Roma se prepara para el 'día de los cuatro Papas'

Univision.com | Apr 26, 2014 | 11:43 AM

SIGUIENTE:

Dos serán Santos – Juan XXII y Juan Pablo II- y dos asistirán a la ceremonia: Benedicto XVI y Francisco.

Dos Papas santos y dos Papas vivos

La capital italiana se prepara a vivir una jornada histórica tras el anuncio de que el papa emérito Benedicto XVI y el papa Francisco concelebrarán el domingo la misa de canonización de Juan XXIII y de Juan Pablo II en el Vaticano, lo que se conoce ya como el "día de los cuatro Papas".
“En San Pedro contaremos con la presencia de dos papas vivos y dos papas santos”
La presencia de dos Papas santos y dos Papas vivos suscita muchas expectativas entre los miles de peregrinos que han invadido Roma, ya que se convertirá en el "día de los cuatro papas", un momento inédito para la milenaria institución, informa la Agencia France Press.
Se trata de la primera misa en la historia de la Iglesia que celebran dos pontífices juntos, durante la cual el Papa emérito se colocará a la izquierda del altar, explicaron fuentes religiosas.
"En San Pedro contaremos con la presencia de dos Papas vivos y dos Papas santos", comentó uno de los responsables de la logística vaticana.

SIGUIENTE:

Vestido con de cuero, el Padre Dyk viaja con un grupo de motociclistas para ver la canonización.

La ceremonia será simplificada y contará con las reliquias de los dos nuevos santos, una ampolla de sangre de Juan Pablo II y un pedazo de piel de Juan XXIII extraída durante su exhumación en el año 2000.
Efe destaca que el Vaticano y Roma, que han afrontado ya ceremonias multitudinarias, tienen ante sí este domingo un acto de fuerte significado para la Iglesia católica ya que en la Plaza de San Pedro habrá una canonización de dos papas y contará con la presencia de dos pontífices vivos, Francisco y el emérito Benedicto XVI.
Jefes de gobierno y de Estado invitados
La AFP acota que cientos de miles de personas -probablemente un millón- jefes de gobierno y de Estado, entre ellos los reyes de España, los presidentes de Ecuador, Honduras, El Salvador, Zimbabue, además de miles de polacos, asistirán a la ceremonia solemne en la plaza de San Pedro.
En la lista de asistentes figuraba el primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, quien decidió acortar su visita a Roma y regresar a Kiev debido a las tensiones internas por la amenaza de una invasión Rusia al este de su país.

SIGUIENTE:

María Antonieta Collins vive y relata los preparativos para la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII.

El casco histórico de Roma ha sido asaltado literalmente por una marea de peregrinos y turistas llegados para asistir a un evento único con la presencia, además, de 150 cardenales, mil obispos y seis mil sacerdotes del mundo entero.
Asistirán también representantes de todas las religiones, entre ellos una importante delegación judía, para rendir homenaje a dos papas muy diferentes pero que lucharon contra los prejuicios hacia los hebreos.
Además de peregrinos, la Ciudad Eterna está llena de turistas, que han aprovechado una seria de puentes para pasar sus vacaciones.
Como en las películas de Fellini, grupos de seminaristas corren entonando "Aleluya", otros tocan la guitarra, otros cargan una enorme cruz entre la muchedumbre: "perdón, perdón, queremos rezar".
Monjas con sus hábitos largos pasean comiendo conos de helado y filas de jóvenes boys scouts con sus uniformes y pantalones cortos se dirigen hacia las iglesias del casco histórico, abiertas para la gran ocasión.
La emoción católica
Las calles cortadas, los atascos alrededor del centro han obligado a las autoridades de la capital a preparar un dispositivo especial con cinco mil agentes encargados entre otras de dirigir el tráfico de peatones, muchos de ellos con pañuelos amarillos y blancos, los colores del Vaticano.
"Vine a Roma para recordar a un hombre que no tenía miedo", confiesa a la AFP el colombiano Octavio al hablar de Juan Pablo II.
El flujo de personas alrededor de la Avenida de la Conciliación, de donde se accede a la inmensa plaza de San Pedro, muchas con cubiertas y alfombrillas, es incesante.
"Voy a dormir por aquí", contó el italiano Mario, quien espera pasar la noche al aire libre para poder instalarse en las primeras filas.
Banderas de Polonia, de Argentina, de Brasil, circulan entre la muchedumbre, mientras dos tapices gigantes con las imágenes de los futuros santos han sido ya colgados en la fachada de la basílica de San Pedro.

SIGUIENTE:

Para la ceremonia se esperan más de un millón de personas, por lo que la seguridad se ha reforzado.

