Un consulado de El Salvador en LA investiga denuncia de migrante

ImpreMedia Digital, LLC | Mar 31, 2014 | 6:00 PM
El consulado de El Salvador de Los Ángeles investiga si alguien ha fingido ser su empleado para pedir a sus compatriotas que acepten su deportación mientras están bajo custodia de autoridades migratorias.
“De lo que tenemos certeza es que no fue un funcionario nuestro quien hizo tal cosa”
Esto, a raíz de una denuncia del salvadoreño Sergio Rosales, liberado hace una semana del centro de detención migratorio en Adelanto, en la que asegura un supuesto representante de dicha sede diplomática le pidió reiteradamente que firmara un documento para ser expulsado del país.
"Me entrevistaron a fuerza y en cuatro ocasiones me pidieron firmar el pasaporte temporal para ser deportado. Querían que a la fuerza lo firmara", dijo Rosales.
El incidente habría ocurrido en el centro de detención de Los Ángeles, antes de su traslado a Adelanto. Rosales fue referido a Migración por la Policía de Baldwin Park, tras una supuesta violación de tráfico en esa localidad.
El salvadoreño menciona que el sujeto, cuyo nombre no supo, pero lo describe como un hombre con la cabeza afeitada, de 5.2 pies de altura y 180 libras de peso, preguntaba qué delito habían cometido y en base a ello determinaba quién regresaba a su país y quién se quedaba.
"Él decidía como si fuera el juez, es decepcionante", mencionó Rosales, quien asegura haber notado cierta relación entre el sujeto y los agentes migratorios.
ICE no comentó sobre dichas acusaciones al cierre de esta edición.
Walter Durán, cónsul de El Salvador Los Ángeles, negó que –por las características físicas — se trate de un empleado de su sede, recalcando que la mayoría de las entrevistas a los detenidos las realiza Alba Rosales, encargada del área de protección consular.

Activistas dicen que cumplieron los objetivos de un largo viaje para buscar ayuda y parar las deportaciones.

"De lo que tenemos certeza es que no fue un funcionario nuestro quien hizo tal cosa", dijo. "Es nuestro deber investigar qué autoridad pudo haber sido", agregó.
Durán recalcó que la obligación de los representantes consulares no es forzar a sus paisanos a que regresen a su país, sino brindarles asistencia en caso de que sean víctimas de algún atropello. "No es nuestra potestad y sería un atropello a la voluntad de los connacionales", comentó el diplomático.
"Se le pregunta al detenido cómo lo han tratado la autoridad migratoria, si ha habido algún tipo de vejamen, si hay algún tipo de anomalía nuestro consulado se lo hace saber a las autoridades", indicó.
El cónsul señaló que esta es la primera denuncia en su tipo en años. Hace más de dos, contó, una salvadoreña reportó que la habían forzado a aceptar su deportación, pero después se comprobó que la mujer, quien tenía acusaciones penales, mintió para tratar de impedir su expulsión del país.
Para probarlo, relató Durán, se revisó una videograbación de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE), un recurso que se usaría de ser necesario en el caso de Rosales.
©ImpreMedia Digital, LLC
Commentarios