Los socorristas esperan un milagro en Washington

The Associated Press | Mar 28, 2014 | 6:45 AM

Los pronósticos son devastadores

Socorristas provistos con botas de pescador enfrentaban el jueves la lluvia y su propio cansancio mientras buscaban más cadáveres y esperaban algún milagro entre las pilas de lodo y escombros a que quedó reducida una localidad en Washington por un deslave en el que murieron al menos 25 personas.
“Los más de 200 socorristas esperan que al menos un superviviente los espera en algún lugar”
Los socorristas y perros entrenados ocasionalmente dirigían a grupos de trabajadores hasta un vehículo destrozado o las ruinas de una casa donde había un cadáver. Los equipos después comenzaban a retirar el cuerpo, sin prestar atención al fango que atascaba sus herramientas. Cuando una víctima era retirada, el silencio se apoderaba del lugar.
El principal objetivo ahora es encontrar más cadáveres y depurar la lista de 90 personas que continúan desaparecidas a causa del deslave que sepultó el sábado a la comunidad de Oso, a unos 88 kilómetros (unas 55 millas) al noreste de Seattle.
La cifra oficial de fallecidos se elevó el jueves en la noche a 17 después de que la oficina del forense del condado de Snohomish anunciara que había recibido el cadáver de un infante que fue recuperado durante el día.
Las autoridades afirmaron que han localizado al menos otros nueve cadáveres y advirtieron a la comunidad que se elevará la cifra de víctimas fatales en el anuncio que se haga para el viernes en la mañana.

Un fenómeno geológico explica cómo la mezcla de lluvia y presión produjo el gigantesco alud de tierra en Oso.

"Comprendemos que hay confusión sobre el número informado de víctimas fatales", señaló el jueves el jefe de bomberos del distrito 21 del condado de Snohomish, Travis Hot, en un comunicado en el que se mencionaba el aumento de la cifra.
"Esto ha sido un proceso difícil para todos nosotros. La parte triste es que sabemos que la cifra irá hacia arriba", apuntó.
No han difundido los nombres de los desaparecidos
Hots dijo el jueves en la noche en una conferencia de prensa que "mi único pronóstico es que la cifra aumentará muy pronto".
En este momento, depurar la lista de desaparecidos solo significa una cosa: continuar cavando.
Ya se terminaron las llamadas telefónicas a parientes y las búsquedas puerta tras puerta con la expectativa de localizar a las personas cuyo paradero se desconoce.
"En este momento, el único método al que recurrimos es la búsqueda y el rescate", dijo Casey Broom, del centro de operaciones de emergencia del condado de Snohomish.
Las autoridades no han difundido los nombres en la lista de desaparecidos.
Las más de 200 personas que trabajan en el cúmulo de fango tienen esperanza de que al menos un superviviente los espera en algún lugar entre el fango y los escombros, zona que tiene 1,600 metros (una milla) de ancho y 12 metros (40 pies) de profundidad en algunas partes.
©The Associated Press
Commentarios