Grupos de derechos civiles piden detener el aislamiento de inmigrantes en huelga de hambre

Univision.com | Apr 04, 2014 | 1:11 PM

Indocumentados presos en Washington piden que paren las deportaciones y esperar sus juicios en libertad.

Dos organizaciones de derechos civiles presentaron ante una corte federal del estado de Washington una petición de intervención en contra de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), para que deje de tener en régimen de aislamiento a 20 inmigrantes que participan en una huelga de hambre.
“Estamos en comunicación permanente con los detenidos en el Centro.”
“Siete abogados de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y del Columbia Legal Services acudirán este viernes a una audiencia en la Corte de Tacoma. Ellos defienden a 20 internos del Centro de Detención del Noroeste. Quieren que la corte intervenga para que los internos salgan de aislamiento”, dijo a UnivisionNoticias.com Maru Mora, de Latino Advocacy.
La huelga de hambre inició el 7 de marzo cuando alrededor de 750 internos de una población de 1,200 dejaron de ingerir alimentos para demandar que paren las deportaciones. También piden mejores condiciones de vida en el centro.
El pedido de intervención presentado por ACLU y el Columbia Legal Service tiene como objetivo que la corte emita una orden de restricción contra ICE. Los abogados argumentan que las huelgas de hambre constituyen una protesta pacífica protegida por la Primera Enmienda de la Constitución.
“El uso de represalias y castigos contra los detenidos que realizan protestas pacíficas es un intento ilegal de acallar los derechos de libre expresión”, dijo Sarah Dunne, directora legal de ACLU en Washington. “Igual que otros presos civiles, su libertad de expresión están protegida por la Carta de Derechos Constitucionales”, agregó.
Leer: Segunda huelga nde hambre en un centro de ICE.

Habló para Univision la esposa de uno de los huelguistas que continúa sin ingerir alimentos desde hace una semana.

En el banquillo
Mora dijo que los internos comenzaron a ser llevados a las celdas de aislamiento el sábado y que de inmediato se comunicaron, junto con familiares de los detenidos, con abogados de ACLU quienes monitorean la situación.
“Estamos en comunicación permanente con los detenidos en el Centro, por teléfono y a través de familiares. Ellos contaron que fueron engañados, separados de la huelga con argucias y llevados a un salón donde los esperaban agentes vestidos de negro quienes los encadenaron de pies y manos y les formularon cargos por incitar a una demostración de grupo”, contó Mora.
“Los castigaron con 20 días en aislamiento. Están encerrados 23 horas diarias y los horarios de visitas se redujeron a 15 minutos y sólo les permiten bañarse tres veces a la semana. Entre los 20 hay inmigrantes con fecha de deportación y uno de ellos, Elías Páez Vásquez, será deportado este sábado a México y su familia no puede estar junto a él. Ellos viven en California”, agregó.
Los principales demandantes en el pleito son Andrés Ramírez Martínez, Manuel Uriostegui y Ericson Gonzales pero el alivio se solicita en nombre de todos los que se celebran en solitario por participar en la libertad de expresión protegida, incluyendo la participación en una huelga de hambre, reportó la agencia Efe.
Otros huelguistas puestos en aislamiento fueron identificados como Jesús Gaspar Navarro, Ramón Mendoza.
Mora dijo que Jesús Cipriano Díaz “nos llamó el sábado para decirnos que iba a ser colocado en aislamiento” y que no tendría acceso a n teléfono para seguir informando sobre la huelga. “No tienen periódicos, revistas ni televisión. Están en el hoyo donde no tiene nada”.

Piden a Obama pare las deportaciones y que el servicio de inmigración los libere mientras resuelvan sus casos.

