Un segundo grupo de dreamers pedirá asilo el jueves en la frontera de San Diego

Univision.com | Mar 13, 2014 | 11:28 AM

SIGUIENTE:

Un segundo grupo de ‘dreamers’ en acción coordinada cruzará la frontera Tijuana-San Diego para pedir asilo

El movimiento DramActivist lanza una nueva ofensiva y vuelve a presionar al gobierno por el alto número de deportaciones.

Por Jorge Cancino
“Eso no significa que cualquier mexicano que se presente en la frontera podrá pedir asilo político.”
Los dreamers volverán a poner en aprietos a las autoridades migratorias este jueves en la frontera entre Tijuana y San Diego, en el suroeste de Estados Unidos.
“Hoy cruza el segundo grupo”, dijo a UnivisionNoticias.com Enrique Morones, director ejecutivo de los Ángeles de la Frontera, movimiento que apoya la protesta. “Esta vez serán adultos, padres de soñadores que reclaman el derecho de estar con sus hijos en Estados Unidos”.
Un primer grupo de 35, entre ellos jóvenes, padres y niños se presentaron el lunes en el cruce fronterizo de La Mesa de Otay, San Diego, donde solicitaron asilo político y visas humanitarias.
El grupo fue arrestado mientras las autoridades dan curso a las solicitudes.
La acción es parte de una estrategia organizada por un movimiento de dreamers que en 2013 en dos ocasiones puso en aprietos al gobierno de Barack Obama: el primero en Arizona y el segundo en Texas.
La Alianza Nacional de Jóvenes Inmigrantes (NIYA) ha explicado que los pedidos de asilo forman parte del movimiento impulsado por el grupo DreamActivist bajo el lema Bring Them Home (Tráiganlos de regreso a casa).
En los dos primeros “asaltos” registrados en 2013 la mayoría de los manifestantes fueron puestos en libertad. Los soñadores esperan presentarse ante una corte de inmigración donde un juez determinará si da curso a los pedidos de asilo.
Proceso lento
“Del grupo que ingresó el lunes, integrado por 35 personas, una fue liberada y otra fue deportada”, dijo Morones. “La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) nos dijo que los otros permanecen detenidos y sus solicitudes de asilo están siendo revisadas. El proceso es lento”.
La dreamer Elizabeth Lara dijo que su padre, Dolores Lara, fue deportado a México por las autoridades migratorias estadounidenses. “Mi papá está regresando a casa”, dijo la soñadora. “Ayer (lunes) estábamos preparados por la posibilidad de que esto iba a pasar, pero él todavía quería correr ese riesgo para volver a casa y estar con nosotros, con sus hijos. Estoy muy triste y feliz al mismo tiempo”, escribió en su cuenta de Facebook.
Morones explicó que el lunes circularon versiones distintas sobre el número de personas que integraron el primer grupo. “Las autoridades nos dijeron que eran 39, pero luego la cifra fue actualizada a 35. Quedan 33 cuyas peticiones están siendo procesadas”.
El activista indicó que un tercer grupo de más de 40 personas se presentará en la frontera el domingo y que será la última fase de un total de más de 100 familias que quieren regresar a Estados Unidos.
“Será el último intento. Todos los inmigrantes que quieren regresar son latinoamericanos, la mayoría mexicanos. Muchos fueron deportados con anterioridad y buscan estar junto a sus hijos y otros quieren reunirse con sus familias en Estados Unidos”, explicó.
Armados de ilusiones
Algunos dreamers del primer grupo que se presentó el lunes en la frontera dijeron, poco antes de llegar a la garita del servicio de inmigración, que estaban ilusionados. “Pronto voy a estar en casa, y se me hace tan difícil de creer, tantos años esperando una oportunidad, y la emoción de regresar a casa es tan fuerte que no puedo contener mis lagrimas”, dijo al Noticiero Univision la dreamer Lilian Espinoza.
“Quiero regresar allá (Estados Unidos) con mi familia, todos somos dreamers, a todos nos han llevado muy pequeños y nos han deportado. Algunos han regresado por separación de familias, y todos tenemos una meta, que es regresar a nuestro país”, dijo Lucero Acosta, una joven que creció en Nueva York pero hace cuatro años volvió a México para recibir atención médica.
