Las autodefensas, un arma de doble filo

Univision.com | Mar 16, 2014 | 9:29 AM

Los escépticos temen que estos comandos armados se salgan de control y se conviertan en peligrosas bandas criminales.

Por Raúl Benoit
“Entre ellos ha habido combates sangrientos que han dejado decenas de muertos.”
¿Son las autodefensas una solución nacida de las bases para trazarle una línea al crimen organizado en México? ¿Quién controla estos grupos paramilitares? ¿Quién se encargará de que mantengan su propósito inicial? ¿Son las autodefensas un arma de doble filo?
Especial Interactivo: Autodefensas, ¿qué hay detrás?
Cuentan sus fundadores que ellos comenzaron reuniéndose en los centros comunitarios preocupados por la delincuencia y cansados de que el estado no les diera la seguridad. Unos aportaron sus viejas escopetas, otros sacaron las pistolas y los revólveres que tenían escondidos en baúles y la mayoría desenfundaron sus machetes oxidados.
Así comenzó hace 18 años, en el estado de Guerrero, una fuerza paramilitar que asumió la responsabilidad policial de sus pueblos. Sus líderes se volvieron jueces que castigaban delitos y resolvían desde conflictos familiares hasta peleas conyugales. En aquel tiempo comenzaron a llamarse Coordinadora Regional de la Autoridad Comunitaria –Crac- y por años convivieron con la autoridad legalmente constituida.
Lo que muchos no pronosticaron es que esa fuerza paramilitar, muchos años después, ante la presión de los poderosos grupos de narcotraficantes, se transformaría en lo que hoy se conoce en México como autodefensas.
En el campo, como en las poblaciones, agricultores, ganaderos, comerciantes y mineros denunciaron que estaban siendo agobiados con extorciones, secuestros y cobro de impuestos ilegales.  
 Sin embargo, ninguno de sus líderes quiere mencionar que en esos mismos territorios hay grandes extensiones de marihuana y amapola, con la que se produce la heroína, y que esos estados son usados para el trasiego de drogas.
En febrero de 2013, esos entusiastas policías comunitarios anunciaron la creación de los grupos de autodefensa y, desde entonces, se han multiplicado. Ahora parecen pequeños ejércitos que en vez de estar a la defensiva, viven a la ofensiva, acorralando a grupos de narcotraficantes como La Familia Michoacana y el cartel de Sinaloa, pero especialmente a Los Caballeros Templarios.
Entre ellos ha habido combates sangrientos que han dejado decenas de muertos. Incluso, hasta el año pasado, las autodefensas se enfrentaron contra fuerzas federales.
El 27 de enero pasado las autodefensas fueron legalizadas por el gobierno federal mexicano y firmaron un acuerdo para registrar a sus integrantes como guardias rurales e inscribir sus armas. Así quedaron establecidos como guardias rurales. Una figura de defensa civil contemplada en la ley mexicana…
Desde entonces han restablecido la paz en 23 de los 113 municipios del estado de Michoacán. Con su más reciente decisión, el gobierno prácticamente las avaló, permitiendo lo que muchos consideran una peligrosa coexistencia con las fuerzas federales y el ejército. El gobierno, incluso ha dejado entrever que estaría dispuesto a entrar en un proceso de regularización de las autodefensas.
El propio presidente Enrique Peña Nieto ha dicho que el estado estaría dispuesto a darles una oportunidad a quienes de forma legítima se han organizado para defenderse del crimen organizado.
Actualmente se calcula que las autodefensas de Michoacán y Guerrero tienen cerca de 20.000 hombres y el fenómeno ya se ha extendido por 11 estados, y más recientemente, en las periferias del Distrito Federal.
Muchos de los nuevos integrantes de las autodefensas eran viejos combatientes de los Caballeros Templarios y otros frentes criminales del narcotráfico que huyeron por miedo o se cansaron de sus actividades ilegales.
Algunos se preguntan de dónde proviene su armamento. Pocos saben a ciencia cierta si detrás de estos escuadrones armados se esconden carteles de la droga rivales que pudieran estar suministrando armas a las autodefensas.
Aunque ahora las autodefensas reciben el beneplácito indirecto del gobierno, los escépticos temen que estos comandos armados se salgan de control y se conviertan en peligrosas bandas criminales, igual a lo que sucedió en Colombia donde los grupos paramilitares se unieron a los carteles de la droga, con lo cual se recrudeció la violencia y proliferaron ejércitos privados con fines criminales.
La pregunta que muchos se hacen es ¿Por qué el estado tiene que recurrir a grupos paramilitares para combatir al crimen organizado?
Las autodefensas ¿un arma de doble filo? No se pierda este domingo el especial de Aquí y Ahora a partir de las 7 PM por la cadena Univision.
©Univision.com
Commentarios