Entre 2010 y 2013 murieron 458 menores de 14 años en Honduras

EFE | May 06, 2014 | 3:51 AM

En el último mes murieron ocho niños en San Pedro Sula

Un total de 458 menores de 14 años murieron en circunstancias violentas entre 2010 y 2013 en Honduras, informó el lunes el Comisionado de los Derechos Humanos (ombudsman), Roberto Herrera, quien lamentó el fallecimiento de una docena de niños en los últimos días en el país.
“La ola de violencia causa a diario un promedio de 15 muertos en Honduras”
Del total de asesinatos de niños en los últimos cuatro años en el país centroamericano, 273 se registraron durante 2012 y 2013, señaló Herrera en un comunicado.
Agregó que la cifra de menores que fallecieron de manera violenta en el país en 2010 fue de 92, mientras que en 2011 sumó 93.
El ombudsman "condenó" la muerte de al menos ocho niños en menos de un mes en la colonia La Pradera, de la ciudad norteña de San Pedro Sula, que habrían sido asesinados por pandilleros porque se negaron a formar parte de las "maras" (pandillas).
Herrera también condenó el asesinato el domingo de otros cuatro niños en la comunidad de Limón, departamento caribeño de Colón.

La víctima responde al nombre de Ron Kenely, empresario de 65 años de Estados Unidos. Se desconocen las causas

"Con la eliminación de la vida de más de una docena de niños, registradas en los últimos días tanto en San Pedro Sula y Colón, la consternación es mayor", subrayó el Comisionado de los Derechos Humanos.
Piden liderazgo de los gobiernos locales para enfrentar la violencia
Herrera lamentó que "la tendencia de muerte" de menores de 14 años en Honduras "va en aumento" año tras año "y de allí que consideremos que el mismo debe verse como un problema nacional".
El ombudsman también instó a las autoridades encargadas de brindar seguridad en Honduras a que realicen "una investigación profunda" para determinar el móvil de la muerte de los doce niños asesinados en San Pedro Sula y en Limón.
"Aunque sean casos diferentes el punto fundamental es que han violado el derecho a la vida de los niños y con ello el derecho a la familia y el derecho a la seguridad de la comunidad local y nacional", enfatizó.
Destacó, además, que para enfrentar el problema de la violencia que afecta a los hondureños, principalmente a los niños, "se requiere del liderazgo de los gobiernos locales, de los padres de familia, del sector privado y de la misma sociedad civil", así como la prevención.
Añadió que también es "importante unir todas las fuerzas y realizar acciones coordinadas" para prevenir que el derecho a la vida "se siga violentando" en la nación centroamericana.
La Ley de Municipalidad establece "como obligación" de los alcaldes ejecutar políticas públicas de protección a la niñez y asignar fondos a los diferentes proyectos, apuntó Herrera.
La ola de violencia causa a diario un promedio de 15 muertos en Honduras, considerado uno de los países más violentos del mundo, según autoridades, que atribuyen buena parte de la criminalidad a pandillas, bandas del narcotráfico y del crimen organizado.
©EFE
Commentarios