¿Qué pensaba el Gabo de la educación?

Univision.com | Apr 21, 2014 | 9:03 PM

por Ernesto Reitich

En 1994, el gobierno de César Gaviria, convocó, en Colombia, a una Misión llamada, de los diez sabios, con el fin de tratar de corregir la educación colombiana.
Creemos que las condiciones están dadas como nunca para el cambio social
El Gabo escribió para ese momento el texto “Por un país al alcance de los niños”, del cual les presentaré algunos extractos que muestran la clarividencia y vigencia de ideas escritas hace dos décadas por el genio de Aracataca.
El texto, “Por un país al alcance de los niños”, trata principalmente de las razones por las que la educación en América Latina no ha producido los resultados esperados. El Gabo indaga con su narrativa magistral, llena de imágenes, en los elementos que integran nuestra identidad, presentando un recuento histórico de nuestras fortalezas y defectos.
"Era un mundo más descubierto de lo que se creyó entonces. Los Incas, con diez millones de habitantes, tenían un estado legendario bien constituido, con ciudades monumentales en las cumbres andinas para tocar al dios solar. Tenían sistemas magistrales de cuenta y razón, y archivos de memorias de uso popular, que sorprendieron a los matemáticos de Europa, y un círculo laborioso de las artes públicas, cuya obra magna fue el jardín del palacio imperial, con árboles y animales de oro y plata en tamaño natural. Los Aztecas y los Mayas habían plasmado su conciencia histórica en pirámides sagradas entre volcanes ecezantes, y tenían emperadores clarividentes y artesanos sabios que desconocían el uso industrial de la rueda, pero la utilizaban en los juguetes de los niños."
  "Tenían sistemas antiguos de ciencias y educación, y una rica cosmología vinculada a sus obras de orfebres geniales y alfareros inspirados. Su madurez creativa se había propuesto incorporar el arte a la vida cotidiana - que tal vez sea el destino superior de las artes - y lo consiguieron con aciertos memorables, tanto en los utensilios domésticos como en el modo de ser. El oro y las piedras preciosas no tenían para ellos un valor de cambio sino un poder cosmológico y artístico, pero los españoles los vieron con los ojos de Occidente: oro y piedras preciosas de sobra para dejar sin oficio a los alquimistas y empedrar los caminos del cielo con doblones de a cuatro. Esa fue la razón y la fuerza de la Conquista y la Colonia, y el origen real de lo que somos."
García Márquez ve la época de la independencia, la cual marca gran parte de lo que somos hoy en día, como una continuación de la violencia, violencia ancestral en donde incluso Bolívar y Santander ordenaron incontables fusilamientos. La violencia nunca paró desde la conquista y se ha seguido acrecentando a nivel regional y mundial.
Esa violencia congénita ha creado una dualidad.
"Aunque somos precursores de las ciencias en América, seguimos viendo a los científicos en su estado medieval de brujos herméticos, cuando ya quedan muy pocas cosas en la vida diaria que no sean un milagro de la ciencia. En cada uno de nosotros cohabitan, de la manera más arbitraria, la justicia y la impunidad; somos fanáticos del legalismo, pero llevamos bien despierto en el alma un leguleyo de mano maestra para burlar las leyes sin violarlas, o para violarlas sin castigo."
Es como si la educación de todos los años posteriores no haya existido y siguiera la “sociedad excluyente, formalista y ensimismada de la colonia”.
La realidad es que en los Estados Unidos y toda latinoamérica seguimos estando muy lejos de vivir en una sociedad que piense en un “país al alcance de  los niños para que lo transformen y engrandezcan”.
La educación en latinoamérica y Estados Unidos ha sido altamente superada por los Asiaticos, Hindúes y algunos países europeos. Estamos tan retrasados con respecto al nivel de estos países, que el mismo Obama y esta administración se han comprometido en enfrentar y atacar este problema. Por medio de nuevas iniciativas como los "Common Core" (Nuevos Estándares Educativos) y el enfoque en la educación temprana, "Too Small to Fail", (Pequeños y Valiosos) Estados Unidos está buscando recobrar su nivel como una potencia generadora de profesionales preparados para el futuro.
El Gabo lo dijo hace 20 años y sus palabras están más vigentes que nunca, busquemos la respuesta no sólo del gobierno sino de la sociedad y desde el mismo nucleo familiar.
"...nuestra educacion conformista y represiva parece concebida para que los niños se adapten por la fuerza a un país que no fue pensado para ellos. en lugar de poner el país al alcance de ellos para que lo transformen y engrandezcan. Semejante despropósito restringe la creatividad y la intuición congénitas. y contraría la imaginación. la clarividencia precoz y la sabiduría del corazón, hasta que los niños olviden lo que sin duda saben de nacimiento: que la realidad no termina donde dicen los textos, que su concepción del mundo es más acorde con la naturaleza que la de los adultos, y que la vida sería más larga y feliz si cada quien pudiera trabajar en lo que le gusta, y sólo en eso."
El compromiso con nuestro futuro depende de nosotros y de cómo eduquemos a nuestros pequeños, escuchemos, leamos e investiguemos sobre estos grandes pensadores del siglo XX, de quienes, me atrevo a decir, eran mucho más profundos y poco alienados que hoy en día.
Antes de Facebook, Twitter o Wikipedia estaban nuestros pensadores, escritores, periodistas y ensayistas. Los invito a dar una mirada a la obra de nuestros escritores latinoamericanos y se sorprenderán de su vigencia.
"Creemos que las condiciones están dadas como nunca para el cambio social, y que la educación será su órgano maestro. Una educación desde la cuna hasta la tumba, inconforme y reflexiva, que nos inspire un nuevo modo de pensar y nos incite a descubrir quiénes somos en una sociedad que se quiera más a sí misma. Que aproveche al máximo nuestra creatividad inagotable y conciba una ética - y tal vez una estética - para nuestro afán desaforado y legítimo de superación personal. Que integre las ciencias y las artes a la canasta familiar, de acuerdo con los designios de un gran poeta de nuestro tiempo que pidió no seguir amándolas por separado como a dos hermanas enemigas. Que canalice hacia la vida la inmensa energía creadora que durante siglos hemos despilfarrado en la depredación y la violencia, y nos abra al fin la segunda oportunidad sobre la tierra que no tuvo la estirpe desgraciada del coronel Aureliano Buendía. Por el país próspero y justo que soñamos: al alcance de los niños."
¡Muchas gracias Gabo! Feliz viaje, extrañaremos tu presencia, pero tus letras siempre estarán con nosotros.
©Univision.com
Comentarios

Presentado por

Encuéntranos en