Activistas agradecen que Obama revise las deportaciones pero piden que las detenga ahora

Univision.com | Mar 15, 2014 | 2:34 PM

SIGUIENTE:

Activistas pro-inmigrantes agradecen la preocupación de Obama pero dicen que las palabras no bastan.

El anuncio hecho por la Casa Blanca no calma el reclamo de un freno a la expulsión de inmigrantes indocumentados.

Por Jorge Cancino
“No existe razón alguna que pueda calificar como ‘más humana’ la deportación de miles.”
El anuncio hecho por la Casa Blanca la noche del jueves, que el presidente Barack Obama está profundamente preocupado por las deportaciones y le pidió al jefe de la seguridad nacional que revise la política de deportaciones, fue bien recibida por la comunidad inmigrante pero prefieren los hechos y no las palabras.
“Un anuncio es una cosa y la acción es otra”, dijo a UnivisionNoicias.com el sindicalista Eliseo Medina, uno de los principales líderes del movimiento Fast for Families que batalla para que el Congreso apruebe una reforma migratoria en el 2014. “Esperamos ver qué va hacer el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) bajo el mando de Jeh Johnson”, agregó.
Medina se dirige a Washington DC a bordo de uno de los buses de una caravana que recorre más de 70 distritos electorales en 29 estados y que arrancó de Los Angeles a finales de febrero. “Pero es solo una medida temporal (el anuncio de Obama) y lo que se necesita es acción, una reforma migratoria permanente del Congreso”, apuntó.
El 27 de junio el año pasado el Senado aprobó un plan bipartidista de reforma migratoria que incluye un camino a la ciudadanía para los indocumentados. Los republicanos de la Cámara de Representantes lo rechazaron y anunciaron que debatirían un plan propio, pero ocho meses más tarde el debate sigue estancado. Mientras, las deportaciones continúan y se acercan a los 2 millones desde que Obama llegó a la Casa Blanca el 20 de enero de 2009.
“Ya casi van 2 millones de deportados desde el 2009 y 1000 muertos en la frontera desde 1996, dijo Enrique Morones, fundador del movimiento Angeles de la Frontera. Los dirigentes del grupo permanecen desde el domingo en la frontera de San Diego en para ayudar a los más de 100 dreamers y familiares que masivamente pidieron asilo político en el cruce fronterizo de La Mesa de Otay.
“No queremos ni una muerte y ni una deportación más. Queremos acciones no palabras”, insistió a través de un correo electrónico enviado a la redacción de NoticiasUnivision.com.
Univision

