República Dominicana encausa a 2 pilotos franceses por narcotráfico

The Associated Press | May 09, 2014 | 5:54 AM

Otros dos franceses y 43 dominicanos fueron arrestados

La fiscalía de Santo Domingo formalizó el jueves los cargos por tráfico de drogas contras dos pilotos franceses por su presunta vinculación con un cargamento de cerca de 700 kilogramos (unas 1,543 libras) de cocaína y una "poderosa red de narcotráfico internacional", luego de que han permanecido poco más de un año en prisión preventiva.
“Fauret y Odos afirman que no tenían conocimiento del contenido del equipaje del avión”
En su acusación, la fiscalía indicó ante un tribunal que los dos pilotos, al igual que otros dos franceses que también están detenidos y 43 militares y agentes de seguridad y aduanas de República Dominicana, participaban en una red de narcotráfico que enviaba drogas a diferentes países europeos, como Bélgica, Francia, Holanda y la República Checa.
Los pilotos Pascal Jean Fauret, de 44 años, y Bruno Odos, de 54, fueron arrestados la madrugada el 20 de marzo de 2013 en la terminal privada del aeropuerto del complejo turístico de Punta Cana, 200 kilómetros (124 millas) al este de Santo Domingo, en un avión en el que viajarían los franceses Nicolas Pisapia, como pasajero, y Alain Castany, como asistente de vuelo, con un equipaje de 26 maletas en las que se encontraba el cargamento de cocaína.
El fiscal Milciades Guzmán aseguró ante el tribunal que según una investigación que incluyó agentes encubiertos, el supuesto grupo planificó al menos cuatro grandes envíos de cocaína entre 2012 y 2013 y logró transportar a Europa al menos 295 kilogramos (650 libras) de esa droga de forma previa al vuelo en el que fueron detenidos los cuatro franceses.
"Es una injusticia" que se los vincule a la supuesta red de narcotraficantes porque los pilotos Fauret y Odos no participaron en ninguno de eso envíos previos de droga, aseguró a The Associated Press María Elena Grateraux, abogada de los pilotos.
Los pilotos formaron parte de la marina francesa
Grateraux insistió en que en la acusación no existe ninguna vinculación directa de los pilotos con la droga, sino que sólo fueron detenidos por su presencia en al avión que llevaría la cocaína.
Fauret y Odos, pilotos de la marina francesa que en los últimos años han trabajado para la aviación civil, han insistido en su inocencia con el argumento de que, como pilotos comerciales de un vuelo charter, desconocían el contenido del equipaje.
A Fauret y Odos "se les instrumentó acta de arresto en flagrante delito" sólo por su presencia en al avión, pero sin que las evidencias muestren que tenían vinculación real con el pasajero, el cargamento de drogas y la banda, insistió ante el tribunal Bienvenido Melo, otro de los abogados de los pilotos.
Melo puso en entredicho el expediente, ya que el ministerio público formuló la acusación por narcotráfico de manera general en contra de los cuatro franceses y no individualizó los cargos ni especificó los niveles de responsabilidad de cada uno.
El abogado presentó entre las pruebas el contrato que suscribió Pisapia con la compañía de alquiler de aeronaves para la que trabajan Fauret y Odos y que, según aseguró, evidencia que no existía ninguna otra relación entre el pasajero y los pilotos. La fiscalía había asegurado que según los agentes encubiertos, los pilotos cenaron por lo menos en una ocasión con Pisapia.
Aún deben determinar si enviarán a los franceses a un juicio criminal
El avión, un Falcon 50 matrícula F-GXMC, es propiedad de la empresa francesa Afflelou y estaba bajo concesión de una compañía que alquila aeronaves. El vuelo partiría de Punta Cana a Francia.
Pisapia, de 38 años, y Castany, de 68, así como una docena de dominicanos, también han estado detenidos desde marzo del 2013, mientras que otros implicados fueron liberados con fianza.
Aunque un juez de Higüey, localidad cercana a Punta Cana, había ordenado en abril del 2013 un año de prisión preventiva a fin de que la fiscalía concluyera su investigación y presentara los cargos, el ministerio público no había formalizado su acusación debido a las reiteradas ausencias y tecnicismos jurídicos presentados por los abogados de algunos de los implicados y al traslado del juicio a Santo Domingo.
Tras la formalización de los cargos y el esbozo de las pruebas, la jueza Elka Reyes deberá determinar si existen indicios suficientes para enviar a los pilotos y a los otros implicados a juicio criminal.

Los dominicanos esperan que Polonia los apoye en el proceso contra el párroco Alberto Gil a pesar de que no hay convenio de extradición con ese país.

Los abogados Grateraux y Melo pidieron al tribunal que emita un no ha lugar a favor de los pilotos por considerar que desconocían el contenido de las maletas y porque el ministerio púbico no precisó su supuesta participación en la banda. Pero en caso de que el tribunal rechace su solicitud, demandaron que Fauret y Odos sean liberados bajo fianza en espera de que comience el juicio criminal, ya que el año de prisión preventiva concluyó en abril.
"La jueza está en la obligación de liberarlos", ya sea bajo fianza o con la imposición de medidas cautelares, como la presentación periódica ante el tribunal, insistió Grateraux. La abogada presentó como garantía la propuesta laboral de una compañía para que los pilotos trabajen en República Dominicana y puedan acudir al juicio.
La asociación de pilotos franceses se manifiesta
La fiscalía solicitó a su vez prorrogar el año de prisión preventiva, ya que no existen garantías de que los pilotos no huirán del país.
La audiencia continuará el próximo 12 de mayo.
Ante los continuos aplazamientos de las audiencias, el sindicato de pilotos comerciales de Francia había amenazado en enero con impedir que sus miembros volaran a los destinos de República Dominicana, que cada año reciben a más de 200,000 viajeros franceses, una cifra sólo superada por los turistas de Estados Unidos y Canadá.
Philippe Heneman, representante de una asociación de pilotos franceses que demandan la liberación de sus colegas, dijo a The Associated Press que lo que su grupo pedía el comienzo del juicio era que Fauret y Odos tuvieran la oportunidad de presentar su versión ante un tribunal.
"No tenemos por qué dudar de la justicia dominicana", insistió Heneman al manifestar su optimismo de que al menos ya fueron presentados los cargos.
La presentación de cargos "es un avance", dijo Fauret a periodistas al salir de la sala de audiencia.
©The Associated Press
Comentarios