Un cómplice de El Chapo Guzmán se declara culpable en Chicago

EFE | Mar 26, 2014 | 4:25 PM
Tomás Arévalo Rentería, integrante del cartel de Sinaloa, se declaró culpable de tráfico de drogas de México a Estados Unidos para evitar una pena mayor y no para cooperar con el Gobierno contra su exjefe Joaquín "el chapo" Guzmán.
“Arévalo Rentería no está cooperando con el Gobierno en contra de El Chapo Guzmán”
Así lo anunciaron sus abogados durante una audiencia con el juez de la causa, Rubén Castillo, y los fiscales del Distrito Norte de Illinois que lo procesan desde hace varios años.
Los abogados dejaron bien claro que la declaración de inocente a culpable de un cargo de posesión de cocaína y heroína con intención de distribución no era el resultado de una negociación con la Fiscalía.
Arévalo Rentería no está cooperando con el Gobierno en contra de El Chapo Guzmán, líder del cartel y detenido el pasado 22 de febrero en el noroeste de México, expresaron.
El narcotraficante, cuya fecha de sentencia no fue anunciada todavía, todavía arriesga una pena mínima de diez años y una máxima de cadena perpetua.
El fiscal asistente Thomas Shakeschaft dijo al juez que el único acuerdo con Arévalo Rentería era dejar de lado la exigencia de una pena mínima de 20 años.
Dos semanas atrás, el también integrante del cartel, Alfredo Vázquez Hernández, se retractó de sus planes de declararse culpable cuando versiones de prensa indicaron que lo hacía para colaborar con los fiscales y reducir su pena.
El juez mantuvo para el 12 de mayo el comienzo del juicio con el jurado de Vázquez Hernández, mientras que la próxima audiencia de esta causa será el 16 de abril.
La prensa local, señala que es posible que Jesús Vicente Zambada Niebla, "Vicentillo", también se declare culpable para recibir una pena más corta por tráfico de drogas y lavado de dinero.
"Vicentillo" es hijo de Ismael "El Mayo" Zambada, quien habría quedado al frente del cartel tras la detención de "el chapo" Guzmán.
El acusado fue extraditado en marzo de 2010 y está recluido en la prisión federal de Milán (Michigan) a la espera de un juicio. 
©EFE
Comentarios