Inmigrantes saldrán a las calles el 1 de mayo para pedir un alto a las deportaciones

Univision.com | Apr 28, 2014 | 10:48 AM
Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes están convocando a manifestaciones este 1 de mayo donde le pedirán al gobierno que detenga las deportaciones, y a los republicanos de la Cámara de Representantes que aprueben la reforma migratoria.
“También le pedimos al gobierno que aborde las cuestiones del trato a los detenidos.”
A diferencia de otros años, cuando se tomaban las calles para exigirle al Congreso un voto por una ley que legalice a los 11 millones de indocumentados, este año el principal mensaje va dirigido al presidente Barack Obama para que cambie la política de deportaciones.
Las convocatorias fueron hechas por grupos comunitarios, religiosas y sindicatos en varios estados con alta concentración de hispanos.
“En Los Angeles están programadas tres marchas”, dijo a UnivisionNoticias.com Juan José Gutiérrez, presidente del Movimiento Latino USA. “Dos fueron convocadas por las uniones sindicales y otra por la Coalición de Derechos Plenos Para Los Inmigrantes pero la demanda es una sola: ‘Ni Una Deportación Mas’ y ‘Por Una Reforma Migratoria Justa, Amplia, y Generosa’.
 El activista advirtió que, a diferencia de años anteriores, en las manifestaciones de este año “participaran números modestos porque la gente, aparte de estar frustrada de tanta lucha sin resultados claros, también sufre de una confusión inculcada de que las marchas no traen buenos resultados”.
“Tampoco se puede pasar por alto que existe desunión entre los diversos lideratos de la comunidad inmigrante así como entre los sindicatos. Creo que éste será el último año en que se observaran números relativamente pequeños de manifestantes. Se aproximan jornadas de actividad comunitaria mucho más masivas y con nuevos actores que ayudaran a fortalecer a las organizaciones que en estos momentos padecen debilitamientos organizativos notables”, apuntó.
De los objetivos que persiguen este año, Gutiérrez dijo que “el Presidente Obama no detendrá las deportaciones” y que en el “mejor de los casos, éstas se podrían reducir pero no detener”.
“De lo que podamos hacer en la comunidad para incrementar la presión política sobre los republicanos dependerá que (John) Boehner (presidente del Congreso) pueda persuadir a sus subalternos de que abran el debate sobre el tipo de reforma que se pueda tener y se lleve a un voto. Por ahora, el calendario político nos favorece. Mientras más tiempo pase tendera a perjudicar seriamente los intereses nacionales del Partido Republicano”, advirtió.
La Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO, por sus siglas en inglés), el mayor sindicato de Estados Unidos, junto con el Movimiento para una Reforma Migratoria Justa (FIRM) y Casa Maryland, anunciaron que el 1 de mayo “vamos a tener a líderes comunitarios y políticos hablando frente a la Casa Blanca para mandar el mensaje que vamos a seguir adelante hasta que ya no haya deportaciones”, según dijo Gonzalo Salvador, portavoz de la Unión.
La AFL-CIO apoya a decenas de familiares de inmigrantes que desde comienzos de abril ayunan en una carpa instalada en el Parque Lafayette, frente a la Casa Blanca, para pedirle al gobierno que libere a sus parientes encerrados en centros de detención de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE, por sus siglas en inglés) y que se encuentran en proceso de deportación.
“Nuestras familias simplemente no van a tolerar esto más, ni del congreso ni de la administración (Obama) y nuestros siguientes pasos van a mostrar está tenacidad, valor y resolución”, dijo Kika Matos, directora de FIRM.
En Seattle, Washington, el movimiento Latino Advocacy confirmó que activistas manifestarán el 1 de mayo frente al centro de detención Northwest de ICE en Tacoma, donde los internos comenzaron una huelga de hambre el pasado 6 de marzo.
La protesta, dijo Maru Mora, vocera del movimiento, es en apoyo a los inmigrantes y la huelga de hambre en reclamo por los derechos de los indocumentados detenidos y para que los liberen mientras sus casos son resueltos por las cortes de inmigración.
“Los inmigrantes que han participado en la huelga luego son formalizados por llamar a un paro y son puestos en aislamiento”, dijo Mora. “Están siendo sometidos a represalias y rechazamos la respuesta de las autoridades”.
“También le pedimos al gobierno que aborde las cuestiones del trato a los detenidos” en los centros de ICE, y que atienda los reclamos por “una mejor alimentación y el acceso a la atención médica”.
Los internos también exigen “una compensación adecuada por el trabajo que realizan en el interior del centro de detención del Northwest de Tacoma”, donde en la actualidad les pagan “$1 por día de trabajo”.
Durante las manifestaciones del 1 de mayo los activistas también recordarán a la Cámara de Representantes el plazo del 27 de junio para que lleven a votación un proyecto de ley como el aprobado el año pasado por el Senado (S. 744) que incluye un camino a la ciudadanía para indocumentados que están en el país desde antes del 31 de diciembre de 2011 y carecen de antecedentes criminales.
El plazo coindice con el primer aniversario de la aprobación del proyecto S. 744 en 2013.
El debate de la reforma migratoria se estancó a partir de esa fecha. Los republicanos advirtieron que no discutirán un proyecto integral como la versión del Senado y que lo harían por partes. Pero 10 meses después las discusiones continúan en cero y nada indica, por ahora, que el o los proyectos de reforma vayan a ser incluidos en la agenda del Comité Judicial.
Pese al clima de incertidumbre, las convocatorias se mantienen. “Desde New York hasta California, los grupos están alistándose para la siguiente fase de la escalada: Dejen de Separar a las Familias”, dijo Steven Choi, de la Coalición de Inmigrantes de Nueva York (NYIC) al diario La Opinión.
“Las personas afectadas por la crisis de las deportaciones exigirán al presidente un cambio administrativo porque el Congreso ha decidido no tomar ninguna acción”, dijo Gustavo Andrare, director de Cassa Maryland, a El Tiempo Latino.
En Florida, Texas, Nuevo México, Nueva York y Nueva Jersey también se llevarán a cabo manifestaciones pero con menos participantes que los movimientos registrados en 2006, cuando cientos de miles salieron a las calles en demanda de una reforma migratoria.
Las protestas se llevan a cabo en momentos que el jefe del Departamento de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, elabora un informe para cambiar la política de deportaciones.
El documento fue ordenado por Obama tras una reunión con congresistas del Caucus Hispano en la Casa Blanca para hablar de reforma migratoria y la preocupación por el alto número de deportaciones que, desde que Obama llegó a la Casa Blanca, pasan de los 2 millones.
Las organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes aseguran que entre seis a siete de cada 10 deportados por la Administración no tenía antecedentes criminales que pusieran en riesgo la seguridad nacional y calificaban para una reforma migratoria como la aprobada por el Senado el 27 de junio del año pasado.
©Univision.com
Comentarios