Según las autoridades de la capital, 1,700 buses, 58 vuelos charter y cinco trenes especiales han llegado de Polonia, repletos de devotos que conocieron al papa-santo polaco.
Marea humana
La organización logística a cargo de la Obra Romana de Peregrinaciones (ORP) del vicariato de Roma informó de que se esperan entre 500 mil y 800 mil personas, pero podrían llegar hasta un millón, indica Efe.
No todas podrán entrar en la plaza y por ello se han instalado hasta 17 pantallas gigantes en varios puntos de Roma para que los peregrinos que no puedan acceder a la plaza vaticana puedan seguir la ceremonia.
El portavoz de la oficina de prensa del Vaticano, Federico Lombardi, explicó que la Plaza de San Pedro y la Vía de la Conciliazione, la avenida que une Roma con la Ciudad del Vaticano, puede contener hasta 250 mil personas por lo que el resto tendrá que asistir en los aledaños a la canonización.
La misa estará oficiada por el papa Francisco y concelebrarán entre 130 y 150 cardenales llegados de todo el mundo para esta ocasión, así como mil obispos y 870 sacerdotes se encargarán de dar la comunión.
Los más cercanos al papa serán el cardenal vicario de Roma, Agostino Vallini, el cardenal polaco, histórico secretario de Juan Pablo II, Stanislao Dziwisz, y el obispo de Bergamo, Francesco Beschi, procedente de la ciudad natal de Juan XXIII.
Así será la ceremonia
La ceremonia comenzará, según se lee en el misal que el Vaticano ha distribuido, con el rezo de la Coronilla de la Misericordia a las 09:00 hora italiana (07:00 GMT), ya que este domingo se celebra la Divina misericordia, fiesta de la Iglesia católica que proclamó el papa Juan Pablo II.
Al coro de la Capilla Sixtina, presente en todas las celebraciones, en esta ocasión se le unirá la Filarmónica de Cracovia y el Coro de la diócesis de Bergamo, añade Efe.
La parte más importante de la ceremonia será el rito de la canonización, cuando el prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato, presentará a Francisco "las tres peticiones" de canonización para ambos papas, primero con "gran fuerza", después con "mayor fuerza" y, por último, con "grandísima fuerza".
A continuación, el papa pronunciará la fórmula: "En honor de la Santísima Trinidad, por la exaltación de la fe católica y el incremento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo y de los santos apóstoles Pedro y Pablo, después de haber reflexionado largamente e invocado la ayuda divina y escuchando el parecer de muchos de nuestros hermanos obispos, declaramos santos a Juan XXIII y a Juan Pablo II".
Francisco pedirá que los papas sean inscritos en el libro de los Santos.
Posteriormente, se llevarán hasta el altar los relicarios que contienen las reliquias de los santos.
En el caso de Juan Pablo II será una ampolla con su sangre y que llevará la mujer costarricense, Floribeth Mora, cuya sanación ha servido como segundo milagro para la canonización del papa polaco.
La reliquia de Juan XXIII será un pedazo de piel desprendido durante la exhumación, y que portarán familiares del santo, entre ellos, su sobrino.
El Vaticano anunció además que el papa Francisco saludará a todas las delegaciones tras la ceremonia.
Posteriormente, la basílica vaticana permanecerá abierta hasta las diez de la noche (20:00 GMT) para que los fieles visiten las tumbas de los dos papas santos.
Pero será en general una celebración sobria y solemne sin grandes fastos, ya que el único acto que ha sido programado es la "Noche de oración" que se celebrará el sàbado en once iglesias de Roma, donde los fieles están invitados a rezar y confesarse.

SIGUIENTE:

Dos serán Santos – Juan XXII y Juan Pablo II- y dos asistirán a la ceremonia: Benedicto XVI y Francisco.

Los dos futuros santos
Estos actos, indica Efe en otro parte informativo, son el punto final de un reglado proceso de canonización.
A Juan Pablo II los fieles ya le habían ascendido a los altares tras el "santo subito" (santo ya) que resonó tras su muerte en la Plaza de San Pedro en 2005; en el caso de Juan XXIII su causa de canonización se había ido quedando atascada en la llamada "fabrica de los santos" hasta la llegada del papa Francisco.
Los dos futuros santos están tan próximos en el tiempo que sus causas se entrelazan, hasta el punto de que el segundo, el polaco Karol Wojtyla, fue el encargado de decretar las "virtudes heroicas" y la beatificación de Angelo Roncalli.
No obstante, ambos pontífices han atravesado un complejo proceso de canonización, requisito imprescindible para ser santo católico.
La primera etapa de este proceso es ser reconocido Siervo del Señor y, para ello, los postuladores de la causa presentan a la Santa Sede un informe que, tras su examen, tiene que emitir el decreto "Nihil Obstat".
Un proceso complicado
Con este decreto se inicia oficialmente el proceso, al no darse ningún impedimento para que dé comienzo, y se nombra al protagonista "Siervo del Señor".
La Santa Sede comenzó a estudiar el caso de ambos pontífices con celeridad.
El proceso del papa Bueno, como se conocía a Juan XXIII, comenzó en 1965, dos años después de su muerte, mientras que el del polaco fue el mismo año de su fallecimiento, en 2005, por deseo expreso de su sucesor, Benedicto XVI, quien eliminó el requisito canónico de esperar cinco años tras la muerte para comenzar la causa.
La siguiente etapa consistía en recibir el reconocimiento de sus "virtudes heroicas", un título que les convertiría en Venerables Siervos del Señor.
Para que esto suceda, una comisión jurídica vaticana se reúne para estudiar la ortodoxia de los textos que publicaron en vida y para atender a diversos testimonios de personas que han presenciado sus vidas.
Acto seguido, el relator del proceso, nombrado por la Congregación para la Causa de los Santos, elabora un documento denominado "Positio".
Se trata de un compendio de los relatos y de los estudios llevados a cabo por la comisión y que, una vez aprobado por el pontífice, concede a las diferentes causas el título de Venerable, el segundo paso hacia la santidad.
©Univision.com
Commentarios