La economía de Brasil y el Mundial de Fútbol

Univision.com | Mar 29, 2014 | 10:00 AM

SIGUIENTE:

Cosas buenas y malas llegan para la economía de Brasil una vez que empiece la Copa Mundial de Fútbol.

Opiniones divididas

Brasil, el gigante sudamericano, será quien albergue este verano de uno de los eventos más esperados en todo el orbe: la Copa Mundial de Fútbol, y las consecuencias económicas son inevitables, aunque no necesariamente positivas.
“Las consecuencias económicas en Brasil son inevitables”
El deporte más popular del planeta dejará una importante derrama económica en las ciudades que serán sede de los encuentros deportivos: un impresionante número de viajeros se trasladarán desde todo el mundo para consumir todos los productos y servicios que para ellos comenzaron a prepararse con mucho tiempo de anticipación.
Sin embargo, aunada a otros factores, la justa veraniega podría causar un daño económico al país anfitrión.
La web de El Comercio señala que un “calendario brasileño 2014” en redes sociales menciona, a manera de broma, que entre la Copa del Mundo, el Carnaval de Río y las elecciones presidenciales, los brasileños apenas trabajarán unos tres meses del año.
Y es que, entre verdad y broma, las actividades laborales de muchos brasileños serán afectadas de modo que especialistas prevén que podrían causar un daño significativo a la productividad y dañar una economía que se ha quedado en el estancamiento.
El 'efecto calendario'
Citado por El Comercio, André Perfeito, economista de Gradual Investimentos en Sao Paulo, dijo que el ya llamado “efecto calendario” podría llegar a restar hasta 0.3 puntos porcentuales al PIB de Brasil en 2014. Esta resulta una pésima noticia para el país con un pronóstico de crecimiento anual del dos por ciento para este año.
La Copa del Mundo comenzará el 12 de junio, con una duración de un mes. Normalmente, subraya el medio, cuando juega la selección de Brasil las oficinas y fábricas del país cierran sus puertas para que los empleados tengan la posibilidad de ver el encuentro. Además, el país aprobó una ley que da derecho a los estados donde se encuentren las 12 sedes mundialistas a declarar feriado especial los días que haya partido de fútbol.
Esta medida busca que, tanto los equipos de fútbol como sus seguidores, no tengan que lidiar con el tránsito usual de un día laboral. Tan solo en Sao Paulo, esto podría significar seis días de descanso adicionales, pues los encuentros serán en días laborales.
Ante la propuesta, hay algunos grupos empresariales han comenzado a presionar a las autoridades de las ciudades para que reduzcan el número de días feriados, o al menos lo limiten a los estudiantes.
Por su parte, la fundación Dom Cabral realizó un estudio entre 20 corporaciones brasileñas, del que se extrae que todas las corporaciones encuestadas tienen planeado postergar los viajes de negocios durante el tiempo que dure el Mundial, para evitar el posible caos en los aeropuertos.
No todo es negativo. No por nada varias naciones se disputan hasta con una década de anticipación ser la sede de este evento deportivo.
“Solamente durante la Copa del Mundo FIFA 2014, el turismo deberá (generar) cerca de 11,000 millones de dólares en la economía de nuestro país, superando las inversiones públicas que se hicieron para garantizar la realización de este evento”, citó El Comercio en otro parte informativo a Flávio Dino, el presidente del Instituto Brasileño de Turismo (Embratur).
Y es que se tiene previsto que el sector turístico emplee alrededor de 10 millones de personas.
Por si fuera necesario, el Embratur lanzó una campaña a nivel mundial con la intención de hacer que los turistas que viajen a Brasil se sientan como si estuvieran en su propio hogar. Un video es la carta fuerte de la campaña “Casa”.
Los gastos de Brasil
Definitivamente no a todos los brasileños les gusta el fútbol. Mucho menos a algunos que han criticado los gastos que ha hecho el gobierno para poder ser sede de la justa veraniega.
La web de la BBC señala que el costo multimillonario que ha representado la construcción de estadios a un país que tiene grandes problemas de educación y salud ha causado opiniones divididas. Y no es el único gasto. Al costo en dinero hay que añadirle la desafortunada muerte de siete operarios desde el inicio de las obras.
Desde tiendas y plataformas hasta cables e iluminación, la colocación de estructuras temporales para este evento puede llegar a un costo de 457 millones de dólares.
Sin embargo, y pese a los sinsabores, el verdadero balance lo tendremos una vez que tengamos un campeón mundial en fútbol.
©Univision.com
Commentarios