Estados Unidos fue refugio de nazis después de la guerra

AFP | Nov 14, 2010 | 4:20 PM

La CIA ayudó a los nazis

Un informe secreto sobre la persecución de ex nazis por las autoridades estadounidenses tras la Segunda Guerra Mundial afirma que los servicios de inteligencia crearon un "refugio" para los nazis y sus colaboradores, según un informe del New York Times publicado este domingo.
El periódico afirma que el informe de 600 páginas, del que obtuvo una copia, evoca decenas de conflictos con otros países sobre el destino de los criminales de guerra detenidos en Estados Unidos y en el extranjero.
El documento sugiere que en 1954 funcionarios de la CIA ayudaron a Otto Von Bolschwing, un socio del criminal nazi Adolph Eichmann.
Von Bolschwing, quien ayudó a desarrollar los primeros planes para "liberar a Alemania de los judíos", trabajó luego para la CIA en Estados Unidos, señala el informe.
En una serie de memorandos internos, los funcionarios de la agencia de inteligencia de EU debatieron extensamente sobre qué hacer en caso de que Von Bolschwing fuese interrogado sobre su pasado, concluyendo que debía negar cualquier vinculación con los nazis o "justificarse a sí mismo evocando las circunstancias atenuantes", informó el New York Times.
Tras descubrir sus vínculos con el nazismo, el departamento de Justicia buscó la forma de expulsarlo en 1981, pero Von Bolschwing murió ese mismo año a los 72 años, subrayó el periódico.
De la Alemania nazi a la NASA
Entre unos veinte casos evocados, el informe destaca también el caso de Arthur Rudolph, un científico nazi que dirigía una fábrica de armas de Mittlewerk en Alemania.
Rudoph fue recibido en Estados Unidos en 1945 por su experiencia en la fabricación de cohetes como parte de una operación llamada "Operación Paperclip", un programa de EU para reclutar a los científicos que trabajaban en la Alemania nazi.
Rudolph fue aceptado por la NASA y reconocido como el padre del cohete estadounidense Saturno V.
El departamento de Justicia se ha resistido a la publicación del informe desde el año 2006, señala el New York Times. Pero finalmente fue enviado a la prensa y a otras organizaciones para evitar un proceso judicial.
©AFP
Commentarios