El movimiento DreamActivist está llamando la atención del gobierno por el alto número de deportaciones ejecutas desde 2009 y que se acerca a los 2 millones.
“Hay que parar las deportaciones, nuestras familias no pueden seguir siendo separadas”, dijo Morones. “Y también proteger a los dreamers y sus familiares. Uno no debe ser obligado a permanecer lejos de sus hijos”.
Desde 1996 el movimiento Ángeles de la Frontera coloca bidones de agua y comida enlatada en pequeñas estaciones en la frontera entre México y Estados Unidos para ayudar a los indocumentados, y evitar que mueran de sed y hambre durante el cruce.
El nombre les fue puesto por el animador Don Francisco durante una entrevista en del programa Sábado Gigante de la cadena Univision.
En libertad condicional
Los dreamers liberados hasta permanecen en libertad condicional en espera de presentarse ante un juez de inmigración para resolver sus casos de asilo. “Lo que significa es que ellos pueden esperar el proceso de su asilo o esperar las cortes de inmigración en libertad”, explicó a NoticiasUnivision.com el abogado Ezequiel Hernández.
“Ellos no pueden ser deportados ya que están en espera de una Corte de Inmigración bajo la jurisdicción del Departamento de Justicia. Tampoco pueden viajar afuera de Estados Unidos pero sí podrán trabajar legalmente después de que tramiten un permiso de trabajo sobe la base de que están en espera de su cita en Corte”, agregó.
Hernández también dijo que los nueve dreamers “pueden sacar una licencia de manejar en base al permiso de trabajo”.
La lista de espera de casos en las cortes de inmigración llega hasta 2017. “Durante todo este tiempo ellos no tendrán estatus, permanecen en proceso de deportación”, señaló Hernández.
Del día en Corte, el abogado dijo: “Este es el reto. Ellos tendrán que demostrar que caben en una clase social especial por la cual, si regresan a sus países natales, sus vidas sufrirían peligro, incluso hasta la muerte”, señaló.
Sistema bajo presión
De las posibilidades que los dreamers ganen cada uno de ellos los casos de asilo, el abogado Carlos Spector explicó a UnivisionNotricias.com que “depende de cómo se manejen los casos” y advirtió que el miedo creíble, el principal argumento ventilado en los procesos, “por sí mismo no califica. Quizás fue por razones políticas que hicieron eso, de dejarlos en libertad (a los primeros nueve). Hay mucha publicidad sobre esto. Ahora que los soltaron, los nueve deberán articular una razón para ganar el asilo”.
Dijo además que los nueve que e presentaron en julio en la frontera de Arizona son parte de un grupo social de opinión política y que fue por esa razón que el gobierno decidió liberarlos, no por el miedo creíble a la situación nacional de México señalado en las peticiones de asilo.
“Antes de ir al puente los nueve ya estaban anunciando que lo iban a hacer. Eso ya creó un grupo social. Activistas políticos mexicanos pidiendo que regresen. Eso identifica al grupo. Todos son miembros de una organización. Esto fue un acto político visible y esa visibilidad los pone ahora en peligro en México”, dijo el abogado.
“La puesta en libertad crea una esperanza en la comunidad mexicana”, indicó Spector. Pero advirtió que eso no significa que cualquier mexicano que se presente en la frontera podrá pedir asilo político. “No todos los mexicanos pertenecen a un grupo político que vino desde México reclamando derechos, como lo hicieron los nueve dreamers”.
“Fueron una serie de circunstancias especiales y especificas registradas o ocurridas aquí en Estados Unidos, que se desarrollaron en una lucha política. Viniendo solitos, a los mexicanos no los van a ayudar” cuando traten se ingresar por la frontera, concluyó.
©Univision.com
Commentarios