Una ONG quiere crear una base con todos los desaparecidos en la frontera

EFE | May 03, 2014 | 8:12 PM

'Un gran rompecabezas'

Una organización de derechos humanos quiere crear la base de datos más "amplia" de personas desaparecidas en la frontera de Estados Unidos al tratar de cruzar la línea limítrofe de manera ilegal.
“Nadie lleva un conteo exacto de cuantas personas simplemente desaparecen”
Así lo señaló a Efe la representante de esta organización Chelsea Halstead, para quien esta problemática rara vez se afronta de manera directa en los debates políticos sobre la situación de la frontera.
"El Gobierno Federal lleva un conteo de cuantas personas son arrestadas tratando de cruzar la frontera, cuantas son deportadas, cuantos cuerpos sin vida son encontrados, pero nadie lleva un conteo exacto de cuantas personas simplemente desaparecen cuando trataban de cruzar la frontera", explicó.

El actor Gael García Bernal nos habla de lo que aprendió con su documental sobre los que cruzan la frontera.

De esta manera, el Centro de Derechos Humanos Colibrí, organización establecida en Tucson y que recién hizo su presentación oficial, quiere elaborar una gran base de datos de restos humanos encontrados en los estados fronterizos de California, Arizona, Nuevo Mexico y Texas, y que podrían corresponder a indocumentados.
Hasta la fecha, y gracias al cruce entre la información propia y los reportes de las agencias del orden, la base de datos de esta organización suma cerca de 2,500 cuerpos encontrados, entre ellos restos hallados en el año 1976.
Halstead explicó que es difícil conocer con exactitud cuántos de estos casos corresponden a hombres, mujeres o menores de edad y, en su opinión, toda la información acumulada es como "un gran rompecabezas" cuyas piezas se encuentran dispersas en diferentes sitios.
Durante el acto de presentación, que incluyó una subasta para recaudar fondos, se exhibió el documental producido por el actor Gael García Bernal "¿Quién es Dayani Crystal?", que relata el proceso para establecer la identidad de un cuerpo hallado en el desierto de Arizona, una labor que desarrollan cada día los voluntarios de Colibrí.
El terror de la incertidumbre
La organización brinda su apoyo a las familias de inmigrantes indocumentados que viven durante largo tiempo, o quizás por el resto de sus vidas, una verdadera "pesadilla" al no tener noticias de sus seres queridos, quienes desaparecieron mientras trataban de cruzar la frontera.
Cada año decenas de cádaveres son hallados en el desierto de Arizona y, a causa del estado de descomposición que presentan los restos humanos, la identificación deviene un proceso de muy difícil solución.
Los familiares de los desaparecidos buscan respuestas, muchas veces sin resultados, entre los cuerpos que se acumulan en los congeladores de la Oficina del Médico Forense en Tucson, en la frontera de Arizona.
No son pocas las familias que se enfrentan a la imposibilidad de pagar una prueba genética que permita comprobar si algunos de estos restos corresponde al de sus familiares.
En determinados casos el consulado de México sufraga los costes de estos exámenes, siempre y cuando existan "fuertes" indicios de que la persona que buscan puede estar entre los cuerpos que se mantienen en la oficina forense.
Las familias son víctima de muchos
"Algunos de estos restos son encontrados en un alto grado de descomposición, por lo que los tatuajes u otras señas particulares a veces ya no son visibles", explicó Halstead.
La representante indicó que existe una falta de confianza hacia las autoridades de parte de los familiares de desaparecidos, así como una ausencia de interés de algunos departamentos policiales para colaborar con el proceso de identificación.
Las familias en ocasiones también son presa del crimen organizado, que extorsionan con fuertes sumas de dinero a cambio de la promesa de hallar a sus familiares, algo que en la mayoría de los casos nunca ocurre.
El Centro Colibrí, que comenzó a operar en agosto de 2013, es una evolución del trabajo que por años han realizado múltiples organizaciones y voluntarios en la frontera de Arizona para identificar los cuerpos de inmigrantes indocumentados encontrados en el desierto.
Familias en México y otros países centroamericanos como Guatemala, El Salvador y Honduras acuden a ellos para pedir ayuda con miras a encontrar a sus seres queridos.
A medida que se han endurecido las políticas migratorios y se han incrementado las deportaciones de indocumentados desde Estados Unidos, han aumentado a su vez los reportes de familias en este país que buscan a sus seres queridos.
"Sabemos que los indocumentados que son deportados tratan de cruzar la frontera más rápidamente y reunirse de nuevo con sus familias, algunas veces sin medir el peligro", señaló Halstead.
El Centro Colibrí tiene previsto dar a conocer en el verano un "amplio reporte" sobre los migrantes desaparecidos en la frontera con México.
©EFE
Commentarios