La pesadilla de una hispana que fue informante de la DEA

Univision.com | Mar 04, 2014 | 7:02 PM
Norma es una inmigrante indocumentada que durante su adolescencia se inició en el mundo del narcotráfico obligada por su padrastro, pero a los 19 años aceptó trabajar como informante para la DEA.
“Si yo me voy a México, me matan, de eso estoy segura”
Aunque en un principio pensó que esa decisión mejoraría su vida, en realidad agravaría su situación.
Pese a que le hicieron una promesa de protección y legalización migratoria, jamás le cumplieron.
"Las agencias del Gobierno federal usan y abusan de los informantes indocumentados por años, atropellan sus derechos impunemente, les prometen residencia permanente y nunca cumplen y saben que no tienen que cumplir con ellos, pero siguen presionándolos con esa promesa para que sigan cooperando", reveló al portal de La Opinión la abogada de migración, Jodi Goodwin.
Esa realidad se convirtió en una pesadilla que aún no termina para Norma, quien pidió que no se usara su nombre real.
"No hay papeles si no hay trabajo", recuerda con dolor que le prometían reiteradamente los agentes de la DEA y del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para mantenerla cooperando en operativos de captura de drogas y traficantes entre 1989 y el 2010.
"Nos prometen papeles en cada misión, nos entusiasman, pero sin otorgarnos las visas para así atraparnos y garantizar que seguiremos ayudando en sus investigaciones y cuando nos negamos a cooperar, simplemente se nos amenaza con deportarnos", expone.
Norma ahora lucha por permanecer legalmente en Estados Unidos, donde ha residido casi toda su vida, el país donde nacieron sus hijas y nietos. "Éste es mi hogar", señaló.
La importancia de los informantes
Según un reporte oficial del Departamento de Justicia de Estados Unidos presentado en 2005, hay alrededor de 4,000 informantes confidenciales activos de la DEA
De acuerdo con el informe de 126 páginas, la DEA carece de un sistema transparente y eficiente de pagos para esos miles de informantes confidenciales, o llamados comúnmente soplones o "snitches".
En el documento, los funcionarios de la DEA admitieron que "sin esas fuentes confidenciales no podrían aplicar efectivamente las leyes antinarcóticos en Estados Unidos".
"Difícilmente los agentes de la DEA pudieran entrar a algún lugar de distribución de drogas sin la asistencia de los informantes", opina Norma, quien participó como una especie de "carnada" en operativos donde había que acudir a esos ambientes en busca de criminales.
"Uno misma no sabe si va a salir viva de un operativo, no es nada divertido y el miedo es permanente", expresó.
Asimismo, confesó que se acostumbró a permanecer alerta de su entorno, a cerciorarse de que todo esté bajo candado en su casa y cargar siempre una maleta con ropa en la cajuela de su auto.
Ha recibido amenazas de muerte
A pesar de que hace tres años dejó de ser informante, habla de ese continuo temor que a veces se convierte en ataques de pánico o de depresión, por sentirse un potencial blanco de venganza, arresto o deportación.
Norma ha vivido en Texas desde los 5 años de edad y asistido a las escuelas estadounidenses toda su vida, siempre se ha considerado una estadounidense.
Ahora sólo quiere vivir su vida normal como madre y abuela. "Seguiré defendiéndome y luchando", asegura.
Revela que ha recibido llamadas telefónicas para amenazarla. "En todos esos años como informante escuché amenazas de muerte y de otro tipo", menciona.
En cuanto a un regreso a México, lo considera imposible. "Si yo me voy a México, me matan, de eso estoy segura", concluyó.
©Univision.com
Comentarios