Obispos oficiaron una misa por los miles de indocumentados muertos en la frontera

Univision.com | Apr 01, 2014 | 6:16 PM

SIGUIENTE:

Una delegación de obispos católicos celebró hoy una misa junto a la frontera entre EEUU y México.

Obispos católicos estadounidenses oficiaron el martes una misa en la frontera con México por el alma de miles de inmigrantes muertos en el intento por ingresar a Estados Unidos. También elevaron sus oraciones para que la Cámara de Representantes abra el debate y apruebe una reforma migratoria comprensiva en el curso de 2014.
“Los sacerdotes colocaron una ofrenda floral en la valla para recordar a los muertos.”
La ceremonia litúrgica se llevó a cabo menos de una semana después que el Papa Francisco recibiera en el Vaticano al presidente Barack Obama, encuentro donde ambos dignatarios tocaron el tema, según la Santa Sede.
La misa se ofició en un tramo del muro que divide a México de Estados Unidos en Nogales, Arizona, en el segundo dia de la visita de altos jerarcas de la Iglesia Católica estadounidense a la frontera.
Durante la ceremonia, los religiosos ofrecieron la comunión a feligreses que se encontraban al otro lado de la frontera separados por gruesos barrotes de hierro.
La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos UUSCCB) dijo que la visita de los jerarcas fue para generar conciencia sobre la difícil situación de los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en el pais y rezar por cambios en la política migratoria.
La delegación de Obispos estuvo encabezada por el cardenal Sean O'Malley, líder de la Arquidiócesis de Boston.
Durante la homilia, los religiosos recordaron las almas de más de 6 mil inmigrantes que han perdido la vida desde que fue puesto en vigor el Operativo Guardián, un muro que divide a México de Estados Unidos en 1998 y que se extiende por varios tramos de la frontera común de 3.200 kilómetros.
"Esto no es sólo un problema político o económico", dijo O'Malley el martes. "Este es un problema moral".
Varios cientos de fieles asistieron a la misa, que fue traducida al español, y otras decenas la siguieron desde el otro lado de la cerca fronteriza. Otros cientos más la siguieron por internet.
Durante la ceremonia los sacerdotes colocaron una ofrenda floral en la valla para recordar a los muertos.
La delegación de obispos incluyó además a Eusebio Elizondo, presidente del Comité de Migración de la USCCB; el obispo de Tucson, Gerald Kicanas; el obispo emérito Ricardo Ramírez y Óscar Cantú obispo en funciones, ambos de la Cruces, Nuevo México; así como Luis Zarama, obispo auxiliar de Atlanta y Mark Seitz de El Paso, Texas.
El lunes, los obispos realizaron la primera jornada de oración en la frontera donde resaltaron las consecuencias humanas del fallido sistema de inmigración estadounidense.
El viaje de los religiosos “sigue el ejemplo del Papa Francisco en Lampedusa, Italia” y se une al llamado de millones de voces que claman una “reforma migratoria comprensiva”, dijo la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) en un comunicado.
“La frontera entre Estados Unidos y México es nuestra Lampedusa”, dijo Monseñor Elizondo. “Migrantes en este hemisferio tratan de alcanzarla pero frecuentemente mueren en el intento”.
El propósito de la peregrinación, puntualizaron los obispos, es resaltar el sufrimiento humano causado por un sistema migratorio fallido, un aspecto del debate nacional sobre inmigración que es frecuentemente pasado por desapercibido.
“Lo que fallamos en recordar en este debate es el aspecto humano de la inmigración, que la inmigración es primordialmente sobre seres humanos y no sobre temas económicos o sociales”, dijo el Obispo Eusebio Elizondo, obispo auxiliar de Seattle y presidente del Comité sobre Migración de USCCB.
“Quienes han perdido la vida y quienes son deportados diariamente, tienen el mismo valor y la dignidad innata que Dios le ha dado a todas las personas, pero aun así, no vemos sus sufrimientos y sus muertes”, añadió.
El religioso dijo además que “demostramos nuestra indiferencia cuando minimizamos o pasamos por alto ese sufrimiento y esas muertes, como si esas personas no merecen nuestra atención. Nos rebaja como nación”.
La visita de los obispos a la frontera ocurre pocos días después que una delegación de activistas viajó al Vaticano para pedirle al Papa que interceda ante el liderazgo republicano de la Cámara de Representantes para que se active el debate de la reforma migratoria, y al presidente Barack Obama que pare las deportaciones.
En lo que va de la administración del presidente Barack Obama la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE, por su siglas en inglés) ha deportado a más de 2 millones de indocumentados.
El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) reconoce que el 40% de los deportados no tenía antecedentes criminales. Pero las organizaciones pro inmigrantes insisten que entre seis a siete de cada 10 deportados no tenían antecedentes criminales que pusieran en riesgo la seguridad nacional y calificaban para una reforma migratoria como la aprobada por el Senado el 27 de junio del año pasado, proyecto que se encuentra estancado en la Cámara de Representantes.
El Consejo Nacional de La Raza (NCLR, por sus siglas en inglés), el principal grupo hispano de Estados Unidos, tildó recientemente a Obama como “deportador en jefe) por el récord histórico de deportados durante su gobierno.
“Esperamos que al resaltar el fuerte impacto que el sistema tiene en estas personas, nuestros oficiales electos se conmoverán a reformarlo” (la reforma migratoria), dijo Monseñor Elizondo.
Después de la misa los obispos ofrecerán una conferencia de prensa en Nogales.
©Univision.com
Commentarios