Una de las inmigrantes del movimiento #BringThemHome teme perder su embarazo

Univision.com | Apr 09, 2014 | 3:55 PM

Llegó al puesto fronterizo de Otay junto a otros 130 inmigrantes que pidieron asilo para reencontrarse con sus familias.

Con cinco meses de embarazo y un futuro incierto en Estados Unidos, Sugey Carrazco teme por la vida de su bebé mientras aguarda el fallo de las autoridades de inmigración sobre una petición de asilo.
“De los 130 inmigrantes que se presentaron en la frontera de Otay, dos están libres.”
Carrazco se presentó en el puesto fronterizo de Otay, en San Diego, junto con otro grupo de integrantes de #BringThemHome (Traiganlos de regreso a casa) integrado por dreamers, familiares de dreamers y amigos que buscan volver para reunirse con sus familias.
La mayoría de los inmigrantes que participan en el movimiento habían sido deportados por la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE). Otros, como Carrazco, se marcharon voluntariamente pero al salir les cayó encima la Ley del Castigo, que sanciona con tres años fuera a los indocumentados que han permanecido más de 180 días sin papeles en el país y 10 años si la permanencia indocumentada sobrepasa un año.
La Opinión reportó que Carrazco vivió más de 16 años en Oregon antes de irse en 2010.
Según Noemí Pérez, una muy cercana amiga de niñez que se hace llamar su ‘hermana’ y que es madrina de los dos hijos de Carrazco, la joven de 27 años está en una situación muy delicada, dijo el diario.
Un memorándum de junio de 2010 firmado por el entonces director de ICE, John Morton, estableció que “fuera de circunstancias extraordinarias y los requerimientos de detención mandatoria… no se deben gastar recursos de detención en extranjeros que sufren de enfermedades serias…, o embarazadas”.

Elvira y Saúl Arellano hablan en Punto y Seguido sobre su próxima lucha y le hacen un pedido a Obama.

A pesar de la directriz, la inmigrante sigue detenida y, según activistas y familiares, sufriendo por tratos poco adecuados para su estado.
“No está bien, hablé con ella esta tarde (jueves) y ha estado teniendo contracciones y dolores de espalda. Ha perdido 7 libras en dos semanas. Le han dicho que para ver a un especialista estando detenida tendrá que esperar 47 días y no le dan suficiente comida, a pesar de que en la enfermería le dieron una nota para que le dieran un poco más de alimentos”, dijo Pérez en entrevista telefónica con La Opinión desde Klanath Falls, Oregon, donde ambas crecieron.
La defensa de Carrazco denunció problemas para asesorarla y complicaciones en la petición de asilo.
“Nos han dicho que el juez Clemente no acepta la participación telefónica de abogados (Bennion está en la costa oeste) aunque hasta ahora eso no ha sido problema con otros jueces de inmigración de San Diego o Texas, donde he representado a otros detenidos”, dijo David Bennion, abogado de la inmigrante embarazada. “Tampoco permite que los abogados hablen o presenten documentos”.

Un segundo grupo de ‘dreamers’ en acción coordinada cruzará la frontera Tijuana-San Diego para pedir asilo

De los 130 inmigrantes que se presentaron en la frontera de Otay, dos están libres con una visa humanitaria, Elvira Arellano y Mónica Mejía. Un tercero, Dolores Lara, fue deportado a México a las pocas horas de pedir asilo. El resto permanece detenido en centros de ICE en California, Nuevo México y Pensilvania, dijo a UnivisionNoticias.com Dulce Guerrero, del National Immigrant Youth Aliance (NIYA), grupo que organizó el movimiento de protesta.
#BringThemHome lanzó la ofensiva 2014 el pasado 10 de marzo, cuando un primer grupo de 35 dreamers y niños llegaron al puesto fronterizo y solicitó asilo político y visas humanitarias para regresar al país y reunificarse con sus familias.
En junio y septiembre del año pasado el movimiento llevó a cabo dos manifestaciones similares, una en Arizona y otra en Texas, con el mismo propósito.
En el primer cruce se presentaron nueve soñadores y en el segundo 34. La mayoría fueron liberados luego que el gobierno aceptó revisar sus peticiones de asilo.
Los dreamers y familiares que han participado en el movimiento #BringThemHome y han sido liberados, “permanecen en libertad condicional en espera de presentarse ante un juez de inmigración para resolver sus casos", dijo el abogado Ezequiel Hernández.

La activista mexicana organiza una marcha en Chicago para hacer posible el sueño de miles de inmigrantes.

Ellos no pueden ser deportados, ya que están en espera de una Corte de Inmigración bajo la jurisdicción del Departamento de Justicia. Tampoco pueden viajar afuera del país, pero sí pueden trabajar legalmente después de que tramiten un permiso de trabajo sobe la base de que están en espera de su cita en Corte”, agregó.
También “pueden sacar una licencia de manejar en base al permiso de trabajo”, añadió.
Los detenidos dependen de la decisión de la corte de inmigración. En caso de rechazar las peticiones de asilo los peticionarios son deportados de Estados Unidos.
De acuerdo con la lista de espera de casos en las cortes de inmigración, los inmigrantes tendrían una primera audiencia en 2014 “y la última en 2017. Durante todo este tiempo ellos no tendrán estatus, permanecen en proceso de deportación”, dijo Hernández.
Del día en Corte, indicó que “tendrán que demostrar que caben en una clase social especial por la cual, si regresan a sus países natales, sus vidas sufrirían peligro, incluso hasta la muerte”.
El abogado de Carrazco dijo que su cliente “no tiene record criminal y no constituye una amenaza para la seguridad nacional”.
©Univision.com
Comentarios