Elvira Arellano fue puesta en libertad

Univision.com | Mar 20, 2014 | 5:26 PM

SIGUIENTE:

Autoridades liberan a la activista Elvira Arellano, símbolo de 11 millones de inmigrantes indocumentados.

La activista mexicana viajará a Chicago para reunirse con su familia.

Por Jorge Cancino
“ #BringThemHome, además de abogar por la reunificación de las familias.”
La activista Elvira Arellano, una inmigrante indocumentada mexicana que fue deportada de Estados Unidos el 20 de agosto de 2007 tras permanecer un año refugiada en una capilla de la Iglesia Metodista en Chicago, Illinois, fue liberada el el jueves por las autoridades federales en el paso fronterizo de La Mesa de Otay, San Diego, dos días después de pedir visa humanitaria para regresar al país.
El anuncio de la liberación fue hecho por la oficina del congresista demócrata Luis Gutiérrez (Illinois) en un mensaje de texto. "Confirmamos que ha sido liberada (Elvira Arellano) y que Lozano va a buscarla".
El miécoles al medio día había circulado la versión que Arellano sería liberada. “Llamó un agente de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) para decirnos que sería puesta en libertad y que necesitaban una dirección en Chicago”, dijo a UnivisionNoticias.com Emma Lozano, copresidenta de la organización Familias Latinas Unidas. “Que estaban haciendo los arreglos correspondientes”, agregó.
Por la noche Lozano dijo que tras una llamada telefónica de la oficina de Gutiérrez, le informaron que la activista enfrentaba una deportación expedita, mensaje que sembró de incertidumbre a la familia y a los activistas que la esperaban en San Diego.
La mexicana confirmó al Noticiero Univision que deberá presentarse ante una corte de inmigración en abril para esclarecer su situación migratoria en Estados Unidos. Fue liberada con un permiso humanitario.
Arellano se entregó el martes en la frontera entre Tijuana y San Diego, en el paso fronterizo La Mesa de Otay, donde solicitó una visa humanitaria.
La activista llegó al sitio como uno más de un grupo que forma parte de la campaña #BringThemHome (Tráiganlos de regreso a casa) coordinado por la Alianza Nacional de Jóvenes Inmigrantes (NIYA), el movimiento DreamActivist y con la colaboración de la Familia Latina Unida y el Movimiento Migrante Mesoamericano.
#BringThemHome lanzó la ofensiva el pasado 10 de marzo cuando un primer grupo de 35 dreamers y niños llegaron al puesto fronterizo y solicitó asilo político y visas humanitarias para regresar al país y reunificarse con sus familias. La mayoría de los dreamers habían sido deportados con anterioridad.
En junio y septiembre del año pasado el movimiento llevó a cabo dos manifestaciones similares, una en Arizona y otra en Texas, con el mismo propósito.
Un “granito de esperanza”
Poco antes de cruzar la frontera, Arellano dijo en un mensaje videograbado que “para mí es una esperanza, es un granito de esperanza que tienen estas familias de poder regresar de manera legal a Estados Unidos”.
La campaña #BringThemHome, además de abogar por la reunificación de las familias, demanda al gobierno del presidente Barack Obama que pare las deportaciones.
Arellano era líder de la Iglesia Unida Metodista de Adalberto en Chicago hasta que fue deportada. Permaneció un año refugiada en una capilla solicitando el amparo de las autoridades federales sin conseguirlo. El 20 de agosto viajó a Los Angeles para asistir a una manifestación pro inmigrante donde fue arrestada y deportada inmediatamente a México en cumplimiento de una orden de deportación.
Arellano se convirtió en símbolo de los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos.
La orden de deportación en contra de Arellano fue emitida en 2002 tras una redada de ICE en el aeropuerto de Chicago, donde trabajaba sin documentos.
Paso arriesgado
Antes de intentar el reingreso a Estados Unidos, expertos habían advertido que la activista podría ser arrestada y arriesgaba una severa pena de cárcel. El regreso no autorizado convierte la permanencia indocumentada en un delito criminal grave.
