El fútbol bíblico está llamando la atención en Brasil

Univision.com | Mar 06, 2014 | 9:00 PM

La fe está pone a prueba uno de los deportes más populares del mundo.

El fútbol mueve multitudes, desata pasiones, despierta emociones y también lo puede llevar al cielo. Así como lo oye. Y mientras más faltas usted cometa puede decirle adiós al diablo. El problema es si no cree en nada, es ateo, lo más probable es que ningún equipo lo invite a jugar por muy bueno que sea.
“La pasión del fútbol también toca el alma de los católicos.”
El fútbol bíblico gana adeptos en Brasil, sede del Mundial 2014. Los equipos entran a la cancha, se saludan, sortean quien saca el balón y comienza el juego. La única diferencia es que en cada falta el árbitro formula una pregunta sobre un pasaje bíblico.
¿Cuál fue el último milagro que hizo Jesús? ¿Cuántos peces había en las sestas antes de multiplicarse? ¿Qué fiesta se celebraba durante la conversión del agua en vino? ¿De quién era hijo Juan el Bautista?
Si el jugador que recibe la falta responde antes que el jugador que cometió la falta, toma posesión del balón. Si la falta fue dentro del área, se cobra un penal. Pero si el afectado no responde y lo hace quien cometió la falta, su equipo recupera el control de la pelota.
Si ninguno conoce la respuesta, el árbitro simplemente toma el balón y lo deja caer entre dio jugadores. Un bote neutral y se reanuda el juego.
La idea surgió en Sao Paulo. Un pastor de la Tercera Iglesia Pentecostés llevó la idea para atraer jóvenes. La idea resultó u comenzaron los campeonatos después de las actividades de los días sábados.
Reportes de prensa señalan que la membrecía en la iglesia creció un 30%, pero los fieles tradicionales aseguran que los fieles-jugadores no llegan con el afán de conocer a Dios, sino para jugar. Y si siguen jugando podrán ver los juegos del mundial durante el verano, una pasión que hace vibrar a Brasil, el pentacampeón del mundo, el mejor de todos.
Algunos fieles recomiendan propagar la idea por todas las iglesias evangélicas de Brasil y señalan que en este tipo de juego no hay riesgo de lesiones. Los equipos juegan tratando evitando faltas por temor a no conocer la respuesta a la pregunta del árbitro. ¿Quién escribió el Libro de los Hechos de los Apóstoles? ¿Qué versículo de qué capítulo de qué libro leyó Jesús en la Sinagoga?
Los jugadores no llevan la Biblia debajo del brazo; tampoco el árbitro. Todo es de memoria. Los equipos ya piensan en organizar un campeonato mundial, pero hasta ahora nadie ha sugerido cómo entrarán los fanáticos a los estadios. O si las barras entonarán pasajes bíblicos para alentar a sus equipos.
La pasión del fútbol también toca el alma de los católicos. La leyenda del fútbol mexicano, el portero Antonio Carvajal, que participó en cinco mundiales, antes de cada juego se arrodillaba frente a la portería, se persignaba y rezaba ante la mirada de hinchas y contrarios.
En todo el mundo muchos jugadores cuando marcan goles levantan la mirada al cielo para agradecer las intersecciones divinas. Y otros, como Maradona en 1986, atribuyeron a la mano de Dios el gol con que Argentina sacó del camino a Inglaterra del Mundial de México.
Pero en 2013 otro argentino llevó la pasión del fútbol al trono de San Pedro: el Papa Francisco, quien reconoció ser un hincha del club San Lorenzo de Almagro, del cual incluso es hincha y socio, y está al día en las cuotas. También es hincha de la Selección de Argentina, la albiceleste de Messi, de Tellez y de Di María, entre otras figuras.
En el libro de conversaciones Sobre el cielo y la tierra, hablando de la vida en la comunidad, el Papa saca a colación el fútbol, que viene a considerar un laboratorio donde salen a la luz las debilidades humanas: "En cualquier comunidad aparecen competencias, celos, y eso ayuda a pulir el corazón y sirve para aprender a dar lugar a los otros. Esas situaciones se revelan en los partidos de fútbol de los seminaristas", escribió el sitio Vanguardia.com.
Francisco, para justificarse, con frecuencia cita un pasaje del Libro de los Corintios, 1,9, donde el apóstol Pablo habla de su tarea de difundir el Evangelio: “Se hará esclavo para ganarse a los esclavos, judío para ganarse a los judíos y vivirá fuera de la ley para ganarse a los que viven fuera de la ley”.
"La vida cristiana también es una suerte de atletismo, de pugna, de carrera, donde hay que deshacerse de las cosas que nos separan de Dios", ha dicho el Papa.
Habrá que esperar qué depara el futuro para el fútbol. Mientras, armarse de paciencia para que suene el pitazo inicial y comience la fiesta, el carnaval, la pasión que durante un mes mantendrá al mundo entero con el alma en un hilo, Sólo el bendito fútbol tiene la magia de arrancarle una sonrisa al más serio de los habitantes del mundo.
©Univision.com
Comentarios