Un indocumentado mexicano pedalea para pedirle a Obama que pare las deportaciones

Univision.com | Mar 04, 2014 | 1:31 PM

Recorrerá 1.128 millas y spera llegar a la Casa Blanca para la fiesta del 5 de mayo.

Francisco Díaz se montó en su bicicleta el domingo, en Homestead, Florida, y se dirige rumbo a Washington DC con dos propósitos: pedirle al presidente Barack Obama que pare las deportaciones y al congreso que apruebe la reforma migratoria.
“Que mueva el corazón de todos los que vivimos en Estados Unidos para poder dar un mensaje de paz.”
Recorrerá un total de 1.128 millas y pretende llegar el 5 de Mayo, una fiesta mexicana que en Estados Unidos se celebra por todo lo alto.
Díaz no tiene papeles de estadía legal en Estados. Es uno más de los 11 millones de indocumentados que aguarda a que el Congreso destrabe el debate. Mientras espera, las deportaciones, que durante la primera administración de Obama (2009-2012) batieron cuatro récords sucesivos, lo tienen con el alma en un hilo.
El grupo “Pedaleando por 20 millones de sueños” organizó el peregrinaje y lleva una bitácora en una página de Facebook. Una de las fotografías muestra a Díaz con el congresista demócrata de Florida Joe García, en el momento de la partida. En otra aparece junto al legislador republicano Mario Díaz-Balart. Ambos lo apoyan en un solitario esfuerzo que acapara la atención de los medios.
Montado en una bicicleta Genesis que compró en un "garaje sale", Díaz tiene la esperanza que el presidente lo recibirá, firmará la orden ejecutiva que para las deportaciones, y que el Congreso se conmoverá y llamará a debate. Pero el escenario es adverso.
"Tengo pensando llegar a D.C. entre 1 de mayo y antes del 5, pero estamos viendo que puede ser un día después del uno, porque también viene el 5 de mayo; aunque soy mexicano, no estoy trabajando con esa fecha", dijo hoy Díaz a un corresponsal de la agencia Efe vía teléfono.
El 5 de mayo se celebra en México la batalla de Puebla, combate librado en 1862 entre el ejército mexicano y el segundo imperio francés. En algunas entidades de Estados Unidos también se celebra la fecha.
La Casa Blanca también celebra la fiesta. Ese día el presidente recibe a representantes de la comunidad mexicana en la Casa Blanca, entre mariachis, abrazos, saludos y sonrisas.
El ciclista por la reforma migratoria entró a Estados Unidos en 1998, cruzando el río Bravo o Grande por la frontera de Brownsville, Texas. Contrajo matrimonio con una ciudadana estadounidense y nunca ha podido regularizar su permanencia.
En su familia hay varios deportados. “Son tantas familias rotas y sueños rotos, que son separadas a diario, y los niños sufren mucho", dijo. "Si puedo ver al presidente, voy a llevarle la pluma para que firme la orden para que pare las deportaciones".
La página de Facebook de Díaz se actualiza permanentemente. “Estoy en camino a Lakewordth en el condado de Palm Beach. Voy a conocer a miembros del Comité de Defensa del bario”, reportó a eso de 1 Pm del martes.
En otra imagen aparece frente al altar de la imagen de la Virgen María La Caridad del Cobre, en Miami, templo que visitó el domingo cuando salió de Homestead.
“Dios es grande y maravilloso. La Santísima Virgen de la Caridad, patrona del pueblo Cubano, ilumina su manto para alumbrar este camino que debo de seguir. Bendito sea Dios y la Virgen por llenarme de tantas bendiciones y le pido que mueva el corazón de todos los que vivimos en Estados Unidos para poder dar un mensaje de paz y unidad al mundo entero”, se lee en uno de los mensajes publicados por Díaz.
La reforma migratoria se encuentra detenida en la Cámara de Representantes: En junio el Senado aprobó un plan que incluye la ciudadanía para los indocumentados, pero el liderazgo republicano la Cámara de Representantes respondió que discutiría un proyecto propio y que lo haría por partes.
Siete meses después, en enero, el presidente del Congreso, John Boehner (R-Ohio), entregó una lista de principios de la reforma migratoria que incluía un duro camino para legalizar a millones de indocumentados, pero una semana más tarde dijo que tenía serias dudas de que un proyecto de reforma migratoria se debata en 2014.
Díaz pedalea confiado en que su esfuerzo torcerá brazos y doblegará voluntades en el Congreso, y también en la Casa Blanca para que, mientras el legislativo actúa, la Oficina de Inmigración y Aduanas no siga deportando a inmigrantes indocumentados.
©Univision.com
Commentarios