. Werkhoven la llamó a la mañana siguiente.
"Ella dijo: 'Tengo mucho dinero en ese sofá y de verdad lo necesito", dijo Guasti.
Entonces fueron a su casa y encontraron a una ancianita de 91 años.
Ella, al verlos y saber de su inspiradora acción, lloró de la emoción y la gratitud.
La familia de la mujer había donado el sofá al Ejército de Salvación cuando ella tenía problemas de salud.
Aunque claro que pasó por la mente de los jóvenes quedarse con el dinero.
"Al final, no era nuestro dinero. Creo que si alguno de nosotros lo hubiera gastado se habría sentido muy mal", comentó Guasti a la AP.
©Univision.com
Comentarios