MediCal en California: la espera que desespera

Univision.com | Apr 15, 2014 | 5:34 PM

Por Anna Gorman, Kaiser Health News

Durante la mayor parte de la vida de Teresa Martínez, la compra de un seguro de salud ha estado fuera de su alcance. Ella trabaja en una peluquería de Koreatown donde gana alrededor de $ 10 por corte, un salario insuficiente para pagar por una cobertura privada.
“El estado tiene 45 días para procesar solicitudes de MediCal, pero a menudo toma más tiempo”
Con una larga lista de dolencias que incluyen mareos, visión borrosa y dolor en las piernas, ella aplicó entusiasmada el año pasado en un programa del condado que le cubriría estos gastos de forma gratuita hasta que se implementara el Obamacare.
"Pensé que por fin podría ir al médico y obtener lo que necesito", dijo Martínez, de 62 años, quien vive en el Este de Los Ángeles. "Estaba tan emocionada. Pero eso duró poco".
Sin ninguna explicación, Teresa recibió una carta de rechazo de parte de  Healthy Way Los Angeles, un programa de cobertura temporal para las personas de bajos ingresos. Más tarde solicitó Medicaid -conocido como MediCal en California – un plan estatal que fue ampliado en virtud de la Ley de Salud a Bajo Costo para incluir a personas que, como Martínez, no tuvieran hijos dependientes.
Sin embargo, un trabajador de la clínica de salud le dijo que podría esperar meses por su aprobación – y probablemente tendría que aplazar sus citas hasta que le llegara la tarjeta oficial.
Cerca de 2 millones de californianos han recibido cobertura médica con la expansión del programa de MediCal para personas de bajos ingresos y discapacitados, incluyendo aquellos que se transfirieron de programas temporales como Healthy Way LA. Pero cerca de 800,000 solicitudes más se encuentran pendientes de personas que, presumiblemente, podrían ser elegibles para el programa.
Mientras que los hospitales están obligados a aceptar los casos de urgencias, médicos privados, clínicas de salud, farmacias y especialistas, pueden tratar a discreción aquellos pacientes con necesidades de salud que no son urgentes, mientras esperan ser aceptados en el programa.
"Si ellos no tienen la determinación final de su elegibilidad, lo más probable es que no puedan recibir atención de salud", dijo Catherine Teare, oficial superior de programas de la Fundación California HealthCare. Esto puede resultar frustrante para las personas que, al igual que Martínez, durante mucho tiempo han postergado sus tratamientos por falta de cobertura.
El estado tiene 45 días para procesar las solicitudes de MediCal, pero a menudo toma más tiempo y el período de espera varía -a veces ampliamente- por cada condado. MediCal pagará a los proveedores de forma retroactiva por la atención prestada a los candidatos elegibles durante el período de espera.
El gran volumen de aplicaciones está demorando el proceso, dijo Norman Williams, portavoz del Departamento de Servicios de Salud de California. Adicional a los retrasos también cuentan los nuevos requisitos en la verificación de los ingresos, y el número de las solicitudes incompletas o duplicadas.
"Es sólo un gran número que tiene una gran cantidad de piezas móviles", dijo. "Estamos trabajando muy rápida y diligentemente para ofrecerles cobertura a estas personas".
Las demoras en la confirmación de la elegibilidad no son exclusivas de California. "En casi todos los estados, hay retrasos", dijo Matt Salo, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Directores de Medicaid.
El número de solicitantes de Medicaid que se encuentran en el limbo no está claro todavía, dijo Judith Solomon, vicepresidente de políticas de salud en el Centro de Presupuesto y Prioridades Políticas.
Solomon atribuyó gran parte del problema a  las deficiencias tecnológicas. Muchas de las personas sin seguro están buscando cobertura a través de los sitios web del mercado de seguros subvencionados. Pero, cuando se consideran elegibles para cobertura gratis bajo Medicaid, su información no siempre se transmite apropiadamente. El sistema todavía está "poniéndose al día” dijo Solomon.