Barack Obama ordenó revisar el proceso de deportaciones

Como Santo Tomás
En el otro extremo de la costa oeste, Seattle, el anuncio de la Casa Blanca es un buen indicio. “Creo que ya dejaron de ignorarnos, pero no es la primera vez que escuchamos lindas palabras del presidente, por un lado, y por el otro sus acciones han sido lo opuesto”, dijo Maru Mora Villalpando, vocero de la organización Latino Advocacy, un grupo está apoyando una huelga de hambre que llevan a cabo, desde hace ocho días, cientos de inmigrantes en el centro de detención de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en Tacoma.
“A mi parecer, las acciones directas para parar las deportaciones y reunificar a las familias que se han tomado en todo el país, han puesto suficiente presión para que dejen de ignorarnos y se vean obligados a responder a la demanda del pueblo. Pero hasta no ver no creer”, recalcó.
La activista dijo que, por ahora, el anuncio “no es suficiente. El presidente Obama tiene que parar las deportaciones inmediatamente, dejar salir a las personas de estos centros de detención para que estén con sus familias y continúen sus procesos civiles. Y tiene que extender la Acción Diferida a todos los indocumentados del país”.
Para los analistas el mensaje de Obama llega en un buen momento. “Es un paso importante en la dirección correcta”, comentó el profesor Roberto Izurieta, director del departamento de Política Latinoamericana de la Universidad George Washington. “Es el tema más sensible para la comunidad hispana. Ya se dio un primer paso cuando se priorizó en inmigrantes indocumentados, aquellos sin antecedentes penales que entraron siendo niños” (dreamers)”, señaló.
A mediados de 2012 el DHS anunció la Acción Diferida (DACA, por sus siglas en inglés, que frenó temporalmente las deportaciones de entre 1.2 y 1.7 millones de soñadores y les otorgó un permiso de trabajo también temporal. A la fecha más de 540 mil han sido amparados por el beneficio.
“También otro paso es que el año pasado disminuyeron las deportaciones por primera vez en muchos años. Aún son extraordinariamente altas, pero comenzar a disminuirlas es esencial”, dijo Izurieta. La presión funcionó
En Washington DC están convencidos que la presión que durante meses han ejercido las organizaciones pro inmigrantes, las iglesias y el sector político, entre otros, está dando resultados. “La Casa Blanca está reaccionando a la enorme presión de las familias y las comunidades afectadas por las deportaciones, y de los grupos pro reforma y legisladores que los apoyan”, dijo Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice.
Sharry precisó que “la parálisis legislativa de los republicanos de la Cámara de Representantes en el tema de la reforma migratoria ha intensificado esa presión en busca de alivio para las familias. Y aunque damos la bienvenida al desarrollo, una revisión no supone necesariamente acción, y necesitamos que el presidente actúe pronto y tome acciones significativas”. A juicio del director ejecutivo, Obama “tiene la autoridad de conceder protección temporal de la deportación y permisos de trabajo a millones de indocumentados, como los que podrían legalizarse bajo el proyecto de ley S.744 que el Senado aprobó el año pasado”.
El plan del Senado permitiría que entre 7 y 9 millones de indocumentados sin antecedentes criminales, que están en el país desde antes del 31 de diciembre de 2011 y pagan impuestos entren en un estado de residencia provisional por 10 años. Al término de ese plazo podrán pedir la residencia y tres años después gestionar la ciudadanía.
“Existe una crisis en nuestras comunidades y nuestras familias. Unas 1,100 personas son deportadas a diario y el presidente puede poner fin a esta crisis en tanto sea posible avanzar la solución legislativa permanente que se requiere con urgencia”, dijo Sharry.
Faltan detalles
Para la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA), hay que esperar para ver resultados. “Es muy temprano para saber qué realmente significa el anuncio del Presidente Obama referente al proceso de deportaciones”, dijo Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la organización. “Las deportaciones deben cesar y el presidente tiene más que una o dos herramientas a su disposición para poder lograrlo”, agregó.
Leer: Menéndez pide freno a las deportaciones. En la nota de prensa emitida por la Casa Blanca al término de una reunión a puertas cerradas entre el presidente y tres legisladores demócratas del Caucus Hispano, detalla que Obama “ha pedido al Secretario de Seguridad Nacional Jeh Johnson que le presente un inventario de nuestras prácticas actuales para ver cómo podemos realizar la aplicación de la ley de una forma más humana dentro de los límites de la ley”. Cabrera dijo que “no existe razón alguna que pueda calificar como ‘más humana’ la deportación de miles y miles de inmigrantes diariamente. El proceso está quebrantado, es cruel y es inadmisible en una democracia como Estados Unidos”.
“Tendremos que esperar más detalles de la orden del Presidente para poder evaluar su impacto. Mientras tanto, el lunes, Día de San Patricio, estaremos denunciando que la cifra de 2 millones de deportados bajo esta Administración ya ha sido rebasada”, dijo el activista
El grupo Dream Action Coalition indicó en un comunicado que “en el tema de las deportaciones, las acciones hablan más que las notas de prensa. Esperamos que las palabras del presidente sean genuinas y conduzcan a un cambio en la dirección correcta”. “El Presidente debe mostrar su liderazgo en la ausencia de la falta de acción por parte del Congreso con el tema de la reforma migratoria. Esperamos que este sea el momento”, manifestó.
“No es suficiente”
“No es suficiente”, dijo Juan José Gutiérrez, presidente del Movimiento latino USA de Los Angeles. “Necesitamos acción, que le extienda protección legal a los indocumentados en contra de los arrestos, encarcelación y la deportación”.
Gutiérrez encabezará un grupo de activistas que viajará al Vaticano para reunirse con el Papa Francisco el 26 de marzo, en vísperas de la visita de Obama. El grupo le entregará al pontífice cientos de cartas escritas por niños inmigrantes y le pedirá que interceda para parar las deportaciones.
“La separación de familias es una crisis que amerita que se le atienda lo antes posible”, dijo el activista. “El hecho que el presidente haya ordenado que se revise la política de deportaciones indica que su administración es sensible al creciente coro de voces que se a venido alzando para pedir que paren las deportaciones indiscriminadas”.
“Lo único que me convencerá que el Presidente está con nosotros es que se reduzcan drásticamente las deportaciones y que se le extienda un tipo de Acción Diferida a los millones de trabajadores indocumentados”, señaló.
En Miami hubo reacciones más duras al mensaje enviado por la Casa Blanca. “No creo que haya nada que revisar, no creemos en su palabra señor presidente”, dijo Carlos Pereira, director ejecutivo del Centro de Orientación del Inmigrante (CODI). “Lo mismo nos dijo antes, que quería que los jueces de inmigración tuvieran mejor discreción en los casos de nuestra gente, pero realmente nunca tuvieran consideración. Para nadie”.
“No necesitamos revisión de nada, necesitamos acciones más reales y en pro de la comunidad inmigrante. Con una simple revisión no vamos solucionar nada”, concluyó.
©Univision.com
Comentarios