Las deportaciones pusieron a Barack Obama contra la espada y la pared

Univision.com | Apr 08, 2014 | 3:52 PM

Activistas, analistas y políticos insisten en freno a las deportaciones y a los republicanos que aprueben la reforma.

Por Jorge Cancino
“Fue un error de cálculo o estratégico, el pensar que con eso los republicanos le apoyarían.”
El editorial del diario The New York Times publicado el domingo 6 de abril, que fustigó la política de deportaciones del presidente Barack Obama, sacudió los cimientos de la Administración y le dio alas a los activistas por la reforma migratoria para no quitar el dedo del renglón. Y algunos expertos sostienen que la postura mostró los fallos en la estrategia del mandatario para arreglar el problema de los 11 millones de indocumentados.
En el curso de 2014 el tema de las deportaciones se ha convertido en el Talón de Aquiles para el gobierno, y también para los republicanos, quienes tienen frenado el debate de la reforma migratoria en la Cámara de Representantes.
La tercera semana de marzo la oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE, por sus siglas en inglés) confirmó a UnivisionNoticias.com que en lo que iba del año fiscal 2014 (del 1 de octubre de 2013 y el 8 de marzo había deportado a 129,361 inmigrantes indocumentados.
La cifra, sumada a los 389,834 deportados en el año fiscal 2009, los 392,862 en el 2010, los 396,906 en el 2011, los 409,849 en el 2012 y los 368,644 en el 2013, da un total de 2.087,456 deportados.
The New York Times escribió el lunes que si Obama realmente quiere un nuevo sistema de inmigración, "tendrá que hacer algo al respecto, pronto y en solitario" para detener las deportaciones mientras el Congreso debate la reforma migratoria.
La Casa Blanca no tardó en responder al editorial y dijo que "la solución mejor y permanente" al problema de los indocumentados "es una opción legislativa que proporcione un programa de ciudadanía de base amplia" y que esa solución permanente "sólo la puede proporcionar el Congreso".
 

El 20 por ciento de las casi dos millones de personas deportadas en los últimos 5 años tiene récord delictivo.

Culpa de ambos
“La crisis de las deportaciones es producto tanto de la inacción republicana a nivel legislativo, como de la agresividad con que la Administración aplica las regulaciones priorizando y deportando a inmigrantes sin historial delictivo que no representan una amenaza a la seguridad de nuestras comunidades y de la nación”, dijo a UnivisionNoticias.com a Frank Sharry, director ejecutivo de America's Voice.
El activista apuntó que “la presión sobre los republicanos de la Cámara de Representantes es constante y nunca ha cesado. Son ellos los responsables de bloquear un proyecto de reforma migratoria con débiles excusas que darían risa si las consecuencias de su inacción no fueran tan serias para la comunidad inmigrante, sus familiares residentes y ciudadanos, y para el país en general”.
A juicio de Sharry, el presidente cameral, John Boehner (republicano de Ohio), “sigue ofreciendo lamentables pretextos para bloquear la reforma migratoria, y el más reciente es indicar que si el presidente Barack Obama utiliza su poder ejecutivo para ofrecer algún alivio migratorio, envenenará el proceso y el Congreso no podrá aprobar más leyes por desconfiar en que Obama las implemente adecuadamente”.
“Es una excusa totalmente ilógica porque su inacción es lo que eventualmente forzará al presidente Obama a echar mano de su poder ejecutivo para proveer alivio administrativo a los inmigrantes. La realidad es que el caucus republicano sigue dividido y el liderazgo prefiere seguir culpando a Obama mientras permite que su ala antiinmigrante defina su estrategia que consiste en inacción y parálisis”, dijo Sharry.
 

El New York Times criticó la política de inmigración del presidente Obama y pidió terminar las deportaciones.

Qué dicen los republicanos
Los republicanos respondieron que Obama “desaprovechó la excelente oportunidad” de cumplir con su promesa y aprobar una reforma migratoria en la primera parte de su primer mandato, 2009-2010, y que en vez de enfocarse en ello atendió la ley de la reforma de salud.
“Obama ha demostrado, cada vez que puede, que no teme usar la pluma para ejecutar órdenes ejecutivas y lo podría hacer para detener las deportaciones temporalmente”, dijo a Univision.com Helen Aguirre, analista republicana. “Sugiere que lo podría hacer”.
“El dilema que enfrenta es que podría alentar una nueva ola de inmigración ilegal que ni demócratas ni republicanos quieren”, agregó. “El tema sigue siendo cómo controlar las fronteras”.
Aguirre dijo además que “demasiadas veces nos enfocamos demasiado sobre el tema del estatus del indocumentado”, pero que el punto a discutir es “el tema del control de las fronteras, la necesidad de otorgar permisos de trabajo temporal y tarjetas de identificación legal tipo E-Verify para el uso de los empleadores. No vamos a lograr el control del proceso legal que hoy en día es un desastre”.
Para la analista, el camino para los republicanos “está a la vista y el exgobernador Jeb Bush la expuso brillantemente este fin de semana, cuando dijo que el indocumentado lo arriesga todo en un acto de amor familiar. Esa es la postura correcta y hace juego con la realidad”, dijo, pero no mencionó cómo se solucionará el problema y si la Cámara de Representantes debe reanudar el debate y aprobar una reforma migratoria como el plan que el Senado aprobó el 27 de junio del año pasado.
 

