Crece el temor de perfil racial tras rechazo de las licencias en California

EFE | May 08, 2014 | 1:37 AM

El Departamento de Vehículos Motorizados de California deberá hacer un nuevo diseño

Luego de que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) rechazara un prototipo de licencia para conductores indocumentados, algunos grupos han manifestado su temor de que una licencia con marcadas diferencias podría constituir una discriminación contra los inmigrantes.
“Steinberg pidió garantizar que el nuevo documento no vaya a ser usado por inmigración”
Ahora, el Departamento de Vehículos Motorizados de California (DMV) tendrá que decidir si revisa completamente el diseño y presentarlo nuevamente, garantizando que sea suficientemente diferenciado de la licencia regular de conducir.
Las autoridades federales están exigiendo que la licencia de conducir para inmigrantes indocumentados se diferencie claramente de la regular, "con un diseño o un color único" y que exprese específicamente que, "no es aceptable para uso oficial federal".
"La AB 60 es una ley que, en nuestro análisis, fue bien balanceada con los requerimientos federales, las necesidades de nuestros residentes y teniendo en cuenta la protección en contra del perfil racial, sabiendo que somos un estado en el cual la minoría ya es la mayoría", declaró hoy a Efe, Joseph Villela de políticas de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA) de Los Ángeles.
Para no caer en esta circunstancia, el asambleísta demócrata Luis Alejo, de Watsonville, quien presentó la propuesta AB 60 (que luego se convirtió en ley) incluyó en el mismo texto de la ley, una previsión que prohíbe que las licencias de conducir otorgadas a los indocumentados sean utilizadas en forma discriminatoria contra sus portadores.
No obstante, Villela consideró que quien toma la última decisión sobre el diseño de la licencia es el estado de California.
"Nosotros como gobierno tenemos la posibilidad de adoptar eso o no, y al final de cuentas, el gobierno estatal tiene que mirar que es lo mejor para sus residentes", explicó el activista agregando que de todas formas estas licencias de conducir no tendrán validez federal.
Congresistas piden a inmigración no usar la licencia para deportar
Algunos legisladores y funcionarios electos consideran que el prototipo presentado por el DMV es adecuado y cumple el mandato de la ley de establecer una diferencia con las licencias de conducir regulares.
"Creemos con mucha convicción que el diseño remitido por California satisface el intento de la ley, al incluir una marca distintiva en el frente y la afirmación específica requerida en la superficie de la licencia", señaló en un comunicado el Caucus Latino Legislativo de California.
De su parte, el presidente encargado del Senado, Darrell Steinberg, pidió a las autoridades que garantizaran que el nuevo documento no vaya a ser usado para aplicar leyes de inmigración y deportar más inmigrantes.
"Urjo a que se ofrezca la garantía de que el DHS no buscará utilizar la información suministrada por los solicitantes de la licencia de conducir para el control migratorio civil", pidió en un comunicado enviado a la DHS a raíz del rechazo del prototipo de la licencias.
El DMV planea por su parte, seguir reuniendo las opiniones de los legisladores, las autoridades y la comunidad para tratar de presentar un diseño que satisfaga al DHS.
"El DMV continuará trabajando vigorosamente con legisladores, comunidades afectadas y funcionarios oficiales para designar una licencia que cumpla con la ley federal y permita a más de 1 millón de residentes indocumentados de California conducir legal y seguramente en las carreteras estatales", aseguró en un comunicado el portavoz de la entidad, Armando Botello.
California acusa al gobierno federal de falta de acción con relación a los indocumentados
Para la entrada en vigor de la AB 60, firmada por el gobernador en octubre y por la cual se comenzarán a expedir licencias a partir del 1 enero 2015, el DMV anunció que contratará 1000 empleados adicionales y abrirá cinco nuevas oficinas con el fin de atender a los cerca de 1,4 millones de indocumentados que se espera soliciten una licencia.

Crecen las preocupaciones por el diseño de las licencias que California otorgará a los inmigrantes indocumentados.

Sin embargo, si no se garantiza que no habrá aplicación de perfil racial a través de la licencia de conducir y que la información no será compartida con las agencias de control de inmigración, muchos inmigrantes quizás no se van a atrever a solicitar el documento.
Villela recordó que cerca de 10 leyes que se aprobaron el año pasado en California favoreciendo a los inmigrantes indocumentados, "surgieron como reacción a la falta de acción federal para solucionar el sistema de inmigración, que está descompuesto".
"Consideramos que el espíritu de la ley se está siguiendo, aunque el gobierno federal, que no ha tomado acción para solucionar el problema migratorio, dice que bajo su definición no estamos cumpliendo", recalcó Villela.
©EFE
Commentarios