Inmigrantes buscan tres milagros: hablar con el Papa, parar las deportaciones y la reforma

Univision.com | Mar 25, 2014 | 1:11 PM

Activistas de Chicago y Los Angeles esperan conseguir de Francisco lo que el Congreso y Obama les han negado.

Por Jorge Cancino
“Somos realistas, no está en sus manos (del mandatario) la reforma migratoria.”
En vísperas de un encuentro esperado durante meses y que hasta ahora no ha sido confirmado, dos grupos de inmigrantes que viajaron hasta el Vaticano la semana pasada esperan tres milagros: hablar con el Papa Francisco, que el presidente Barack Obama use su poder ejecutivo para parar las deportaciones y que la Cámara de Representantes actúe y apruebe la reforma migratoria en el 2014.
“Estamos esperando la confirmación donde nos permitirían que nos acerquemos al Papa dentro de un grupo reducido de fieles”, dijo a UnivisionNoticias.com vía teléfono el padre Marco Mercado, delegado para la comunidad latina del Arzobispado de Chicago. “Me acaban de entregar los boletos para el área preferencial”, donde estarán los 11 que viajaron a Roma el 19 de marzo. Sólo falta confirmar si algunos de ellos podrán hablar con el Pontífice durante algunos segundos el miércoles, durante la audiencia pública.
El segundo grupo, que viajó desde Los Angeles el viernes, aguarda la misma oportunidad. “Acabamos de recoger nuestros datos, nuestros pases” para asistir a la Audiencia Pública del miércoles, dijo Juan José Gutiérrez, presidente del Movimiento Latino USA, uno de los 16 que integran la delegación. “Vamos a ingresar a la audiencia”, pero todavía (hasta el medio día del martes) no había confirmación si algunos podrán estar en la zona preferencial donde el papa suele acercarse para saludar de manos a los fieles y aceptar presentes o peticiones.
“Nos invitaron para esta tarde a una reunión con los encargados de asuntos migratorios del Vaticano. Imaginamos que ahí nos dirán sobre la reunión con el Papa. En esta reunión se nos dirá qué va a pasar mañana”, agregó el activista.
Compás de espera
Mientras aguardan, rezan. Y mientras rezan revisan los pliegos de peticiones al Sumo Pontífice de la Iglesia Católica.
Ambos grupos rezan por la misma oportunidad. Durante la estancia en la Santa Sede se han visto de lejos pero no han compartido las agendas. Se miran, saben el uno del otro y aguardan el momento propicio para decirle al Papa que los ayude en momentos cuando ya sobrepasaron las dos millones de deportaciones desde que Obama llegó a la Casa Blanca el 20 de enero de 2009.
“Dos cosas le vamos a pedir al Santo Padre. Primero, que le pida al Señor Presidente Obama que haga uso del poder ejecutivo para que pare las deportaciones. Somos realistas, no está en sus manos (del mandatario) la reforma migratoria. Simplemente pedimos un gesto humanitario cuando se reúnan el jueves para hablar de las desigualdades sociales que hay en el mundo”.
La segunda cosa que le pediremos al Papa es que bendiga y que anime a las cientos de miles de personas que están separadas de sus familias, algunos ya deportados y en proceso de deportación. Le pedimos una oración y un mensaje que los fortalezca”, dijo el religioso.
La lista de peticiones del grupo de Los Angeles contiene tres puntos, dijo Gutiérrez. Darle las gracias por sus pronunciamientos a favor de que se respete la dignidad de todos los seres humanos, incluyendo a los indocumentados. Dos, le vamos a pedir que no deje fuera de sus conversaciones con Barack Obama, el jueves, el tema de la reforma migratoria. Y tres, pedirle la bendición para llevarnos esa gracia para poder llegar hasta el final, hasta que ganemos esta batalla”.
“Estamos seguros que la voz del Papa será lo suficientemente fuerte para que avance el proceso detenido en la Cámara de Representantes. Y si no se da la reforma migratoria, pues entonces decirle a Obama que tiene una obligación moral de que se respeten los derechos de los indocumentados para que cesen las deportaciones”.
Dos millones deportados
El viernes UnivisionNoticias.com reportó que en lo que va del año fiscal 2014 (del 1 de octubre del 2013 al 8 de marzo de este año), la oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE, por sus siglas en inglés) deportó a 129.361 indocumentados. La cifra se conoció en momentos que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) revisa la política de deportaciones por una orden del presidente Barack Obama.
La segunda semana de marzo la Casa Blanca anunció que el mandatario le pidió al secretario del DHS, Jeh Johnson, "que le presente un inventario de nuestras prácticas actuales para ver cómo podemos realizar la aplicación de la ley de una forma más humana dentro de los límites de la ley".
El anuncio fue hecho al término de una reunión entre el mandatario y tres congresistas demócratas del Caucus Hispano, los representantes Luis Gutiérrez (Illinois), Xavier Becerra (California) y Rubén Hinojosa (Texas), para hablar de inmigración, el drama de las deportaciones y la reforma migratoria.
Obama "expresó a los congresistas su fuerte deseo de poder trabajar juntos para presionar a los republicanos en el Congreso para que aprueben una reforma migratoria tan pronto como sea posible", agregó la nota de prensa.
De acuerdo con datos de ICE, el número de deportados durante el año fiscal 2009, el primero del mandato de Obama, alcanzó los 389.834; en 2010 se registraron 392.862; en 2011 se contaron 396.906; en 2012 la cifra subió a 409.849; y en 2013 bajó ligeramente a 368.644.
El total de deportados en los primeros cinco años fiscales (2009-2013) suman 2.087.456 deportados. En los primeros cuatro años fiscales Obama rompió cuatro récords sucesivos.
Miles sin delitos
El DHS señala que el 60 por ciento de los deportados tenía antecedentes criminales y el 40 por ciento no tenía faltas, excepto no tener permiso de estadía legal en e país.
Abogados consultados por UnivisionNoticias.com indicaron que la permanencia indocumentada en Estados Unidos sigue siendo una falta de carácter civil no criminal.
“En la reunión que este jueves el presidente Obama sostendrá con el Papa, esperamos que reciba a uno de los miembros de nuestra delegación, la niña Jersey Vargas, de 10 años de edad”, dijo Gutiérrez. “Su padre ha estado casi seis meses detenido. Lo arrestaron por manejar sin licencia en el Valle de San Fernando, California, y lo pusieron en proceso de deportación. Hay otros miles enfrentando la misma suerte”, indicó.
El padre Mercado dijo que una de las razones más importantes del viaje al Vaticano “es no perder la esperanza. Venimos en busca de un milagro, de mantener la lucha en alto. Hemos votado, hemos marchado, hemos rezado y hemos venido hasta el corazón del catolicismo y no nos vamos a rendir. Cada quien siga luchando, con fe, que lograremos parar las deportaciones”.
En Estados Unidos viven 11 millones de indocumentados que aguardan una oportunidad para legalizar sus permanencias. El 27 de junio del año pasado el Senado aprobó un plan que incluye la ciudadanía para los sin papeles que carecen de antecedentes criminales.
La Cámara de Representantes tiene detenido el proceso y no se sabe si lo activará en el curso de 2014.
Ambas delegaciones coincidieron en que ese es uno de los milagros que esperan se concrete a partir de mañana, que el liderazgo republicano quite el freno y permita un voto por la reforma lo antes posible.
©Univision.com
Comentarios