Los conservadores necesitan arreglar el sistema de inmigración roto

Univision.com | May 15, 2014 | 11:24 AM
Por Sal Russoo, cofundador del Tea Party Express
“El sistema de inmigración de Estados Unidos tiene fallos y está fracturado.”
El sistema de inmigración de Estados Unidos tiene fallos y está fracturado. Los conservadores deben estar a la vanguardia de la reforma para que la ley refleje los intereses justos de nuestra nación y no los ideales sentimentales de algunos de los reformistas liberales. Lo que es bueno para Estados Unidos debe ser el único criterio para la reforma migratoria.
Las actuales leyes de inmigración no son implementadas y los ciudadanos y las empresas, quienes respetan las reglas, son socavadas por aquellas compañías que no lo hacen. Esto debilita nuestras leyes y reduce nuestro crecimiento económico. En la economía global de hoy, no podemos permitir el statu quo.
El Congreso debe aprobar una ley que solucione los problemas de nuestro dañado sistema migratorio. Tenemos la economía más fuerte del mundo, las principales empresas innovadoras y una historia repleta de ejemplos de cómo la inmigración legal nos ha hecho más fuertes. Los Conservadores necesitan apoderarse de una reforma migratoria como una oportunidad para el crecimiento para reafirmar quiénes somos y qué forma a nuestro gran país.
Nuestra economía ha superado los programas de visas que tenemos en la actualidad. En las industrias de alta cualificación como la ingeniería y la medicina, no tenemos el talento que necesitamos para cubrir los puestos de trabajo. Estas industrias son las de más crecimiento en el país y dependemos de ellas para la creación de empleo y el crecimiento económico. Pero, de acuerdo al Partnership for a New American Economy, nos encontramos ante una escasez de más de 235,000 puestos de trabajo en los campos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas para el año 2018.
En el otro extremo del espectro, nos enfrentamos a retos debilitadores en términos de nuestra fuerza laboral. Los limites en visas para los trabajadores temporales, como los necesitados por los agricultores, no son suficientes para la demanda. Y los que están a disposición son demasiado difíciles de manejar, complejos e inasequibles para que muchos empleadores los utilicen. Eso significa menos frutas y vegetales por temporada, pérdida de ingresos y una mayor dependencia en las importaciones, muchas de las cuales no están sujetas al mismo nivel de regulaciones sanitarias que tienen nuestros propios cultivos.
Si establecemos visas para los trabajadores temporales que tratan de abordar adecuadamente nuestras demandas de cosechas y cultivos, podemos mantener fuerte la agricultura de Estados Unidos.
Con una política razonable de visas también mejoramos seguridad permitiendo que los agentes de seguridad fronteriza dediquen su atención a donde más se necesite -mantener a raya a los infractores de la ley, a los narcotraficantes, a los delincuentes y los terroristas.
La seguridad en la frontera debe ser un elemento esencial de cualquier reforma migratoria. Además de las barreras físicas, vigilancia y aplicación de la ley, tenemos que detener el mayor problema, los incentivos para la inmigración ilegal. Son un imán para las personas que vienen aquí ilegalmente. Eso quiere decir que tenemos que arreglar el sistema fracturado que tenemos, que se basa en las cuotas y la diversidad en lugar de un sistema basado en lo que Estados Unidos necesita.
No hacer nada ahora significa afectar a las empresas que están saliendo de una gran recesión. Hoy en día 40% de nuestras empresas de la lista Fortune 500 fueron fundadas por un inmigrante o un hijo de un inmigrante. Gran parte del nuevo crecimiento de los pequeños negocios en el país es gracias a los inmigrantes legales.
Ya que no tenemos visas para empresarios, las personas más innovadoras en todo el mundo están iniciando empresas y creando puestos de trabajo en otros lugares. Mientras tanto, otros países entienden que los empresarios son una necesidad económica. Mientras que nosotros estamos dándoles la espalda a ejecutivos del futuro, el resto del mundo esta ofreciéndoles incentivos para atraer nuevos negocios.
Aunque nuestro sistema de educación superior es el mejor del mundo, nuestros colegios y universidades están sirviéndole a otras naciones con el talento de los licenciados nacidos en el extranjero, quienes estudian aquí y, a continuación, vuelven a casa para ayudar las economías de su país en vez de ayudar a nuestra economía.
Según el Partnership for a New American Economy, sólo 7% de los permisos de residencia se otorgan basados en razones económicas. En otros países, es tan alto como el 50% y ganaran en el largo plazo si no adaptamos nuestras leyes al mercado global.
Por último, tenemos que hacer a las 11 millones de personas que están aquí ilegalmente obedecer la ley, pagar impuestos y salir de las sombras. Tenemos que ayudarlos a mantenerse dentro de la legalidad de la ley por medio de un estatus legal, pero no la amnistía. Esto debe incluir sanciones, comprobaciones de antecedentes para filtrar a los delincuentes y la obligación de tener que aprender el inglés, entender la Constitución y estar comprometidos con nuestras libertades fundamentales.
Debemos garantizar que no existe ningún camino especial para la ciudadanía que les pone en frente de personas que esperaron en línea.
Es el momento de hacer los cambios que nuestros ciudadanos y nuestra economía demanda. Nuestras leyes migratorias datan de la década del 1960, cuando había televisores en blanco y negro y las computadoras eran más grandes que los automóviles. Nuestra nación compite en una economía global y nuestras leyes migratorias deben reflejar nuestras necesidades para el Siglo 21. Una reforma migratoria conservadora es un paso importante hacia un brillante futuro norteamericano.
©Univision.com
Comentarios