Inéditos comicios presidenciales en Costa Rica

Univision.com | Apr 06, 2014 | 11:52 AM

Solís compite a solas

Costa Rica comenzó el domingo a votar en segunda vuelta de las elecciones presidenciales, para elegir formalmente entre Luis Guillermo Solís, candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC) y el candidato del gobernante Partido Liberación Nacional (PLN), Johnny Araya. Sin embargo, Solís compite a solas.
“Solís se impuso la meta de alcanzar un millón de votos este domingo”
Solís —ganador de la votación en primera ronda del 2 de febrero, al obtener un 30.64 % de los votos y con una diferencia de 0.93 por ciento sobre Araya— se quedó sin rival en la contienda electoral desde el 5 de marzo, fecha en el candidato oficialista decidió renunciar a la campaña, informa The Associated Press.
Pese a que legalmente no puede renunciar y aún es elegible en esta votación, Araya alegó que desistía en la lucha porque los resultados de encuestas le presagiaban una derrota aplastante ante Solís, porque no contaba con dinero suficiente para financiar su proselitismo.
Con el rival fuera de la competencia, Solís se impuso la meta de alcanzar un millón de votos este domingo para legitimar su llegada a la presidencia, en sustitución de Laura Chinchilla a partir del próximo 8 de mayo.
La votación inició a las 06:00 horas (12:00 horas GMT) en los 6,515 centros de votación, con el reto impuesto por las autoridades electorales de lograr una alta participación en las urnas. El ganador gobernará durante el periodo 2014-2018.
Sin incidentes
El Tribunal Supremo de Elecciones ha anunciado que más de 88 mil personas estarán encargadas de vigilar este proceso, entre ellas 35,735 fiscales generales y 16,797 fiscales de junta receptora de votos acreditados por los partidos políticos, detalla la AP.
Para esta ocasión, los costarricenses también tuvieron la oportunidad de votar en el extranjero, para lo que se habilitaron 61 juntas de votación en 52 consulados de Costa Rica en 42 países del mundo.
Un total de 12,654 personas se registraron para participar de esta elección lejos de su tierra natal.
Las autoridades no reportaron irregularidades en la apertura de los colegios electorales.
El historiador que camina a la Presidencia
En otro parte informativo, Efe destaca que el historiador y candidato del centro izquierdista Partido Acción Ciudadana, Luis Guillermo Solís, camina hacia las puertas de la presidencia de Costa Rica.
Solís, un historiador de 53 años que ha dedicado 30 años de su vida a la enseñanza, inició su campaña diciendo que buscaba acabar con el "desgobierno" del PLN.
El candidato del PAC es profesor universitario de historia y ciencias políticas en la estatal Universidad de Costa Rica, cualidad que se vio reflejada en los debates durante la primera ronda electoral, donde habló con claridad y elocuencia.
Entre las principales propuestas de Gobierno del aspirante del PAC, sobresale el ordenamiento de los programas de asistencia social para eliminar la pobreza extrema que afecta a un seis por ciento de las familias del país.
También el fortalecimiento de instituciones públicas relacionadas a la infraestructura, la salud y la educación, así como estrategias para aprovechar los tratados comerciales que tiene vigentes el país y no firmar nuevos.
Solís ha dicho que para solucionar el déficit fiscal, que en 2013 cerró en el 5.4 % del producto interno bruto (PIB), fortalecerá la recaudación y la lucha contra la evasión en los primeros dos años de Gobierno y luego impulsará una reforma tributaria.
Solís vive en San José con su mujer, la española Mercedes Peñas, con quien tiene una hija, Inés. El candidato tiene otros cinco hijos: Mónica, Cristina, Beatriz, Diego e Ignacio.
Nunca se cansó de repetir que las personas no debían creer en las encuestas, las cuales nunca le concedieron previo a la primera vuelta del pasado 2 de febrero un mejor puesto que el cuarto y con menos del 15 % de apoyo.
No bajó los brazos y con una campaña austera se dedicó a pedirle al pueblo "su voto" con el lema "¡Con Costa Rica no se juega!".
El candidato que se retiró
Por su parte, el candidato del gobernante PLN, Johnny Araya, fue el encargado de darle un tinte distinto a la segunda ronda de las elecciones, al ser el primero en la historia en dejar su lucha por llegar a la Presidencia y, aún así, aspirar a ella.
Araya, de 55 años, que se mantiene como aspirante a la presidencia porque la Constitución Política de Costa Rica no permite renuncias para una segunda vuelta electoral, reconoció en su momento que las pocas posibilidades de triunfo lo hicieron tomar esa difícil decisión, indicó en otro reporte la agencia Efe.
Johnny Araya decidió entrar a jugar en la liga principal de la política al presentar su candidatura a la Presidencia de Costa Rica, tras 21 años de estar al frente de la Municipalidad de San José.
Procedente de una familia de políticos del PLN, ha cargado con el peso que significa pretender un inédito tercer mandato consecutivo para su agrupación, tras los gobiernos de Óscar Arias (2006-2010) y Laura Chinchilla (2010-2014), este último el más impopular de la historia reciente del país.
Araya es un ingeniero agrónomo que basó su campaña electoral, en la primera ronda, en su calidad de "constructor" de obras de infraestructura en la capital del país.
Algo que, al mismo tiempo, se convirtió en una crítica ya que tras dos décadas como alcalde, no pudo resolver problemas básicos de San José como la congestión de vehículos, los vendedores ambulantes o la basura en las calles.
El candidato, además, desarrolló en su momento proyectos como la creación de avenidas peatonales, festivales y muestras artísticas, el embellecimiento de parques, la distribución eléctrica subterránea y el fortalecimiento de la Policía Municipal.
Es sobrino del exmandatario de Costa Rica Luis Alberto Monge (1982-1986) y padre de dos hijas, María Gabriela y Gloriana, y de un hijo, Sergio, todos mayores de edad.
Como aspirante, prometió devolver al partido las "raíces socialdemócratas" de su fundación y resaltó los logros sociales y económicos alcanzados por los gobiernos de liberación.
Sin embargo, ha sido blanco de críticas porque representa a un partido "de los mismos de siempre" y en cuyos gobiernos se han registrado actos de corrupción de algunos funcionarios.
Entre sus principales promesas, se encuentra la erradicación de la pobreza extrema, que afecta a cerca del seis por ciento de la población del país.
©Univision.com
Commentarios