El Papa llamó a una argentina casada con un divorciado y la autorizó a comulgar

AFP | Apr 23, 2014 | 12:51 PM
El Papa Francisco autorizó a comulgar a una argentina, casada hace 19 años con un hombre divorciado,  la mujer que recibió una llamada telefónica del Sumo Pontífice desde el Vaticano en respuesta a un correo electrónico que ella le envió el año pasado.
“A mí me dijeron que no podía comulgar y yo lo cumplí”
"En septiembre del año pasado le escribí un mail al Papa, porque es argentino y uno se toma estas confianzas de creer que te va a contestar y me respondió anteayer (lunes)", contó Jacqueline Lisbona, de 47 años, en declaraciones a radio Del Plata.
El Papa llamó a la mujer a su casa para decirle "que podía volver (a la Iglesia). Eso haré en algún momento. Me dijo que estaban tratando este tema" en el Vaticano, agregó.

El Papa también lavó y besó los pies a 12 personas enfermas con motivo del Jueves Santo.

Lisbona vive en la ciudad de San Lorenzo, 300 km al norte de Buenos Aires, y dejó de ir a la Iglesia por sentirse "una católica de segunda", según le contó al Papa en el correo.
Casada por civil con Julio, un hombre divorciado que en su primer enlace había contraído matrimonio por civil y por la Iglesia, Lisbona relató que hace una década que no podía tomar la comunión.
"Me dijeron que no podía comulgar"
"A mí me dijeron que no podía comulgar y yo lo cumplí. Ese cura lo supo (que estaba casada con un divorciado) porque me fui a confesar, si no, no se hubiera enterado y no habría pasado nada", advirtió.
"A lo mejor muchas personas comulgan sin confesarse porque no sienten que vivan en pecado", indicó la mujer. "La verdad es que estas cosas son del siglo más que pasado", agregó al sostener que ese mensaje del párroco la había alejado totalmente de la Iglesia.
De familia católica, como el 75% de los argentinos, Lisbona recordó que de niña iba a misa todos los domingos pero luego se fue alejando y después de aquel episodio "estaba más enojada y directamente no iba más".
"Sé que es increíble, volveré a la Iglesia, pero me quiero tranquilizar y lo quiero hacer con mucha fe. El Papa sólo me pidió que no vaya a la iglesia de mi barrio", agregó.
Dijo que no atinó "a preguntarle nada" a Francisco sobre el alcance de la autorización a comulgar: "A lo mejor fui egoísta, pero yo hablaba con él por mí".
La conversación se cerró con una bendición familiar y luego "lloramos todos, por la emoción y la alegría, fue un llanto colectivo", reveló Lisbona.
El Papa suele involucrarse con lo que ocurre en su natal Argentina, como a principios de abril cuando dijo en un mensaje que "sentía las patadas en el alma", al ver en los medios el linchamiento de un supuesto delincuente por parte de vecinos en la ciudad de Rosario.
"Me dolía todo, me dolía el cuerpo del pibe, me dolía el corazón de los que pateaban. Pensé que a ese chico lo hicimos nosotros, creció entre nosotros, se educó entre nosotros. ¿Qué cosa falló?", dijo.
©AFP
Commentarios