Un congresista advierte que si la reforma no se aprueba en agosto, se acaba el debate

Univision.com | May 12, 2014 | 4:08 PM

SIGUIENTE:

Si la cámara de representantes no llega a un acuerdo la reforma podría quedar en el olvido.

Un plan bipartidista redactado en secreto sería la última carta en la Cámara de Representantes.

Por Jorge Cancino
“Obtener los votos en la cámara se nos ha hecho muy difícil en los últimos años.”
Un congresista republicano advirtió el lunes que si la reforma migratoria no se aprueba en agosto en la Cámara de Representantes -antes del receso de verano-, se termina el debate.
“Estamos más cerca que nunca de lograrlo”, dijo a Univision Noticias.com el legislador Mario Díaz-Balart (republicano de Florida). Pero advirtió que si la Cámara no aprueba un proyecto antes de las vacaciones, “el presidente tomará acción” y en ese momento “desaparece el esfuerzo bipartidista”.
Díaz-Balart indicó que el fijarle una fecha a la reforma y advertir que el presidente actuará si la Cámara de Representantes no lo hace, “es presión suficiente” para que el liderazgo republicano tome acción y someta a voto un paquete de iniciativas de ley que en secreto redacta un grupo bipartidista.
En junio del año pasado, poco antes de que el Senado aprobara el proyecto de ley S. 744, que incluye un camino a la ciudadanía para indocumentados que carecen de antecedentes criminales, el liderazgo republicano advirtió que no debatiría el plan senatorial, que discutiría una versión propia y que lo haría por partes.
La lista de princuipios
Nueve meses más tarde, el presidente del Congreso, el republicano John Boehner (Ohio), entregó una lista de principios de la reforma migratoria que incluía una vía de legalización similar al plan del Senado, pero una semana más tarde dio marcha atrás y dijo que no había condiciones para aprobarla porque no confiaban en que el presidente haría cumplir la ley.
Boehner dijo que uno de los grandes obstáculos para aprobar la reforma migratoria era “la falta de confianza” que ha generado en su bancada el presidente. “La razón por la que lo digo es porque necesitamos hacerlo paso a paso, con sentido común, para que podamos dar la confianza al pueblo estadounidense de que lo estamos haciendo de la manera correcta”.
“Muchos de los miembros (republicanos de la Cámara) no confían en que la reforma de la que estamos hablando se lleve a cabo, como se decida que sea”, indicó.
Díaz-Balart insistió este lunes que el clima de desconfianza persiste y agregó que la presión sobre el mandatario, sobre todo por el alto número de deportados durante su mandato (que sobrepasa los 2 millones), lo llevarán a “actuar” por medio de una orden ejecutiva.

SIGUIENTE:

Obama pidio ejercer presión en mayo y junio para lograr una reforma antes del receso del congreso en agosto.

“Estoy convencido que, se ha dicho por distintas avenidas y ha sido reportado extensamente, el presidente tiene mucha presión y él ha dejado saber que si no hay acción en el congreso a finales de julio o principios de agosto, actuará”, dijo el congresista.
Qué respondió la Casa Blanca
“El Presidente se ha comprometido a lograr una solución duradera trabajando con una amplia coalición de base para lograr esto”, dijo a UnivisionNoticias.com un funcionario de la Casa Blanca. “Hay un amplio apoyo de demócratas y republicanos, de sindicatos, empresarios y religiosos, entre otros, para lograr una reforma migratoria comprensiva”.
La reforma migratoria “es buena para la economía y lo debemos hacer por el país. No hay excusa para que los representantes republicanos sigan demorando la acción en este importante asunto bipartidista”, añadió.
La Administración agregó que “el presidente ha dejado en claro que el trabajo del poder ejecutivo es ejecutar las leyes que aprueba el Congreso”, y que hasta ahora se han concentrado los esfuerzos para ejecutar la ley de inmigración de forma más estratégica enfocada en los criminales y el uso de la Acción Diferida para los jóvenes inmigrantes conocidos como dreamers”.
“Pero está claro que una solución permanente sólo puede lograrse en el Congreso” con la aprobación de una reforma migratoria”, indicó.
Guerra de estrategias
A la pregunta si los republicanos estarían deteniendo el debate migratorio intencionadamente para obligar a Obama a actuar con el tema de los indocumentados, Díaz-Balart negó esta posibilidad e insistió en que todavía es posible que la Cámara debata y apruebe un paquete bipartidista de medidas que pondrán fin al problema, pero no dijo cuándo, ni si el esfuerzo tiene los votos necesarios para ser aprobado.
“Obtener los votos en la cámara se nos ha hecho muy difícil en los últimos años”, reconoció Díaz-Balart. “No hay suficientes votos republicanos para aprobar una reforma migratoria, ni tampoco suficientes votos demócratas. Necesitamos una estrategia bipartidista”.
Respecto al plan H.R. 15, entregado por la minoría demócrata el 8 de octubre del año pasado y que se basa en el plan S. 744 del Senado (que cuenta con un camino a la ciudadanía para los sin papeles), el legislador de Florida dijo que ese proyecto “no tiene respaldo republicano” y que llevarlo a votación en el pleno “sería como reflotar el Titanic”.
En marzo los demócratas presentaron una petición de descarga (discharge petition) para forzar un voto en el pleno de la Cámara a favor del H.R. 15. A la fecha han reunido 193 firmas y se requiere un mínimo de 218. Ningún republicano ha firmado la petición. Los demócratas en la cámara suman 201 asientos.
Detalles del plan
Del plan secreto que redacta un grupo bipartidista, Díaz-Balart adelantó que por ahora no tiene los votos suficientes, “pero obviamente tiene que haber un proceso en que los (indocumentados) que están aquí sin delitos serios puedan reincorporarse legalmente a la sociedad y que tengan los mismos derechos que las personas que hacen las cosas legalmente”.
Añadió que incluye severas medidas de control fronterizo.
En Entre 2011 y 2013 Díaz-Balart integró el Grupo Bipartidista de los Ocho de la Cámara de Representantes que redactó, también en secreto, un proyecto de reforma migratoria que nunca vio la luz del día. La instancia se desarmó cuando tres de los cuatro republicanos abandonaron el esfuerzo.
A principios de abril de este año, Díaz-Balart dijo en el programa Al Punto de la Cadena Univision que la Cámara de Representantes abriría una ventaba entre julio y agosto para discutir la reforma migratoria, y puntualizó que, a esa fecha, no había “nada seguro”.
Anticipó además que el proyecto secreto que redacta el grupo bipartidista incluye “la cuestión de los trabajadores agrícolas, los trabajadores de alta tecnología, la cuestión de los trabajadores temporales no agrícolas, los dreamers y la cuota de residencia, entre otros”.
El liderazgo republicano no ha mencionado si debatirá el proyecto citado por Díaz-Balart.
©Univision.com
Comentarios