Aumenta la cifra de muertos por el deslave en Washington

Univision.com | Mar 25, 2014 | 9:59 PM

SIGUIENTE:

Las esperanzas se han esfumado pues a tres días del incidente, los socorristas solo hallan más cadáveres.

Se aleja la esperanza de hallar sobrevivientes

Las autoridades encontraron el martes diez nuevas víctimas mortales del fatal alud ocurrido el sábado en una zona rural del estado de Washington, lo que eleva la cifra de fallecidos a 24, mientras más de cien siguen desaparecidos y se aleja la esperanza de hallar supervivientes, informó la agencia Efe.
“Hasta el momento han recuperado dos cuerpos más, y se presume que otros ocho han sido localizados”
A última hora de la tarde, las autoridades del condado de Snohomish, al que pertenece la población donde ocurrió el suceso (Oso), informaron a los periodistas de que los equipos de rescate han recuperado dos cadáveres más y localizado otros ocho, que se suman a los 14 hallados hasta este momento.
El jefe de bomberos del distrito 21 del condado, Travis Hots, expresó su "decepción" por no haber encontrado en cuatro días completos de búsqueda intensa "ningún signo de vida" y expresó sus "condolencias" a quienes han perdido a familiares en la tragedia.
Los hallazgos se dieron tres días después de que colapsara la ladera de una montaña situada a unos 88 kilómetros (55 millas) al norte de Seattle.
Travis Hots también apuntó que los residentes del poblado vecino de Darrington pasaron el día ayudando a los rescatistas a revisar la zona afectada en busca de sobrevivientes.
"Vamos a hacer todo lo que podamos para recuperar a todas las personas", subrayó Hots en una comparecencia ante los medios, en la que también reconoció que algunos cuerpos podrían quedar sepultados para siempre entre las toneladas de tierra. 

SIGUIENTE:

Cada vez hay menos esperanzas de encontrar sobrevivientes en el poblado de Washington.

Los trabajos se centran en los "vacíos" donde podría haber suficiente espacio y aire para que una persona sobreviviese durante tres días.
Los rescatistas esperan un milagro
Al término de la cuarta jornada de búsqueda, crece el desaliento entre los equipos de rescate y los familiares de los desaparecidos, quienes, según han explicado en declaraciones a los medios locales, comienzan a pasar de la esperanza a la aceptación del peor escenario.
De acuerdo con Europa Press, los equipos de búsqueda utilizaron el martes una tecnología capaz de localizar señales de tecnología móvil; sin embargo, la inestabilidad del terreno inundado de lodo y la amenaza de nuevas lluvias complican las labores de rescate y la estimación del balance de víctimas, lo que llevó el lunes a que en menos de 24 horas la cifra oficial de muertos pasara de 8 a 14 y la de desaparecidos de 18 a 108 y, poco después, a 176.
Esto ha hecho que crezca la angustia y la incertidumbre entre los familiares y vecinos de la zona, mientras que las autoridades tratan de mantener la esperanza e insisten en que la operación en marcha no es sólo de recuperación tras la catástrofe sino que sigue siendo también de rescate.
"Ya lo he dicho antes, yo creo en los milagros. Creo que la gente sobrevive a sucesos como este", dijo el martes en declaraciones a los periodistas el responsable del departamento que gestiona las emergencias del condado, John Pennington, tras insistir el lunes en que el hecho de que se estimen 176 desaparecidos no quiere decir que todos ellos hayan muerto.
Menos optimista se mostró un portavoz de la policía local, quien afirmó: "Estamos esperando un milagro, pero nos estamos preparando para una operación de recuperación".
Desde el principio, los equipos de rescate en tierra han encarado condiciones peligrosas e imprevisibles al recorrer el barro movedizo que en algunos lugares tenía una profundidad de 5 metros (15 pies). 
Un estudio advirtió la catástrofe en 1999
Las autoridades consideran las lluvias torrenciales de las últimas semanas y la historia geológica de la zona como causas principales del suceso, que habría tenido consecuencias menos graves, según los expertos consultados por los medios locales, si se hubiera prevenido a la población y si las viviendas de la zona estuvieran hechas de materiales de mejor calidad.
Aunque Pennington calificó el suceso como "completamente imprevisible", el diario The Seattle Times ha sacado a la luz numerosos informes geológicos en los que se advertía de que el área estaba en peligro.
De acuerdo con el rotativo, desde los años 50 del siglo pasado, informes geológicos de la montaña, que el sábado se desprendió y arrasó con personas, casas y edificaciones, mencionaban análisis pesimistas, pero fue en 1999 cuando un estudio advirtió de “la posibilidad de un gran evento catastrófico”.
Ese informe fue escrito por Daniel J. Miller y su esposa, Lynne Miller Rodgers, y presentado en su momento a las autoridades del estado de Washington; sin embargo, cuando los Miller se enteraron de la avalancha le explicaron al Seattle Times: “sabíamos que iba a suceder en algún momento, simplemente no sabíamos cuándo”.
©Univision.com
Comentarios