Marchan para pedir el fin de las deportaciones

ImpreMedia Digital, LLC | May 01, 2014 | 4:38 PM

Suma de demandas

Marcharon por todo el país. Las mismas ciudades. La misma fecha, pero un pedido especial: basta a las deportaciones.
“Dos millones son demasiadas deportaciones”
Diversos grupos de activistas en contra de las deportaciones en EEUU organizaron distintas marchas en ciudades clave del país: Washington, Nueva York, Chicago, Los Ángeles.
Fue en la recta final, cuando faltan unas semanas para que empiece el receso de verano en el Congreso y en una fecha especial: el 1 de mayo.
Mientras en el mundo entero los manifestantes marcharon por los derechos laborales por el Día Internacional del Trabajo –que en EEUU no se celebra sino hasta septiembre- los activistas en el país mostraron su apoyo a la reforma migratoria y volvieron a pedir al presidente Barack Obama que ponga fin a las deportaciones.
Militantes e indocumentados marcharon de punta a punta en el pais: de Nueva York a Los Ángeles, pasando por Washington y Chicago.
Gustavo Torres es activista y desde la capital del país dijo a Univision Noticias: “Vamos a seguir presionando a los republicanos para que cumplan su promesa de pasar la reforma  migratoria, pero mientras eso ocurre, el presidente tiene toda la autoridad legal para parar las deportaciones”.
Catia Paz tiene dos hijas y una fecha que quiere evitar: el 23 de este mes debe abandonar EEUU.
“La menor no lo entiende todavía. Con mi esposo hemos quedado que yo me llevaría a la menor y la mayor se quedara con él”, cuenta desde la desesperación.
Germán Reyes es el padre de las pequeñas y el esposo de Catia: “Es difícil porque el simple hecho de pensar de que mi esposa se va, se va una de mis niñas, no se lo deseo a ningún padre”.
Catia y Germán se unieron a uno de los grupos que organizó, con motivo del 1 de mayo, una nueva protesta de desobediencia civil frente a la Casa Blanca que se saldó con una docena de detenidos.
Acompañados por varios centenares de personas y con pancartas a favor de la contribución económica de los inmigrantes, unos doce activistas aguardaron pacientemente a ser detenidos ante las rejas de la residencia presidencial, dentro del perímetro de seguridad establecido por la Policía frente al parque Lafayette.
Ante su actitud y a la vista, a cierta distancia, de los demás manifestantes, los agentes procedieron a detenerlos, uno a uno, por desobediencia civil.
Entre los detenidos estaban Gustavo Torres, director ejecutivo de Casa de Maryland, una de las organizaciones convocantes, y el reverendo luterano de Springfield (Maryland) Carmelo Santos.
Asimismo, Nathaly Uribe y Peter Uribe, padre e hija de origen chileno que llevan más de 17 años en EEUU y que manifestaron su intención de dar un llamado de "atención" al presidente Obama, sobre el problema de las deportaciones.
"Obama, escucha, estamos en la lucha", cantaban los manifestantes, que critican que el mandatario, que llegó a la Presidencia en 2009 con la promesa de una reforma integral del sistema migratorio, se haya convertido en el presidente con mayor número de deportados, con cerca de 2 millones durante todo su mandato.
Esa cifra de deportaciones supone casi la misma que se registró en los ocho años de mandato del republicano George W. Bush., quien precedió al actual presidente en la Casa Blanca.
Previamente, los manifestantes habían marchado hasta el Capitolio para exigir a los legisladores republicanos que cejen en su bloqueo de la reforma migratoria, que ha sido aprobada en el Senado en junio del 2014 y que se encuentra bloqueada en la Cámara baja.
Ante la proximidad de las elecciones legislativas previstas para noviembre, estas organizaciones, a las que se han unido sindicatos, cámaras de comercio y otras organizaciones, han expresado su preocupación de que la contienda política derive en un retraso aún mayor del debate sobre la reforma migratoria en el Congreso.
En tanto, en Chicago, líderes pro inmigrantes, ‘dreamers’ e indocumentados con sus familias aprovecharon este 1 de mayo para salir a las calles y marchar junto con sindicatos, grupos de fe y organizaciones laboralistas en pro de los derechos migratorios y de los trabajadores.
El mensaje fue directo: “2 million are 2 many deportations” (“Dos millones son demasiadas deportaciones”). Los manifestantes exigieron también que se haga un alto a las deportaciones de inmediato y a la separación de familias. También que se extienda la Acción Diferida (DACA) que se le otorgó a los ‘dreamers’ mientras se aprueba la reforma migratoria de una vez.  “Mediante la separación de las familias que trabajan duro, estas deportaciones están haciendo más difícil para los trabajadores de Chicago y de otros lugares sobrevivir y... más fácil para las corporaciones ricas para explotar a sus trabajadores”, indicó en un comunicado la Coalición de Illinois pro Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR), una de la sorganizadoras de la marcha.
En Los Ángeles, la tradicional marcha cambió de ruta. Esta vez, salió de la puerta de Chinatown rumbo a un Centro de Detención de Inmigración,  donde cientos de personas realizaron una marcha más por la reforma migratoria en el llamado May Day.
Líderes comunitarios, laborales, religiosos y de derechos de los inmigrantes participaron en la marcha que también tuvo como objetivo velar por los derechos de los trabajadores y elevar el salario mínimo.Frente a las instalaciones de ICE, los manifestantes gritaron consignas en inglés y español exigiendo a Obama que ponga fin a las deportaciones. “Ni una deportación más” es el lema de su marcha.
Eduardo Rodriguez tiene solo 11 años, pero se animó a participar de la manifestación y a dejar las cosas en claro. Con una pancarta gritó a los cuatro vientos: “Ni un Niño estadounidense mas con una familia rota. Necesitamos a nuestras familias juntas”.
©ImpreMedia Digital, LLC
Comentarios