Arellano declaró que estaba consciente de que podría ir a una prisión federal, pero aseguró que es era un riesgo que había que tomar para enviar un mensaje al presidente Obama, de que es tiempo de frenar las deportaciones que separan familias.
"Es una forma de protestar al presidente Obama, que él no ha cumplido con su promesa de reforma migratoria", señaló minutos antes de entregarse en la garita de Otay Mesa, California.
La liberación de Arellano ocurre una semana después de que la Casa Blanca anunciara que Obama pidió al secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Jeh Johnson, que revise la política de deportaciones.
El mandatario le pidió a Johnson "que le presente un inventario de nuestras prácticas actuales para ver cómo podemos realizar la aplicación de la ley de una forma más humana dentro de los límites de la ley".
La petición fue hecha al término de una reunión entre Obama y tres congresistas demócratas del Caucus Hispano, los representantes Luis Gutiérrez (Illinois), Xavier Becerra (California) y Rubén Hinojosa (Texas), para hablar de inmigración, el drama de las deportaciones y la reforma migratoria.
Los números de la crisis
En lo que va de la administración de Obama el DHS ha deportado unos 2 millones de indocumentados, según las organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes.
En el primer semestre del año fiscal 2014 -que arrancó el 1 de octubre del año pasado y finaliza el 30 de marzo- la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE, por sus siglas en inglés) habrá deportado unos 189.492, cálculo establecido de acuerdo al promedio registrado entre los años fiscales 2009 y 2013.
“Muchas de esas deportaciones han sido innecesarias”, dijo Alí Noorani, director ejecutivo del National Immigration Forum (Foro Nacional de Inmigración –NIF-).
Las estadísticas muestran que en el curso del año fiscal 2009 fueron deportados 389.834 indocumentados, en 2010 se registraron 392.862, en 2011 la cifra alcanzó los 396.906, en 2012 se contabilizaron 409.849 y en el 2013 la cantidad bajo ligeramente a 368.644.
El total asciende a 1.958.095, es decir un promedio mensual de 31.582 inmigrantes deportados de Estados Unidos.
Sumado esto a los deportados en 2014, da un total premilitar de 2.147.587. Si se restan los tres primeros meses del año fiscal 2009 (octubre y diciembre de 2008 y enero de 2009, que corresponden a la administración de George W. Bush) a un promedio mensual de 31.582, el total deportado hasta marzo de 2014 por el gobierno de Obama suman 2.052.841.
El proceso legal
Hasta ahora los dreamers y activistas que han participado en el movimiento #BringThemHome fueron arrestados y luego liberados tras presentar una solicitud de asilo. "Permanecen en libertad condicional en espera de presentarse ante un juez de inmigración para resolver sus casos", dijo el abogado Ezequiel Hernández.
“Ellos no pueden ser deportados ya que están en espera de una Corte de Inmigración bajo la jurisdicción del Departamento de Justicia. Tampoco pueden viajar afuera de Estados Unidos pero sí podrán trabajar legalmente después de que tramiten un permiso de trabajo sobe la base de que están en espera de su cita en Corte”, agregó.
Hernández también dijo que los dreamers y activistas liberados “pueden sacar una licencia de manejar en base al permiso de trabajo”.
De acuerdo con la lista de espera de casos en las cortes de inmigración, los dreamers tendrían una primera audiencia en 2014 “y la última en 2017. Durante todo este tiempo ellos no tendrán estatus, permanecen en proceso de deportación”, señaló Hernández.
Del día en Corte, el abogado dijo: “Este es el reto. Ellos tendrán que demostrar que caben en una clase social especial por la cual, si regresan a sus países natales, sus vidas sufrirían peligro, incluso hasta la muerte”, concluyó.
©Univision.com
Comentarios