Cientos de inmigrantes asaltan la frontera y entran en Europa

Univision.com | Mar 18, 2014 | 3:09 PM
Es el mayor asalto a una frontera española del que se tenga recuerdo en los últimos tiempos. Miles de inmigrantes arremetieron contra la valla de Melilla y unos 500 lograron entrar en la Unión Europea (UE).
“Algunos inmigrantes llegaron con heridas leves. Otros, con el cuerpo desgarrado”
Los inmigrantes, de origen subsahariano, consiguieron hoy entrar en la ciudad española de Melilla (en el norte de África), en el mayor asalto a valla fronteriza con Marruecos, mientras las autoridades reclaman ayuda a la UE para hacer frente a este problema.
Es la entrada de un solo asalto a la valla fronteriza más numerosa que se recuerda en la ciudad de Melilla, cuyos centros de acogida de inmigrantes están saturados. La anterior marca era de 2005, cuando 350 inmigrantes lograron colarse.  
Los subsaharianos intentaron el asalto en distintos puntos de la valla, de 10 kilómetros de largo (unas 6 millas), a primera hora de la mañana aprovechando una intensa niebla que dificultaba la visibilidad en la zona. Aproximadamente la mitad consiguió franquear la frontera de seis metros de alto (casi 20 pies), coronada por alambres y cuchillas.  Según las autoridades locales, la densa niebla ayudó a los inmigrantes a burlar la vigilancia de los agentes españoles y marroquíes en la frontera, consiguiendo entrar en territorio español y, consecuentemente, de la UE.
Tras saltar el triple vallado, los inmigrantes se dirigieron al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), que el lunes albergaba a unas 1,400 personas, el triple de su capacidad, por lo que el Ejército ha montado hoy diez tiendas de campaña en el exterior de dichas instalaciones, con 402 literas adicionales para dar cobijo a los recién llegados.
Algunos de esos inmigrantes llegaron con heridas leves y fueron atendidos por miembros de Cruz Roja. Otros, con heridas terribles. Incluso uno de los inmigrantes tuvo que ser intervenido quirúrgicamente por el profundo desgarro de uno de sus brazos.
Por otra parte, 33 personas resultaron heridas en lado marroquí de la frontera, según un comunicado del Ministerio del Interior del país magrebí, que indica que cinco de los heridos son policías que fueron alcanzados por las pedradas de los emigrantes, que respondieron así a los intentos de los agentes de impedir su salto a la valla.
El ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz, calificó de "violenta" y "muy importante" la entrada de inmigrantes irregulares en Melilla e insistió en que "estando en España" estas personas están "en la Unión Europea".
Tras recordar las circunstancias de desigualdad que sufren los inmigrantes en sus países de origen, Fernández Díaz reiteró que España no puede dar respuesta "en solitario" a este problema en el que la UE debe comprometerse "de manera decidida".
En ese contexto, el Gobierno español está a la espera de una respuesta de la UE a la petición que hizo de 45 millones de euros para adoptar medidas que permitan reducir la presión migratoria desde hace varios meses en los pasos fronterizos de Melilla y Ceuta, ambas ciudades españolas fronterizas con Marruecos en el Africa subsahariana.
De momento, el Ministerio del Interior de España va a reforzar con 100 agentes del Cuerpo Nacional de Policía y 20 guardias civiles el puesto fronterizo de Melilla, según informaron a la agencia de Noticias Efe fuentes de este departamento.
"Es de una necesidad absoluta convencer a la UE de que somos frontera sur de Europa y que eso requiere una política común que no es meramente la política española y que con Frontex no basta; hay que ir más allá", dijo hoy por su parte la defensora del Pueblo de España, Soledad Becerril, en una comparecencia en el Congreso de los Diputados.
En rueda de prensa, el delegado del Gobierno de España en Melilla, Abdelmalik El Barkani, explicó que la noche ha sido "larga", ya que se avistaron grupos de 300 y 800 subsaharianos, que intentaban aproximarse al perímetro fronterizo, pero que se replegaron a territorio marroquí.
Finalmente otro grupo, formado también por unos 1,100 inmigrantes, que podrían ser los mismos, intentaron el salto, amparándose también en la baja visibilidad debido a la densa niebla.
La Policía marroquí, por su parte, arrestó a 250 inmigrantes durante el intento. Abdelmalik El Barkani, delegado del gobierno español en Melilla, definió el salto como uno de los más violentos de los últimos tiempos y dijo que los inmigrantes lanzaron palos, piedras y otros objetos para evitar la actuación de la policía. El Barkani afirmó que todavía esperan más asaltos y que hay miles de inmigrantes esperando en el lado marroquí de la frontera donde, dijo, son llevados por las mafias del tráfico de personas. "Nos consta que hay un gran número de inmigrantes que están pendientes de dar el salto", dijo en una rueda de prensa.
El de hoy es el segundo asalto que se consuma este mes de marzo en Melilla y el quinto desde que el pasado 6 de febrero quince inmigrantes subsaharianos fallecieran ahogados al lanzarse al mar en su intento de entrar en la ciudad española de Ceuta.
Ambas ciudades españolas, fronterizas con Marruecos en la costa mediterránea, viven desde hace meses una extrema presión migratoria que mantiene en alerta constante a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.
Hasta hoy, el asalto más importante registrado este año, en cuanto a número de inmigrantes, tuvo lugar el pasado 28 de febrero cuando al menos 214 personas procedentes de Guinea y Camerún, consiguieron entrar en Melilla.
El record máximo lo alcanzaron 350 inmigrantes que el 3 de octubre de 2005 lograron saltar la valla que en ese entonces solo tenía 3 metros de alto (casi 10 pies) y carecía de las medidas de seguridad que tiene hoy.
La presión migratoria de los últimos tres meses ha desbordado por completo el centro de internamiento para extranjeros de Melilla.  Miles de inmigrantes de países subsaharianos intentan cada año cruzar esa frontera para entrar a suelo europeo. La mayoría de las personas que tratan de saltarla proceden de países del centro y sur de África. Recorren el continente hasta Marruecos, donde esperan cerca de los enclaves españoles de Ceuta y sobre todo Melilla para pisar suelo europeo. Si son detenidos en suelo español, pueden pasar hasta 60 días en un centro de retención. Pero si las autoridades no consiguen identificarlos y repatriarlos, son liberados y pueden trasladarse a la península o a otro país europeo.
Con información de EFE y AP
©Univision.com
Comentarios