Los republicanos de un comité de la Cámara de Representantes rechazaron una propuesta para financiar una reforma.

El error de Obama
A poca distancia del debate político se aprecian mejor los escenarios. “Considero que la estrategia de Obama, para pasar una Ley de Inmigración, ha sido errada, dijo a UnivisionNoticias.com Roberto Izurieta, director del departamento de Política Latinoamericana de la Universidad George Washington. “Justifico que no lo pudo haber hecho el primer año de su mandato porque la crisis económica obligó a pasar la ley de estimulo económico. Y Obamacare era una prioridad aún más importante para la administración. Ambas razones son muy justificables”.
“Pero luego tomó una estrategia equivocada: continuar con las grandes deportaciones iniciadas en la administración Bush para demostrar a los republicanos que estaba comprometido con la seguridad de la frontera antes de pasar la posible ley de inmigración”, planteó. “Esto fue un error de cálculo o estratégico, el pensar que con eso los republicanos le apoyarían”.
Izurieta dijo que lamentablemente “no fue así”. Y que “Obama tomó más de tres años para darse cuenta que ese no era el camino”.
“Ahí está la frustración de la comunidad hispana. Tantas deportaciones, tanto sufrimiento, tanta separación de familias para no conseguir nada”, subrayó el director. “Los tiempos le quedaron cortos y vinieron los preparativos de las elecciones de este año, sobre todo las primaras republicanas que con el activismo de los Partidarios del Té, se vuelven muy competitivas y arriesgadas para los republicanos moderados, los únicos que podrían apoyar la reforma”.
El escenario inmediato, Izurieta dijo que “por ahora, en mi opinión, Obama pude hacer dos cosas: detener el numero de deportados (que hay señales que lo ha iniciado) y esperar al próximo año. Si pasa el próximo año, dependerá del resultado de la elección del primer martes de noviembre”, cuando los estadounidenses renueven la Cámara de Representantes y un tercio del Senado.
Basta de palabras
En California están totalmente de acuerdo con el editorial del diario The New York Times. “El Presidente Obama, a cinco años de asumir el poder ejecutivo, tiene que pasar de pronunciamientos agradables a acciones concretas, a favor de la reforma migratoria. No se la puede pasar todos sus dos mandatos nada más culpando a los republicanos mientras que continúa arrestando y deportando a millones de trabajadores indocumentados”, dijo Juan José Gutiérrez, presidente del Movimiento Latino USA de Los Angeles, California.
“Primero, puede parar en gran medida la ola de deportaciones que durante los últimos cinco años han devastado incontables familias. Lo puede, y lo debe hacer porque tiene dos elecciones donde nuestra comunidad le confió nuestro voto y, gracias a esto, asumió el poder”, agregó.
El activista dijo además que, viendo las cifras, “pareciera ser que fueron los sectores conservadores duros los que lo eligieron y no los sectores más políticamente flexibles del electorado norteamericano”.
De los responsables de la inacción en el legislativo con el tema de la reforma migratoria, Gutiérrez dijo que “nosotros continuaremos apuntando hacia el liderato republicano de la Cámara de Representantes como el obstáculo principal a lograr la reforma migratoria. Pero también señalaremos al Presidente mientras éste continúe apareciendo como que nos está tomando el pelo toda vez que nos dice que él está con nosotros mientras se siguen deportando números récords de indocumentados”.
“Esas prácticas constituyen una clara falta de respeto a nuestra comunidad. Y a los republicanos ya les cobraremos la factura en las elecciones de noviembre y en las próximas presidenciales”, advirtió.
Paren las deportaciones
La oficina del congresista Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois), dijo a UnivisionNoticias.com comentó que el editorial del diario The New York Times revela que las deportaciones sin precedentes continúan interrumpiendo las vidas de los inmigrantes y sus familias, y apuntó que dos tercios de los deportados, tal y como precisó el diario, se trató de personas que no tenían antecedentes penales.
Agregó que Gutiérrez y otros miembros del Caucus Hispano redactaron un documento con recomendaciones para que el Secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), Jeh Johnson, tenga en cuenta en el informe que le entregue el presidente para revisar la política de deportaciones.
El documento, agregó, se trata de un llamado a suspender las deportaciones de aquellos indocumentados que califican para una reforma migratoria como el proyecto aprobado por el Senado o el plan H.R. 15 que la Cámara entregó el 8 de octubre del año pasado y que se basa en el documento del Senado, que incluye un camino a la ciudadanía para indocumentados que están en Estados Unidos desde antes del 31 de diciembre de 2011 y carecen de antecedentes criminales.
Gutiérrez dijo que el plan de acción en estos momentos está en manos de los republicanos de la Cámara de Representantes y consiste en aprobar una reforma migratoria comprensiva.
©Univision.com
Commentarios