Los abusos del clero, la deuda pendiente de Francisco

Univision.com | Mar 13, 2014 | 7:32 AM

El papa argentino cumple un año con una altísima popularidad pero algunos se preguntan cuándo mostrará resultados concretos.

Por Jorge Cancino
“Hasta que no veamos a estos cardenales removidos, vamos a seguir viendo más de lo mismo.”
Francisco cumple un año en el trono de San Pedro con un altísimo índice de popularidad. Los medios de todo el mundo resaltan los números del papa argentino, el interés mediático, la atención del público sobre los asuntos del Vaticano tras la dimisión del Papa Benedicto XVI y los gestos de un pontífice que, con palabras simples, anunció cambios en la Iglesia Católica.
“El primer año de Francisco se destaca por unos eventos extraordinarios”, dijo a UnivisionNoticias.com el teólogo Daniel Álvarez, profesor del Departamento de Estudios Religiosos de la Universidad Internacional de Florida (FIU) en Miami, Florida. “Uno de ellos fue la visita a Brasil. Eso fue un éxito mundial”, agregó.
El viaje del Papa a Río de Janeiro en julio del año pasado –donde se reunió con miles de peregrinos provenientes de todo el mundo para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ)- fortaleció a una Iglesia golpeada por los escándalos y la llenó de esperanzas.
"Vayan, no tengan miedo y sirvan", dijo el pontífice a sus fieles y también a los sacerdotes, obispos, monjas y cardenales.

Este jueves Jorge Bergoglio cumple un año de convertirse en Francisco, el primer Papa latinoamericano de la Iglesia Católica.

En cada homilía el papa Bergoglio tuvo una palabra de aliento para aquellos que la jerarquía de Iglesia no mencionaba de manera pública, y si lo hacía era para criticarlos. “No tengan miedo de ir y llevar a Cristo a cada área de la vida, a los márgenes de la sociedad, incluso a aquellos que parezcan más lejanos, más indiferentes”, apuntó.
Entre los más lejanos también hay católicos, fieles católicos creyentes, conocedores del misterio del plan de salvación del género humano pero que fueron dejados de lado porque se apartaron de la norma histórica.
“Son los excluidos”, explica Álvarez. “Desde el primer día de su papado, Francisco les ha pedido a los católicos reencontrarse con el nuevo mensaje de Jesús. Y en el llamado con ese reencuentro ha dicho que todos somos responsables de nuestro prójimo”.
Entre los excluidos o marginados se encuentran los gays, las mujeres que han abortado y los divorciados, quienes hasta ahora no tienen acceso a la comunión. Pero según se desprende de los gestos dados por el Sumo Pontífice, estarían pronto de regreso cuando sea la propia Iglesia quien les abra las puertas.
“El papa tocó unas teclas que preocupan mucho a muchos. Pero eso es parte del mensaje de Francisco, de sacudir, de llamar a una reflexión profunda… Eso significa ser un cristiano moderno en el mundo moderno”.
El diario The Wall Street Journal habla de “franciscomanía” y dice que la presencia del papa en las portadas de las revistas TIME y Rolling Stone corrobora el fenómeno mediático que rodea al también Obispo de Roma, de 77 años, electo en el cónclave de 2013.
Mientras Juan Pablo II deleitó a los reporteros y Benedicto XVI le habló sólo a la Iglesia, señaló el periódico, Francisco se dirige a la “gente común” y eso le dio una ventaja favorable durante su primer año como Papa.
Pero en un tema las palabras no remedian ni curan el dolor causado por uno de los mayores escándalos que remecen los cimientos del Vaticano y de la Iglesia Católica: los abusos sexuales del clero.
“Es la última batalla y no menos importante que libra el Pontífice”, dice Álvarez. Y apunta que aquí también ha habido exclusión “y complicidad, la cultura del silencio y la crisis de los sacerdotes pedófilos”.
Para el teólogo, la solución al problema de los abusos “será el punto central, el tema más importante y definitivo de su papado”, y recordó que en esto “los dos papas anteriores (Juan Pablo II y Benedicto XVI) fracasaron”.
Si bien Benedicto XVI expulsó a más de 600 sacerdotes pedófilos durante su pontificado, para Álvarez “el problema no está a nivel de los sacerdotes, sino en la jerarquía de la Iglesia Católica, en los cardenales, en los obispos, en los protegidos, en los que se han considerado como las vacas sagradas”.
Explicó que mientras el Papa siga nombrando comisiones para revisar los asuntos de la Iglesia y recomendar cambios, no hay que olvidar que los integrantes de esas comisiones están integradas por cardenales que pertenecen a la misma estructura que ocultó los abusos que desencadenaron el escándalo.
“El reto más grande para Francisco será qué defina sobre este tema. ¿Por qué no remueve a los cardenales que han encubierto a los pederastas? Eso nos falta ver”, dijo. “Sabemos las palabras, la retórica, pero estamos esperando la acción. Hasta que no veamos a estos cardenales removidos, vamos a seguir viendo más de lo mismo”.
Álvarez insistió en que los cambios que Francisco lleve a cabo en la Iglesia deben venir desde arriba, y que para verlos el pontífice tiene que remover cardenales. “Si ellos sienten que van a ser protegidos, las reformas no serán suficientes”, dijo.
Además de reparar los daños causados por los abusos sexuales del clero, Francisco está, de alguna manera, obligado mostrar cambios concretos a partir del comienzo de su segundo año al frente de la Iglesia Católica.
Los fieles aguardan respuestas en temas tales como el divorcio, la contracepción, el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo.
Una encuesta mundial de Univision realizada en cinco continentes, reveló que el 80% de los católicos africanos y 76% de los filipinos apoyan la prohibición de que las mujeres se ordenen sacerdotes, una postura que sólo comparte el 30% de los católicos europeos y 36% de los estadounidenses.
El tema más controversial de la encuesta fue el del matrimonio homosexual. La oposición de la Iglesia a ese tipo de casamientos es compartida por el 99% de los católicos africanos, contra el 40% de los estadounidenses.
El vaticanista Marco Politi, uno de los más prestigiosos a nivel mundial, habló con el Noticiero Univision sobre los resultados y dijo que la muestra refleja que “los católicos quieren seguir una doctrina y también las enseñanzas del Papa”, pero advirtió que los fieles católicos “no quieren seguir una ideología de la fortaleza”, la postura conservadora que han seguido los papas en las últimas tres o cuatro décadas, en referencia a Juan Pablo II y Benedicto XVI, concluyó.
©Univision.com
Commentarios