Viviendo el "Día a Día"
Al Hair Fashions de Chela, en el barrio coreano, los clientes llegan del vecindario y desde el otro lado de la ciudad. Amistosa y optimista, Teresa conversa con ellos, llamándolos cariñosamente, "mi hija, mi hijo".
Después de darle al propietario una comisión, Martínez gana apenas lo suficiente para pagar sus cuentas -alrededor de $ 10,000 al año-. Ella se apoya en su novio para pagar el alquiler de su apartamento. "Yo vivo el día a día", enfatizó.
Originaria de México, Martínez huyó de un marido abusivo cuando tenía 17 años y cruzó la frontera con una identificación falsa. Luego se convirtió en ciudadana de los EE.UU. bajo la ley de amnistía de 1986 y aprendió inglés mientras trabaja como niñera, camarera, recepcionista y, finalmente, como estilista de cabello. Tuvo seguro de salud en una ocasión mientras trabajó para un banco.
Según Martínez, durante su juventud la última cosa en su mente era ir al médico. Fueron años sin una mamografía o un examen físico y no puede recordar la última vez que vio a un dentista. Cuando ella estaba en dolor, aplicaba mentol o remedios caseros a base de hierbas.
"Siempre me he diagnosticado y auto-medicado por mí misma", dijo. "Yo rezo por todo, especialmente por mi buena salud".
Pero Martínez señala que ahora que se está haciendo mayor, necesita ver a un doctor. Una caída le causó la torcedura de un tobillo y dolor en la cadera. Ella teme que podría padecer diabetes, un médico en México una vez le dijo que se encontraba en el límite.
En diciembre visitó una clínica comunitaria en Hollywood dirigida por los Centros de Salud QueensCare para conseguir un examen físico. A sugerencia de un empleado del centro, solicitó el programa de cobertura gratis del condado. Después de ayudarla a completar la aplicación, un asesor le dijo que probablemente calificaría. Martínez se sintió muy esperanzada. “¡Qué diferencia puede hacer un día!", subrayó.
Unas horas más tarde, en una amplia sala, se presentó la enfermera Wendy Davidson. "¿Qué le preocupa acerca de su salud?", le preguntó mientras le practicaba un breve examen.
Martínez le dijo que no había visto a un médico en por lo menos 10 años. Tenía la boca seca y la visión de su ojo derecho era borrosa. Había hinchazón en su rodilla y se le presentaban frecuentes dolores de cabeza.
-"¿Tiene alguna enfermedad crónica? ", le inquirió Davidson.
-"No que yo sepa", respondió ella.
Davidson le ordenó un análisis de sangre y le animó a hacer una cita de seguimiento.
Volviendo a los remedios caseros
Cerca de un mes después, Martínez regresó por los resultados de laboratorio. Su nivel de azúcar era un poco alto.
-"Queremos asegurarnos de que usted no tiene diabetes ", le dijo Davidson. "Con el peso extra y el alto nivel de azúcar en la sangre, usted está en riesgo".
La enfermera la instó a hacer ejercicios y a vigilar lo que comía. “Vamos a ver si la sequedad de boca y la sensación de mareo mejoran con un poco de ejercicio", le indicó. "Puedo ver que estás motivada".
Martínez se fue con las citas de seguimiento, incluso para una mamografía y un examen de la vista. Pero entonces, en febrero, recibió la carta de rechazo de Healthy Way Los Angeles y el trabajador social le orientó que cancelara las citas hasta que recibiera el MediCal.
QueensCare continúa recibiendo pacientes que desde hace tiempo se encuentran a la espera de su aprobación, pero está pidiendo a los nuevos pacientes volver cuando tengan una tarjeta oficial, dijo la portavoz de esta institución, Bianca Rodas.
Martínez se siente frustrada porque todavía no tiene seguro de salud luego de cuatro meses de su primera aplicación. Ella teme también que sus niveles de azúcar en la sangre estén empeorando.
"Estoy muy preocupado", dijo. Por ahora, " me voy a volver a mis cosas a base de hierbas como siempre he hecho".
Kaiser Health News es un programa editorial independiente perteneciente a la Henry J. Kaiser Family Foundation.
©Univision.com
Comentarios