No se rinden
El Centro de Detención del Noroeste se divide en tres secciones de la A a la C y cada una de ellas en cuatro subsecciones. Mora dijo que de acuerdo con los datos recopilados por Latino Advocacy la huelga impacta en toda la prisión.
Dijo además que el bajo perfil del movimiento después de la segunda semana “se activó con la misma fuerza del 7 de marzo”, de acuerdo con datos que les fueron proporcionados por los internos Jesus Cipriano Diaz y Ramón Mendoza, dos de los líderes del movimiento que permanecen aislados pero que reciben visitas de familiares. “Cuando los van a visitar están encadenados de pies y manos y atados de la cintura”, dijo la activista.
La huelga de Centro de Detención del Noroeste en Tacoma pide un alto a las deportaciones, que sean puestos en libertad y que mejoren las condiciones de vida en las cárceles.
La tercera semana de marzo el congresista demócrata Adam Smith (Washington), visitó el Centro y habló con algunos de los detenidos que realizan la huelga de hambre, según un reporte del diario The News Tribune.
"Creo que hay preocupaciones legítimas sobre las condiciones en las instalaciones", declaró Smith al término del encuentro con algunos inmigrantes presos y que participan en el movimiento.
Dijo además que “ellos plantearon algunas cuestiones legítimas. Mi mayor preocupación es que no existen normas legislativas para garantizar las condiciones que deberían darse” en los centros de detención de inmigrantes de ICE.

En Tacoma, Washington, varios detenidos en un centro de retención de inmigración siguen en huelga por los malos tratos.

Mesa redonda
Un día después de la visita de Smith, ICE organizó una mesa redonda donde estuvieron presentes activistas y funcionarios de la agencia y del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), donde se presentaron las denuncias de los internos.
“Esta reunión ocurrió por presión nuestra. Y en vez de llamarle negociaciones, ellos (el gobierno federal) le denominó mesa redonda y trajeron su propia agenda”, dijo Mora.
Agregó que “se expusieron las exigencias de la huelga de hambre, incluyendo la mejora de las condiciones en el centro de detención, mayor acceso a fianzas para obtener la libertad, y el fin de las deportaciones”.
También se habló de teléfonos para que los internos puedan comunicarse con el exterior del recinto y los precios del economato.
En una carta de ocho páginas y firmada por 24 inmigrantes, explica que la huelga de hambre se trata de una “lucha noble” y que la llevan a cabo “aunque no nos toque el beneficio”.
El grupo, autodenominado “huéspedes involuntarios del Northwest Detention Center (NWDC) de Tacoma” asegura que lucha “por el cese de las deportaciones injustas e inmorales a que estamos sujetos”.
Los manifestantes dicen que la protesta se trata de un “acto de desobediencia y resistencia civil pacífica” y le piden al presidente Obama que “utilice su facultad presidencial y ordene el alto total de las injustas deportaciones que separan familias, destruyen hogares y traen incertidumbre, inseguridad e infeliz futuro de nuestros hijos, nuestros seres queridos”.También piden que no sean tratados como “delincuentes de lo peor” y señalan que han sido privados de sus libertades “en nombre de leyes que no tienen sustento moral” porque fueron creadas “en momentos de terror y confusión”.
“Somos gente honrada, trabajadora y pacífica que, si bien se han cometido faltas menores o administrativas, lejos están de que merezcamos el calificativo de delincuentes”.
La permanencia indocumentada en Estados Unidos es una falta de carácter civil no criminal, advierten abogados consultados por UnivisionNoticias.com.
Otras denuncias
Los internos también denuncian:
   - Se nos da el trato de presos aunque en su reglamento señalan que no lo somos.
   - En horas de visitas no podemos acariciar ni estrechar a nuestros hijos, nuestros padres, nuestros cónyuges o nuestros hermanos.
   - Nos consideran un mero número para sus negocios. Nos han marcado el signo de dólar en la frente. Las ganancias que obtienen resaltan por doquier.
   - Las raciones de comida llegan en cantidades pequeñas.
   - El servicio telefónico es demasiado caro, 10 veces más de lo que cuesta fuera del centro. Además es deficiente.
   - Escasa comunicación con familiares y abogados.
   - Altos precios en el comisariato para abastecerse de productos básicos.
El movimiento resolvió llevar a cabo las siguientes acciones a partir del 6 de marzo:
   - No comprar productor en el centro.
   - No consumir alimentos proporcionados por el comedor del NWDC.
   - No acudir a los trabajos voluntarios, reduciéndolos al mínimo en áreas de higiene y pimpieza. Difundir el movimiento en las horas de visitas por diversos medios.
   - Realizar jornadas de oración.
“Nosotros no somos enemigos de la tierra que da cobijo a nuestros hijos. Al igual que los grandes fundadores de esta nación, hoy junto con sus motivos estamos para progresar y hacer más grande a este país”, precisaron.
©Univision.com
Commentarios