El ultimatum para la desmovilización en Michoacán

Univision.com | May 10, 2014 | 1:08 PM

Podrían enrolarse en las fuerzas legales

Las milicias que se alzaron contra el narcotráfico en el conflictivo estado mexicano de Michoacán (oeste) enfrentan este sábado un ultimátum del gobierno para guardar sus armas y eventualmente enrolarse en fuerzas legales, en un momento en que ese movimiento armado se encuentra profundamente dividido.
“No podemos llegar a ningún acuerdo con ellos”
Ante una demanda de más de 3,300 milicianos que han solicitado incorporarse a las fuerzas rurales de Michoacán, las autoridades se apresuran a entregarles uniformes para estrenar tropas este sábado en Buenavista y Tomatlán, dos de los primeros municipios que se levantaron en armas hace más de un año para resistir las extorsiones, secuestros y asesinatos del cártel local Los Caballeros Templarios, informa la Agencia France Press.
El gobierno federal, que toleró las milicias de autodefensas, advirtió que cualquier persona que sea sorprendida portando armas ilegales a partir de ahora será arrestada. El surgimiento del movimiento armado, que se propagó a cerca de 30 comunidades del estado, despertó temores sobre su posible transformación en una peligrosa fuerza paramilitar.
The Associated Press detalla que la ceremonia de desmovilización, prevista para el sábado en la localidad de Tepalcatepec incluirá el registro oficial de miles de armas y un acuerdo mediante el cual los autodefensas se sumarán a la nueva fuerza oficial de la policía rural o regresarán a sus actividades normales y actuarán como reservistas voluntarios si la autoridad los convoca para alguna situación.
El gobierno irá de localidad en localidad para organizar y reclutar a los integrantes de la nueva Fuerza Rural de Michoacán.
Este es un proceso que da carácter legal a las autodefensas, dijo uno de los líderes del movimiento, Estanislao Beltrán.
Sin embargo, las tensiones prevalecían el viernes en la zona costera del estado, en las afueras del puerto de Lázaro Cárdenas, donde otros grupos de civiles armados tenían previsto continuar la defensa de su territorio sin registrar sus armas ante la autoridad.
Los autodefensas opuestos a la desmovilización instalaron barricadas en la ciudad costera de Caleta.
'No podemos llegar a ningún acuerdo'
"No podemos llegar a ningún acuerdo con ellos. Aquí no se le ha pedido apoyo a ningún grupo de otro lugar, por eso no queremos que vengan, no los reconocemos", dijo el autodefensa Melquir Sauceda en referencia al gobierno y la nueva fuerza de la policía rural.
"En nuestra zona nosotros podemos mantener la seguridad, aquí no tiene por qué traer seguridad nadie de fuera, de la Tierra Caliente", agregó.
El comisionado para la seguridad y desarrollo integral de Michoacán, Alfredo Castillo, expresó confianza en que con la ceremonia del sábado llegue a su fin un capítulo de anarquía en el que civiles levantaron retenes y se enfrentaron a integrantes del cartel delictivo por el control de localidades en la rica zona agrícola conocida como Tierra Caliente.
La nueva Fuerza Rural de Michoacán está diseñada para que sirva de salida a una situación vergonzosa, en la que funcionarios elegidos y las dependencias policiales perdieron el control total del estado ante el grupo delictivo de los Caballeros Templarios, de conceptos pseudo-religiosos.
A final de cuentas, las fuerzas del gobierno tuvieron que recurrir a los autodefensas debido a que éstos sabían dónde ubicar a los maleantes armados de ese cartel.
Presidente pide a milicias respetar la desmovilización
La Agencia France Press indicó en otro parte informativo que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, exhortó el viernes a las milicias a que respeten el acuerdo al que llegaron con las autoridades para desmovilizarse a más tardar este sábado.
"Es un acuerdo y yo espero que se cumpla", dijo el mandatario tras encabezar un acto público en su residencia oficial de Los Pinos de Ciudad de México.
"Lo más importante es el cumplimiento de la palabra, el acuerdo, y esto permitirá entrar en una nueva etapa a Michoacán", coincidió el secretario (ministro) de Gobernación (Interior), Miguel Ángel Osorio Chong.
El proceso consiste en el registro de sus armas -estimadas en cerca de siete mil según el gobierno-, además de su reincorporación a las actividades que realizaban previo al levantamiento, o bien, a su enrolamiento en cuerpos de seguridad legales.
"Los que van a trabajar junto con el ejército o la policía estatal no van a llevar sus armas, sino las que dispone la ley", comentó Osorio Chong, al precisar que los milicianos podrán quedarse con sus armas propias registradas, "pero no van a andar con ellas por la calle porque serán detenidos".
©Univision.com
Commentarios