Una redada silenciosa puso a cientos de trabajadores en riesgo de despido

Univision.com | May 14, 2014 | 8:40 AM

Advierten que el 19 de mayo comenzarán los despidos si o demuestran que tienen permiso para trabajar en EEUU.

Una redada silenciosa de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) puso al 90% de los trabajadores de una planta procesadora de manzanas, en el estado de Washington, al borde del despido y de la deportación de Estados Unidos.
“La planta Crunk Pak, ubicada en Cashmere (noroeste), indicó que gran parte de sus trabajadores pod”
La planta Crunk Pak, ubicada en Cashmere (noroeste), indicó que gran parte de sus trabajadores podrían estar enfrentando despidos después de una auditoría federal de inmigración, reportó el sitio Fox Latino.
El viernes la empresa le notificó a sus empleados que deben proporcionar documentos que acrediten que tienen autorización para trabajar legalmente en Estados Unidos, luego que agentes de ICE encontraron discrepancias en la nómina.

Se acerca el día de las madres y muchas llegaron a la capital del país para luchar contra las deportaciones.

Los dudas surgieron luego que ICE revisó los antecedentes de los empleados el programa federal E-Verify, una gigantesca base de datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) que coteja la información de los trabajadores con las bases de datos de ICE, la Oficina de Ciudadanía de Inmigración (USCIS) y la Administración del Seguro Social (SSA).
Cualquier anomalía la registra como una discrepancia y la agencia fija un plazo a la empresa para que exija al trabajador que pruebe que tiene autorización para laborar legalmente en el país.
Amy Philpott, portavoz de la empresa, confirmó la auditoría, dijo Fox Latino, pero no dijo de qué manera se vieron afectados los empleados.
La auditoría a la planta procesadora de manzanas se inició en agosto del año pasado. En la planta trabajan unos 900 empleados y los despidos podrían iniciar el 19 de mayo.
Se estima que el 90% de los trabajadores deben presentar pruebas de que cuentan con autorización para laborar legalmente en el país.

Esta organizaciones le enviaron a Obama el mensaje de que no se puede seguir sacando gente del país.

La base de datos
El Sistema Electrónico de Verificación de Elegibilidad de Empleo (E-Verify) es una base de datos que compara la información que da una persona en el formulario de Verificación de Autorización de Trabajo I-9 con los datos del DHS), los del Departamento de Estado (DOS) y los de la Administración del Seguro Social (SSA), para determinar si está autorizada o no para trabajar en Estados Unidos.
Crunk Pak dijo que los empleados afectados recibieron sus cheques de pago viernes y adjunto una carta de notificación, además del Formulario I-9 del servicio de inmigración para verificar y actualizar los registros.
Durante el gobierno del presidente Barack Obama se incrementó este tipo de redadas. Las organizaciones pro inmigrantes las denominan “redadas silenciosas” o “redadas digitales”.
El programa sustituyó las cuestionadas redadas y el arresto de indocumentados que durante años llenaron las portadas de los periódicos. Con el E-Verify se interrumpe la oportunidad de trabajo de un indocumentado y lo deja al borde de la deportación, empujándolo a irse del país por falta de oportunidades.
A su vez, las empresas, de probarse que contrataron a sabiendas a indocumentados, enfrentan multas y, en algunos casos, cargos criminales.

El congresista demócrata Luis Gutierrez dijo que el Obama anunciaría medidas para ayudar a indocumentados.

Hundidos en las sombras
Activistas pro inmigrantes dicen que el E-Verify o redadas silenciosas han empujado a los trabajadores indocumentados a esconderse aún más, y también generan despidos masivos e interrumpen negocios.
El viernes, cuando los trabajadores fueron notificados junto con el pago de sus salarios, unos 50 empleados organizaron una huelga para protestar por los despidos inminentes, dijo Fox Latino.
Algunos trabajadores permanecen en la empresa desde que inició operaciones en 2001 y laboran un promedio de 16 horas diarias.
Varios operarios se quejaron de que la empresa los explota por su estatus legal como indocumentados y les asigna largas jornadas sin vacaciones pagas, sin vacaciones y sin beneficios de salud.
Las "redadas digitales" o "redadas silenciosas" se incrementaron a mediados de 2009 y forman parte de la política migratoria de la Administración del Presidente Obama. A partir de entonces se han ejecutado miles de inspecciones y se han investigado a cientos de miles de trabajadores.
Entre las empresas más reconocidas donde se han efectuado este tipo de batidas se cuentan las cadenas Walmart y McDonalds, la fabricante de rosquillas Krispy Kreme y las tiendas de ropa Abercrombie and Fitch, pero cualquier empresa por pequeña que sea está expuesta a ser verificada.

Organizaciones que apoyan a los inmigrantes salieron a las calles a marchar para que detenga las deportaciones.

Una unidad especial de ICE revisa los datos de identidad de millones de  trabajadores y compara sus identidades en la base de datos del DHS.
Si cualquiera de los datos del empleado no concuerda con la información del gobierno, el empleador recibirá una carta del DHS advirtiéndole del problema. Y si el trabajador no aclara la diferencia, es despedido y el patrono se libra de una multa.
Dudas válidas
Pero la pregunta es: ¿Y si los datos almacenados por el gobierno no estaban correctos? ¿Qué ocurre con los derechos del trabajador despedido?
"Nos cuestionamos si la información guardada por el Gobierno federal está correcta", advirtió recientemente Juan Vega, Coordinador de Inmigración del Centro Latino de Chelsea, Boston, Massachusetts. "Hemos visto muchos casos en el pasado reciente que el sistema de datos federal está lleno de errores y ha originado toma de decisiones que en muchos casos no son legales".
Uno de esos casos fue el polémico programa federal No Match (No Concordancia) surgido en 2007 bajo la administración del ex presidente George W. Bush. Consistía en verificar la identidad de los trabajadores con la base de datos de la Administración del Seguro Social (SSA).
Si la información no coincidía, el trabajador recibía una carta y se le fijaba un plazo para aclarar el error. Si no respondía dentro de un plazo de hasta 90 días, el empleador procedía a su despido y el servicio de inmigración lo arrestaba y le iniciaba un proceso de deportación.
Una demanda entablada por la Federación Americana del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO) permitió que una corte de California congelara el No Match porque su ejecución podía causar "muchas dificultades" a las empresas y a sus empleados, y porque los demandantes demostraron "que serán dañados de manera irreparable [los derechos de trabajadores] si (...) se permitía implementar la norma".
El gobierno insistió y logró, al fin de cuentas, imponer un método alterno que tiene el mismo propósito: el E-Verify.
Las organizaciones pro inmigrantes insisten en que si el Congreso aprueba una reforma migratoria, como el proyecto S. 744 votado por el Senado el 27 de junio del año pasado, la mayoría de los 11 millones de indocumentados podrían legalizar sus permanencias y alejarse del peligro de la deportación.
En lo que va de la administración de Obama ICE ha deportado a más de 2 millones de indocumentados.
El gobierno de Obama estudia medidas para suavizar la política de deportaciones. El 15 de marzo Obama le pidió al jefe del DHS, Jeh Johnson, que elabore recomendaciones.
El lunes, el congresista republicano por Florida, Mario Díaz-Balart, dijo a Univision Noticias.com que si la Cámara de Representantes no vota la reforma migratoria en agosto, el presidente Obama anunciará medidas ejecutivas para dar alivio a ciertos indocumentados, un paso que calificó de erróneo.
©Univision.com
Commentarios